martes 24.01.2017 - Actualizado hace
Temperatura T 30° H 51.8%
16 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Pirotecnia y salud ocular: por unas fiestas sin accidentes

0
Comentarios


El uso de la pirotecnia es una de las tradiciones que tienen las fiestas de Navidad y Año Nuevo, pero los riesgos también son grandes, por lo que hay que tomar ciertos recaudos. Muchas son las personas que sufren accidentes, siendo los más graves los que afectan la superficie ocular.

En vísperas de Navidad impera una cálida agitación en todos los hogares. Llegan las fiestas, los aromas y sonidos navideños. Así entre festejos, celebraciones y reencuentros con los seres queridos aparecen los peligros que acarrea el uso indebido de la pirotecnia. Se trata de una diversión milenaria que es utilizada por todos nosotros de forma muy común pero es un elemento que si no se utiliza adecuadamente, puede ser extremadamente peligrosa e inclusive, fatal.

Al llegar las fiestas es común que personas de todas las edades celebren utilizando fuegos artificiales, explosivos u otros artefactos pirotécnicos como se usaba en el lejano oriente hace más de 1.500 años en la antigua civilización China. Juntamente con los sonidos, los aromas y las luces navideñas, vienen a la memoria decenas de casos de pacientes que a lo largo de los años fuimos atendiendo, operando y consolando con colegas en las guardias oftalmológicas de Navidad y Año Nuevo, empañando la alegría de la festividad y el reencuentro familiar y con amigos.

"Los pacientes que atendemos en las guardias afectados por pirotecnia son en su mayoría varones con una relación de 4 varones por cada mujer. En el mayor porcentaje de los casos (70%) son menores de 20 años. El grupo de más riesgo de lesiones es de 6 a 12 años. Entre los hospitales del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, clínicas y hospitales privados la cifra de víctimas por daño por pirotecnia está cercano a los 1.000", explica la doctora Susana Lucila Cura (MN 71.837), cirujana de mácula y retina.

LEA MÁS:

      Embed
La Navidad será un 40% más cara para los varelenses

La oficina local de Defensa al Consumidor informó que los precios de la canasta sufrieron una importante suba con respecto al año anterior y los productos contienen menor gramaje. Además, detectaron un aumento del 45% en juguetes.


Las lesiones oculares comprenden: lesiones leves de la superficie ocular; erosiones, úlceras y heridas corneales (que se van a los pocos días); quemaduras y heridas de los párpados (la punta de una bengala quema a 500ºC, 5 veces más que el agua hirviendo); sangrados y desgarros de iris; catarata traumática; desprendimiento de retina; hemorragias conjuntivales y sub-conjuntivales; heridas penetrantes con esquirlas de cohetes o cañitas voladoras u otro elemento de pirotecnia; estallido de globo ocular causadas por esquirlas o partículas constituyente del elemento pirotécnico como esquirlas de cartón. De estas lesiones descriptas prácticamente un tercio deriva en ceguera o déficit visual irreversible.

Muchos pueden ser los motivos que agregan riesgo a esta actividad como el uso por parte de los chicos muy pequeños que aún carecen de la coordinación ideal, ausencia de instructivos para su correcto uso, falta de protección necesaria y existencia de pirotecnia de mala calidad. No obstante, el uso de pirotecnia es una decisión personal. Incluso forma parte de las tradiciones para algunas familias.

De las lesiones oculares producidas durante la Navidad y el Año Nuevo, el 75% son causadas por manipulación de pirotecnia, el 15% por corchos de bebidas espumantes, sobre todo de plástico que por la forma del corcho plástico apenas se saca el precinto sale disparado como un proyectil de la botella, el 10% por violencia social (peleas, heridas de arma blanca y balas perdidas), accidentes de tránsito y excesos de alcohol.

      Embed


Comentarios Facebook