lunes 23.01.2017 - Actualizado hace
Fútbol
19 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Quilmes gritó y meterá brindis de fin de año con cerveza

0
Comentarios


En un duelo clave en la lucha por evitar el descenso, el Cervecero se impuso 1-0 gracias a un gol de Gabriel Ramírez.

Quilmes gritó y meterá brindis de fin de año con cerveza
Foto:

Regalo anticipado. Temperley le adelantó la navidad a Quilmes y, con un error grosero, le obsequió tres unidades que al Cervecero le permiten cerrar el semestre con 19 puntos, una cifra para nada despreciable en su afán de mantener la categoría. En un partido para el olvido y que debió ser empate, el Celeste se quedó con las manos vacías y se hunde en la tabla de los promedios.


Chato. Ordinario. Malo. Así fue el, digamos, juego que ofrecieron los equipos en la etapa inicial. Demasiado poco para satisfacer las necesidades del espectador, pero previsible de acuerdo a lo que expusieron en gran parte del semestre. El Cervecero quedó más en deuda por ser el local. Por tener la obligación de proponer y cortar esa seguidilla de tres derrotas en fila que volvieron a generarle esa preocupación extra llamada descenso. A los de Alfredo Grelak no se les cayó una idea. Abusaron del pelotazo a dos delanteros que nunca pudieron quedar en posición en gol y tampoco estuvieron finos como para aprovechar alguna pelota quieta.

En ese contexto, el Gasolero se acomodó mejor en el terreno de juego, y a partir de la recuperación de Adrián Arregui y la claridad que de a cuentagotas aportó Leonardo Di Lorenzo, fueron suficientes como para dejar una mejor imagen. Igualmente, demasiado poco para un equipo que está en la zona roja y con la soga al cuello.


En el complemento la historia no mejoró, aunque extrañamente el visitante retrocedió un par de metros y le cedió la iniciativa al dueño de casa, que solo con voluntad comenzó a manejar la redonda, aunque nunca pudo llevarle peligro al arco defendido por Matías Ibáñez, que como César Rigamonti era un espectador de lujo. No había ninguna expectativa ni lugar para emociones, pero a ocho del final, llegó la acción que cambió todo. Gastón Bojanich pifió una chilena en su afán de rechazar y Gabriel Ramírez, a pura intuición, pudo capitalizar el error fusilando al arquero y marcando el gol de la victoria para festejar un triunfo que vale mucho más que tres puntos.


VDEO: EL GOL DE RAMÍREZ (QUILMES 1-0 TEMPERLEY)
      Embed




El relato y las estadísticas del partido


      Embed

      Embed

      Embed

      Embed


Comentarios Facebook