viernes 20.01.2017 - Actualizado hace
Fútbol
21 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La utopía de Bielsa

Eduardo Verona
0
Comentarios
Por Eduardo Verona


Después de aquel episodio confuso que protagonizó Marcelo Bielsa cuando desistió de dirigir a Lazio hace 6 meses, el entrenador argentino, muy sensible a su ideario, observa en silencio el paisaje del fútbol mundial. Aquí, en la Argentina, mencionar su apellido para algún club siempre suena como una utopía inalterable.

La utopía de Bielsa
Foto:

Descansa Marcelo Bielsa. Seguramente descansa a su manera: formándose en silencio. Aprendiendo en silencio. Cultivando conocimientos en silencio. Y abonando todos sus misterios también en silencio. Es su punto de partida.  


Su último capítulo profesional lo cumplió en el Olympique de Marsella, hasta que en los primeros días de agosto de 2015 renunció, según sus palabras, "por un incumplimiento en el contrato" que terminó precipitando su salida del club francés.

En julio de este año estuvo a punto de convertirse en el entrenador de Lazio. Tenía prácticamente todo acordado, pero cuando ya parecía que no había nada que impidiese su vinculación, Bielsa pateó el tablero de manera sorpresiva dejando a la dirigencia del club romano en banda, disgustado porque de la lista de 7 jugadores que pidió para enriquecer al plantel, ninguno había sido fichado.

Ese Bielsa sin ambigüedades para el cual la palabra hablada y escrita tiene una significación absoluta (y que hoy, por contrapartida, el mundo mediático considera light), no parece tener puntos de contacto que lo unan a las estructuras del fútbol negocio. Aunque él por supuesto no trabaje gratis ni muchísimo menos. Forma parte del negocio. Es un técnico que iba a desarrollar funciones en Lazio por 3 millones de euros anuales. Sin embargo, su conducta profesional no permite identificarlo como un hombre que por dinero o por ciertas prebendas venda sus ideales. Y esto es lo que, precisamente, sus admiradores, más reivindican: la honestidad intelectual de Bielsa.

      Marcelo Bielsa



¿Por qué este hombre de 61 años no acepta ninguna oferta que provenga del fútbol argentino? Bielsa no lo ha explicado, aunque quizás le sobren explicaciones. Desde que en septiembre de 2004 se despidió de la Selección nacional en una recordada conferencia de prensa planteando que le faltaban "energías" para continuar en el cargo, no fueron pocas las oportunidades en que dirigentes de distintos clubes argentinos intentaron contratarlo.

Todos, uno tras otro, se frustraron rápidamente. Bielsa, en 9 de 10 casos, ni los atendió. Ni personalmente ni por teléfono. Cero contacto. Cero devolución. Cero cortesía. Y cero diplomacia. Nada de nada. Esa, en general, fue su respuesta. Hasta provocar que en cada oportunidad que se menciona su apellido, surge una definición que lo acompaña: utopía.

Una utopía consagrada en la Argentina. Porque después que se desligó de la Selección en 2004 luego de conquistar la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Atenas, dirigió a Chile, al Athletic Bilbao y al Olympique de Marsella. Estos 12 años sin Bielsa en el fútbol argentino no lo acercaron a ningún olvido. Su presencia, interpelando y poniendo en evidencia los lugares comunes del fútbol (que suelen ser los peores lugares), sigue plenamente vigente. Más allá de su hermetismo que hasta podría ser sospechado de tener cierto perfil de sobreactuación.

Lo que quizás no termina de cerrar en Bielsa es esa negativa perpetua a volver a ejercer algún día como técnico en Argentina. ¿Qué es lo que lo aleja tanto? ¿Qué es lo que rechaza de manera tan taxativa? ¿Qué es lo no le permite experimentar un regreso? ¿La prensa? ¿El ambiente? ¿El sistema? ¿Los dirigentes? ¿Las barras? ¿Los hinchas anónimos? ¿La hipocresía de quiénes? ¿Las mentiras de quiénes? ¿Las críticas y cuestionamientos de quiénes? ¿Las ignorancias celebradas de quiénes?

Bielsa, como ya nos acostumbró, prefiere no comentar nada, por lo menos ante testigos indiscretos. Casi como un rockstar del pasado o del presente, elige el silencio. Y los sonidos del silencio lo van a seguir acompañando. Entre otras cosas para confirmar su utopía. 

      Embed


Comentarios Facebook