viernes 20.01.2017 - Actualizado hace
Fútbol
22 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Boca 1-0 River | A 40 años de una final vibrante e inolvidable

Alberto Ballestero
0
Comentarios
Por Alberto Ballestero


Boca y River, los dos máximos exponentes del fútbol local, chocaron en el Nacional de 1976, la única vez que ambos libraron un mano a mano decisivo. Ganó el Xeneize con un histórico tiro libre del Chapa Suñé.

Boca 1-0 River | A 40 años de una final vibrante e inolvidable
Foto:

A cuarenta años, los recuerdos resplandecen. Hace exactamente cuatro décadas, Boca y River disputaban la única final entre ambos, por el torneo Nacional de ese año, la que finalizó con la victoria y el consiguiente campeonato para el equipo Xeneize, quien se impuso por 1 a 0 con un recordado gol de Rubén Suñé, de tiro libre y con el estadio de Racing Club como marco.

De acuerdo a la estructura de los torneos de entonces, el Nacional era la segunda competencia del año y se disputaba en el segundo semestre, con la inserción de equipos del interior como detalle saliente.

Boca se había clasificado en su zona con cierto sufrimiento (lo hacían dos por grupo) y tras vencer a Banfield y Huracán, y a Quilmes y Talleres de Córdoba respectivamente, los tradicionales rivales ganaron el derecho de jugar la final que determinaría al campeón. Como se trataba de un solo partido, se jugó en terreno neutral y el Presidente Perón, fue el estadio elegido.



MIRÁ EL VIDEO:
      Embed

River, de la mano de uno de sus máximos ídolos como Angel Amadeo Labruna como entrenador, había logrado los dos títulos del año anterior, poniendo fin a dieciocho inverosímiles años de sequía. Para contrarrestar eso, el presidente de Boca, el inefable Alberto J. Armando, contrató a un reconocido estratega como Juan Carlos Lorenzo, un hombre que hacía un culto del trabajo y el sacrificio, que estableció el triple turno como método de entrenamiento y que llegó aclarando que se iba a imponer el "servicio militar". Boca había ganado el Metropolitano de ese año, pero íntimamente todos sentían que la deuda iba a estar saldada, si también ganaban el Nacional.

River fue ligeramente superior. Hasta que, faltando menos de veinte minutos, Passarella le cometió una infracción a Veglio, cerca del área. Antes del partido, ambos capitanes coincidieron con el árbitro Ithurralde en que, en caso de existir un tiro libre a favor, el bando que había recibido la infracción podía ejecutarla, sin necesidad de que se contasen los pasos. Así sucedió y Suñé empujó a Mouzo, el encargado de ejecutar la pena en un primer momento, la puso arriba, al ángulo izquierdo del arco del Pato Fillol y esa bomba quedó para siempre en el corazón de los boquenses.

LA SÍNTESIS DE LA FINAL:
      Embed
banner


La estatua del Chapa:


      Embed



      Embed


Comentarios Facebook