domingo 22.01.2017 - Actualizado hace
Boxeo
26 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Con pata de plomo

Gustavo Nigrelli
0
Comentarios
Por Gustavo Nigrelli


Las críticas que levantó la derrota del Patón Basile en Finlandia por KOT 1 la semana pasada ante el sueco Helenius, recayeron injustamente en muchos inocentes, incluyendo al propio Patón. Con pocos argumentos para cuestionar, lo ideal es apuntar mejor, y entender que los reglamentos permiten cosas que no merecen cobertura periodística.

Con pata de plomo
Crédito: DIA A DIA
Foto:

La crítica es una eterna novia del común de las personas -especialmente de quienes ejercemos el periodismo- y es libre patrimonio de todos.

Cuanto más alimentada y nutrida se encuentre, mayor fortaleza y efecto causará en la opinión pública, única razón de su existencia.

Pero saber discernir hacia dónde dirigirla es el gran secreto, sin caer en la confusión por errarle al objeto de la misma.

El caso puntual de la derrota del sábado pasado por KOT 1 del Patón Basile, y la repercusión negativa que se reflejó en la prensa general -digital e impresa- ante el gigante sueco radicado en Finlandia, Robert Helenius, es un caso testigo de esto, es decir, del yerro en cuanto al objeto de la crítica, algo que se agrava desde el momento en que nadie lo advirtió previamente.

LEA MÁS:

      Embed
El Patón Basile dio lástima: cayó por nocaut a los 40 segundos

El boxeador pesado argentino perdió ante el sueco Robert Helenius en Finlandia. Una ráfaga de golpes obligó al juez a parar el combate. En 2010, el bonaerense pasó por algo parecido


Es más; la mayoría ni sabíamos que peleaba Basile hasta verlo sobre el ring del Hartwall Arena de Helsinki, en la velada donde también combatió la Indiecita Anahí Sánchez por el título mundial superpluma del CMB, ante la local Eva Wahlstrom -PP 10 en fallo localista-, que era la de estelar.

Basile, de 42 años, enfrentó a un vikingo de más de 2 metros y 120 kg, 10 años más joven que él y 23-1-0, 14 KO.

El Patón es grandote, intimidante, pero al lado de Helenius parecía una hormiga. Claro, a la primera mano neta de éste, se le dio vuelta el mundo, y aún así no cayó.

El árbitro le hizo una cuenta de protección, pero al darle el pase, a los pocos segundos sintió que de nuevo se le venía una montaña de hielo  encima, por lo que el réferi la paró criteriosamente. ¿Qué podía hacer Basile? ¿Qué se le pedía que hiciera; que se inmolara? ¿Que ganara? ¿Que durara más rounds? ¿Con qué objetivo?

Basile hace rato que salió del circuito competitivo, y ahora simplemente está usufructuando su buen record. Tiene 68-12-0, 31 KO, tentador para cualquiera que quiere inflar su palmarés contra extranjeros, por lo tanto, que la pongan. Él va, pelea, cobra (en todo sentido) y vuelve con un puñado de dólares. Es su "negocio". Sólo que no debiera cubrirse periodísticamente eso. Sus peleas hace tiempo no tienen carácter de deportivo-competitivo, así que el error es tomarlas como tal.

Por otro lado, ganar o perder está en el mazo, y hacerlo por KO 1 es un resultado más, de los tantos que se admiten en el boxeo. No está prohibido. No es ilegal.

Acá en el país el Patón también puede ganar y perder contra cualquiera, máxime si le ponen un rival duro. Pero no los hay, y con el resto o ya peleó, o sería calamitoso de armar, además de hacerlo por chauchas. Por lo tanto, el único recurso que le queda es salir del país.

Perder por KO 1 podría disparar cuestionamientos a simple vista, aunque la mayoría sin dependencia de la voluntad de nadie: la valentía o no del púgil, su grado de compromiso, su falta de nivel técnico o físico, su poder de resistencia y combatividad, y no mucho más.

Menos hablar de equivalencias o responsabilidades extras cuando no se lo hizo antes, porque con el resultado puesto habla cualquiera: si se gana, se es Gardel y si se pierde, los guitarristas.

Sin embargo se cuestionó a la FAB por dejarlo ir salir. Se le pidió instrumentar los recursos para no volver a hacerlo, como si alguien tuviera la bola de cristal y estuviera seguro de que ganará o perderá, y de qué forma, en cuyo caso tampoco serviría como elemento.

El tema es que hay un reglamento que estipula las condiciones para salir o no del país a combatir al exterior: record positivo, y no haber perdido en sus últimos dos combates. Punto.

Basile cumple con todo. Tiene la licencia habilitada. Es además fondista, ostentó y peleó  por varios títulos regionales e internacionales. ¿Por cuál artículo la FAB, o cualquier otra entidad de contralor, podría impedirle al Patón salir del país a ejercer su profesión, sin estarle coartando su libertad de trabajo? ¿Por presunción de derrota?

      Embed

Cualquier otro argumento que se esgrima –incluso razonable- sería estar legislando para un caso particular, cosa inapropiada en cualquier reglamento.

Por lo tanto, si la ley no se viola, Basile -y el que sea- pueden usufructuarla a su antojo, aunque para eso se arriesgue prestigio, que cada cual sabrá hasta dónde y a qué precio. Distinto sería que vaya a menos, o acelere los tiempos de su derrota fingiendo golpes y efectos no recibidos. Eso es pasible de sanción, pero no fue este caso.

Tampoco se puede a ningún deportista cortarle la ilusión y confianza que tenga de dar un batacazo, y menos reprochársele ser inferior a su oponente, todas cosas que estuvieron presentes en el duelo Basile-Helenius, que injustamente le ocasionaron al Patón una lluvia de críticas.

Al único que le cabría algún planteo, crítica, o repudio, sería al promotor del combate, tal vez al que contrató a Basile. Pero tampoco sabemos si quien lo hizo estaba o no al tanto de su actualidad. Al contrario; la idea siempre es que el visitante haga un poco de fuerza, muestre algo, dure algo, y no se caiga a la primera mano, porque eso desmerita la victoria de cualquiera, a menos que sea sobre un rival conocido.

De allí que la crítica no profundamente elaborada a veces se vuelve en contra y permite el retruque, tanto que genera el efecto contrario, e instala una polémica inútil, desvirtuando la razón.

Entender quién es el chancho y quién le da de comer, es clave para ordenar pensamientos, mas no para combatir al chancho, que merecen seguir existiendo y comer como cualquiera, sin por ello hacer su apología, ni ponerlos como ejemplo.
      Embed



Comentarios Facebook