martes 24.01.2017 - Actualizado hace
Participación

“A asombrarnos de los nuevos inventos”

Señor director:

Ya estamos casi en el año nuevo, ¡2017! ¡Cuántos años nos hemos alejado desde el día en que nacimos! Hemos visto enorme cantidad de cambios, avances en la tecnología, cambios en los hábitos, en las teorías económicas, en los conceptos de las relaciones familiares, en la educación de los hijos y en la transformación de muchos sueños, en realidad. Hoy nos preguntamos cómo hicimos para vivir en nuestros años jóvenes sin televisión, sin teléfonos celulares, sin música estridente, sin altoparlantes de miles de decibeles. Al mirar atrás, recordamos los momentos en que debíamos acercarnos a la empresa telefónica a pedir y rogar por una llamada de larga distancia. Ahora desde cualquier lugar en que estemos, podemos llamar a cualquier parte del mundo, desde un teléfono que no es más grande que la palma de la mano de un niño. Caminando o sentado, se establece un diálogo con alguien que desea saber de nosotros. Y perdemos algo importante, que es la calidad de una piel, las vibraciones de un cuerpo y la transferencia de sentimientos que lo hace solamente el contacto permanente del tacto entre dos personas. Pero se tiene la comunicación en la mano y se deja la de nuestro acompañante, libre. ¡Feliz año y a asombrarnos de los nuevos inventos!

Juan R. Bell
DNI 92.061.605

      Embed


Comentarios Facebook