lunes 23.01.2017 - Actualizado hace
Juegos Olímpicos
28 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

En Río, Argentina coronó una actuación a pura emoción

0
Comentarios


Las tres medallas de Oro y la de Plata representaron un salto de calidad que no se daba desde 1948. Lange-Carranza, Pareto, Los Leones y Del Potro, puntos altos de un evento que quedará en el recuerdo.

En Río, Argentina coronó una actuación a pura emoción
Foto:

Se está yendo el año olímpico y en él, la Argentina cumplió en Río Janeiro la mejor actuación en Juegos desde Londres 1948, pero las medallas doradas de Paula Pareto, la pareja Sebastián Lange-Cecilia Carranza Saroli y el hockey masculino, más la epopeya plateada de Juan Martín Del Potro, no deben hacer olvidar lo mucho que todavía debe hacerse en la materia, no solo para la próxima cita de Tokio 2020 sino para que el deporte sea una auténtica política de Estado.

La más grande fiesta del deporte de la antigüedad y de la era moderna, realizada por primera vez en Sudamérica y a la que Rusia concurrió con una delegación limitada por un escándalo de dóping, fue también el escenario de las descomunales exhibiciones de 'monstruos' como Michael Phelps y Usain Bolt, la primera medalla dorada de Brasil en fútbol con Neymar a la cabeza y los gigantes del básquetbol NBA de Estados Unido.

Pareto en judo hasta 48 kilogramos, los velistas Lange y Carranza Saroli en la clase Nacra 17 mixto, el hockey sobre césped masculino, Los Leones de la mano del 'Chapa' Retegui y el tandilense Del Potro con su épica final ante Andy Murray, fueron los nombres ilustres de una delegación récord de 216 deportistas, que participó en 93 competencias y se ubicó 27ma. en el medallero final.

      Embed
Los 10 momentos que no vamos a olvidar de Río 2016

Los Juegos Olímpicos que acaban de terminar nos entregaron postales alegres y tristes, pero todas ellas quedarán en la memoria. Aquí van.


Para Del Potro también significó su reconciliación con el público argentino a partir de su memorable triunfo ante Novak Djokovic, su no menos valiosa victoria sobre Rafael Nadal y la dramática final con Murray, punto de partida de un idilio que continuó con la conquista de la Copa Davis y el Olimpia de Oro que lo consagró como el deportista argentino del año.

Además, el deporte argentino sumó 11 diplomas (para los ubicados entre el cuarto y el octavo lugar), superando los 10 logrados hace cuatro años en Londres y por debajo de los 15 obtenidos en Helsinki 1952, cuando se premiaba hasta el sexto lugar, época en la que competían menos países y por consiguiente menos atletas.

La luchadora Patricia Bermúdez (hasta 49 kilos) y los boxeadores Alberto Melián (56) y Yamil Peralta (91) fueron quintos, en tanto el seleccionado de vóleibol masculino y el rugby seven terminaron quinto y sexto, respectivamente, pero bien pudieron haberse colgado una medalla en el pecho.

Las Leonas, ya sin su jugadora emblema, Luciana Aymar, terminaron séptimas, lo mismo que los hijos de Lange, Yago y Klaus, en vela clase 49er., mientras que la tiradora Melisa Gil (skeet femenino), el golfista Emiliano Grillo, el jinete Matías Albarracín en salto individual y el seleccionado de básquetbol ocuparon la octava posición. También fue muy meritorio lo del juvenil Braian Toledo, décimo en la final de lanzamiento de jabalina.

      Embed
Chau Río: las 100 mejores fotos de los Juegos Olímpicos

Reviví la gran fiesta del deporte con esta selección de imágenes que te trae DIARIO POPULAR.


Otro diploma, que no cuenta en las estadísticas pero sí en el corazón de cualquiera que ame el deporte, se lo llevaron los miles de argentinos que concurrieron a Río a alentar a sus compatriotas, grandes en el triunfo y enormes en la derrota. La despedida a Emanuel Ginóbili y Andrés Nocioni, puntales de la 'Generación Dorada', tras la derrota ante Estados Unidos y a Juan Martín Del Potro en su caída en la final con el escocés Andy Murray humedeció los ojos del más duro de los mortales.

La actuación argentina mejorando varios puestos en el medallero tras el puesto 38 en Atenas 2004, el 35 en Beijing 2008 y el 42 en Londres 2012, por citar a los Juegos más recientes, son consecuencia de la creación del Ente Nacional de Alto Rendimiento en 2009 en el caso de Pareto y en el de los chicos del hockey, pero no hay que olvidar que Del Potro está en la elite del tenis y la dupla Lange-Carranza tuvo los recursos para instalarse todo el año en Río y practicar en la bahía de Guanabara.

En cuanto a las expectativas no cumplidas el ranking lo lideró por lejos el improvisado seleccionado sub 23 de fútbol, que no pasó la primera ronda, y en una escala mucho menor se ubicaron Germán Lauro (lanzamiento de bala) y el nadador Federico Grabich (100 metros libres).
      Embed


Comentarios Facebook