lunes 16.01.2017 - Actualizado hace
Norteño
28 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Un balance condicionado por las lesiones para Tigre

0
Comentarios


El equipo se mostró irregular pero igual estuvo cerca de pegar el salto, aunque no lo logró. Lo único positivo es que no pasó penurias con el descenso. Las permanentes bajas le jugaron en contra.

Un balance condicionado por las lesiones para Tigre
Foto:

Este año arrojó para el Matador la enorme sensación de que se estuvo cerca de pegar el salto, aunque finalmente no lo consiguió. La única consigna que se pudo cumplir fue la de no haber padecido en ningún momento zozobras con el promedio de descenso, aunque eso suena a poco. 

Los números reflejan la irregularidad del equipo, que ganó nueve encuentros, igualó doce y cayó derrotado en diez, teniendo en cuenta la rápida eliminación de la Copa Argentina. Claro que hubo un gran atenuante, que tiene que ver con las lesiones, sobre todo las de jugadores importantes como Javier García, quien sufrió una rotura ligamentaria cuando estaba por comenzar un torneo. La de un referente como Juan Carlos Blengio, quien podría estar en la reanudación del torneo. La de Lucas Janson, quizá el jugador que más creció durante este año; y la de Diego "Cachete" Morales, que no pudo jugar la totalidad del torneo.

De todos modos, hay detalles positivos como la "recuperación" del último ídolo, el Chino Carlos Luna, quien no fue muy tenido en cuenta en el comienzo del segundo semestre. Pero terminó haciendo muchos goles y está cerca de los cien con la camiseta tigrense. Ya renovó su vínculo por un año y medio más.

En tanto el técnico Pedro Troglio señaló: "Cuando se hacen los balances, siempre se puede estar mejor. Queríamos estar dentro de los diez primeros, pero no pudimos y terminamos decimoquintos. Aunque durante todo el segundo semestre debimos luchar contra las lesiones. También hay que tener en cuenta que de los últimos doce partidos, el equipo perdió solamente dos".

Pero claro que ya es hora de mirar hacia adelante y de pensar en una competencia que encuentra su continuidad en el primer fin de semana de febrero, en la que Tigre se encuentra justo en mitad de tabla con 18 unidades, y en la que, en su reanudación, deberá nada menos que ser visitante del necesitado Temperley.

La clave para Tigre, teniendo en cuenta que solamente se pueden realizar dos incorporaciones, será la de recuperar a aquellos futbolistas que hoy no pueden estar por una cuestión física. Fue el propio entrenador quien manifestó que "los refuerzos estarán vinculados con la recuperación de los lesionados. Tenemos un buen plantel y no queremos amontonar".

En relación a si uno de los puestos a cubrir es el de arquero, lo negó y dijo que "Javi (García) tiene que hacer la pretemporada entera, Ibañez está respondiendo bien y Adrián (Gabbarini) tendrá que decidir qué quiere hacer, si quedarse a pelearla o no", demostrando, en este último caso, que respeta su trayectoria.

En lo institucional, no hubo lista opositora y la asamblea consagró como nuevo presidente del club a Ezequiel Melaraña, un joven directivo que, en los últimos años tuvo una activa participación con las compras y con el manejo del fútbol profesional.

Comentarios Facebook