jueves 19.01.2017 - Actualizado hace
Política
29 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Abal Medina: “Si seguimos peleándonos, el gobierno va a ganar en 2017”

José Di Mauro
0
Comentarios
Por José Di Mauro


Juan Manuel Abal Medina se muestra muy crítico del gobierno -al que califica con un 3-, pero reivindica el papel que ha tenido la oposición en materia de gobernabilidad. Llama a buscar la unidad de todos los sectores del peronismo, incluso los que se fueron.

Abal Medina: “Si seguimos peleándonos, el gobierno va a ganar en 2017”
Foto:

El presidente Macri fue tal vez exagerado con el puntaje que se puso para su primer año, pero la oposición fue lapidaria. Y usted en particular le puso un aplazo...

- Sí, vi a varios que le pusieron un 0, o un 1; Mirtha Legrand, que ha sido una partidaria del gobierno, creo le puso un 4 (en realidad fue un 5), así que yo creo que mi 3 expresa un poco lo que sentimos todos los argentinos. Yo soy docente universitario, un 3 es un aplazo y tiene que volver a dar el examen. Y me parece que este año tienen que repensarlo y darlo de vuelta, porque más allá de todas las promesas que hubo, de que el primer semestre llovían inversiones, y en el segundo la economía explotaba, lo cierto es que hasta ahora más bien estamos viendo lo contrario.

- En este contexto se da el primer recambio ministerial, ¿cómo interpreta la salida de Prat-Gay?

- Yo creo que por más que quieran ocultarlo con cuestiones personales, en términos concretos es un reconocimiento de que la economía no está bien. Nadie cambia un ministro de Economía si la economía funciona, por lo cual es reconocer que están con problemas. Problemas que el gobierno no puede adjudicarle simplemente a Prat-Gay, sino de todo el esquema económico, y creo que están usando su salida para tapar esos problemas, que él se vaya un poco como chivo expiatorio, y esperar que la cuestión mejore.

- El presidente de su bloque le sugirió varias veces a Macri un pacto de gobernabilidad. ¿Por qué cree que el Presidente lo desechó?

- La verdad que no se termina de entender, porque cuando uno habla de un acuerdo de gobernabilidad no es ponernos de acuerdo del todo, obviamente, porque tenemos diferencias políticas, pero sí buscar 3, 4, 5 grandes temas que podamos trabajar en conjunto y quitarlo de la disputa partidaria. Temas como el narcotráfico, la inseguridad, cuidar el empleo, debieran estar con un acuerdo nacional, que entren también los sindicatos, los empresarios, y creo que nos haría bien a todos. Me parece que muchas veces el gobierno -si bien termina negociando- no quiere mostrar que negocia.

- ¿El bloque PJ-FpV termina el año al borde de la fractura?

- No, no, este bloque del Senado tiene la particularidad de que no solo somos el bloque más grande, sino que somos el bloque hegemónico, digámoslo así, y a diferencia de lo que ocurrió con el bloque nuestro de diputados nacionales, que se fracturó, y ni hablar de lo que nos ocurrió en Senadores y Diputados de la provincia de Buenos Aires, acá logramos mantener la unidad. Esa es una tarea muy difícil, porque hay que contener visiones muy distintas, pero creo que al hacerlo logramos tener un espacio de centralidad importante.

- Muchos destacan la autocrítica que hizo en el debate por Ganancias, y no es la primera vez que admite errores del kirchnerismo. Pero eso le valió que le cayeran con todo... ¿Por qué le cuesta tanto al kirchnerismo ser autocrítico?

- Mucho no se entiende... Muchas veces no se termina de entender que si estamos hablando de un proceso político de 12 años, es evidente que se cometieron errores. Y obviamente cuando uno pierde una elección, algo bien no hizo, sino seguiríamos gobernando la Argentina y la Provincia. Dado que esto no ocurrió, es obvio que cometimos errores y yo creo, a la inversa de lo que piensan muchos compañeros, que para poder reivindicar todas las buenas cosas que hicimos en la Argentina, también hay que reconocer los errores que cometimos. Que yo hable de Ganancias y acuse al gobierno de ser demasiado egoísta en eso, cuando durante 12 años mucho no hicimos al respecto... Si no partimos de reconocer nuestros errores, es difícil que la población vuelva a confiar en nosotros.

- ¿Esa es la razón por la cual el kirchnerismo hoy esté casi reducido a expresiones testimoniales?

- No, son cosas distintas. Hay una expresión política que es muy relevante, que es la palabra de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que sigue teniendo un apoyo popular muy sólido, y sí hay algunas expresiones políticas de ese sector, incluso algunas que son bastante minoritarias, y quizá muchos militantes enojados que se ponen en posiciones que creo no son útiles para el debate en el conjunto. Después de una derrota, lo que tenemos que hacer es buscar la unidad del peronismo y sumar; si uno después de una derrota se dedica a restar, va a seguir perdiendo. La única forma de recuperar la mayoría política y social que tuvimos en la Argentina es sumando a muchos que quizá se separaron de nosotros por algunas cuestiones en su momento, pero con los que compartimos una misma idea de lo que tiene que ser el Estado, lo que tiene que ser la industria, el empleo. Siempre digo que en política es importante qué nos une hacia el futuro, no tanto qué nos separa hacia atrás.

- ¿Qué papel le asigna a Cristina en la política en adelante?

- Eso lo va a tener que definir ella, yo no soy quién para decirle a la ex presidenta con su talla y volumen político qué es lo que tiene que hacer. Sin duda es una figura central de la política argentina, y es importante toda su prédica, así que va a ser un poco el proceso político el que lo vaya definiendo.

- ¿Cuánto se juega el gobierno en estas elecciones?

- A veces uno ve al gobierno mucho más interesado en las elecciones que en la gestión. Una elección es un resultado de muchas cosas, y yo creo que va a depender básicamente de dos: si nosotros seguimos peleándonos entre nosotros y vamos divididos, el gobierno va a ganar por definición, y si el gobierno logra que la economía funcione mucho mejor, va a tener mucho más apoyo.

- ¿Le sorprendió la manera como terminó resolviéndose el tema de la Emergencia Social?

- No, de nuevo: yo creo que la pensaron más desde la política electoral, cómo la oposición nos va a ganar esta batalla... Una vez que se sentaron a una mesa, y sobre todo quiero destacar el rol que tuvo la ministra Carolina Stanley, que desde el principio entendió que no era ningún disparate ni nada de lo que decía el gobierno: se llamó a silencio, se sentó a una mesa a negociar con los actores sociales y logramos una ley que es buena para todos, y que ayuda a millones de bonaerenses en lo concreto a pasar mejor estas fiestas, ganar un poquito más y tener una expectativa a futuro de tener un salario social complementario.

- ¿Y por qué el kirchnerismo no aprobó algo así?

- Se había empezado en su momento el programa Ingreso Social con Trabajo, que es un poco el germen que ahora se va a ampliar... A mí me han criticado mucho con esto, pero nosotros, en los 12 años de gobierno, no terminamos de entender lo que era el fenómeno de la pobreza estructural. Seguíamos pensando que con crecimiento y con mayores políticas de igualdad social se solucionaba. Y el mundo ya no genera tantas fuentes de trabajo, ni siquiera los países más desarrollados. Tendríamos que haber pensado este fenómeno de una manera más profunda.

- Hablaba recién de que un peronismo dividido puede perder. ¿Qué papel le asigna a Sergio Massa en este contexto?

- Yo voy a ser más fuerte todavía: creo que todos los sectores coincidimos en una determinada mirada de cuidar el empleo nacional, la industria, una mirada distinta a la del gobierno en términos centrales de cómo se construye la política económica. Todos esos sectores deberíamos estar juntos. Obviamente no es sencillo: hay personalidades, hay trayectorias, hay egos. Pero todo ese espacio político, que no hace demasiado estuvo junto, tiene que volver a estar junto a futuro, mirando hacia adelante, superando discusiones y poniendo por delante un modelo de país. Para hacerlo, Sergio Massa tiene que definirse; este año él ha estado yendo y volviendo de la oposición al oficialismo... Mientras siga en esa posición extraña, es difícil que pueda construir una alternativa con nosotros. Si él definitivamente se da cuenta que tiene que ser coherente con lo que sostiene y plantarse en la oposición, ahí sí podría ser parte de un esquema más amplio.

- ¿En la Provincia el peronismo puede llegar a tener tres expresiones?

- Y... lamentablemente hoy sí... Yo aspiro a que no, que tengamos la madurez, la sensatez y la inteligencia suficientes para por ejemplo utilizar las PASO, poder construir la unidad. Reitero: todo oficialismo quiere tener una oposición dividida, y está bien que el oficialismo lo haga. Lo tonto es que la oposición haga lo mismo.


      abal medina.JPG


“La gobernabilidad no corre riesgos si Cambiemos pierde”


- ¿Está en riesgo la gobernabilidad si pierde?

- No, en absoluto, y creo que lo hemos demostrado por lo que hablamos al principio. Un bloque gigantesco como es el del Senado, y en cuestiones que tienen que ver con la gobernabilidad discutimos, como ocurrió con el Presupuesto, pero creo que en esas discusiones crecemos todos. No hay que entender la gobernabilidad como que solo se construye cuando uno tiene mayoría, porque uno puede tenerla, pero si gobierna mal se terminó la gobernabilidad, y gobierna bien, con mayoría o minoría, la gente lo va a valorar.


      Embed

Comentarios Facebook