martes 17.01.2017 - Actualizado hace
Participación

“Las palabras continúan tan campantes”

Señor director:

Hay enorme cantidad de cosas en la Naturaleza que se gastan. Los zapatos, de tanto caminar, se gastan. Las indumentarias, también, aunque se le pongan parches. Hasta el cuerpo humano se va desgastando y reponiendo, hasta que se ¿harta? y no repara más y chau nosotros. Pero hay algo que no se gasta por más que se hagan esfuerzos por diferentes grupos: Es la palabra. No se gasta aunque tiene mil variaciones por los muchos idiomas. Pero las palabras continúan tan campantes a pesar de los siglos que están "dando vueltas". No importa si se trata de palabras orales, escritas y/o en video. En ningún caso, se gastan. Hay variaciones con los tiempos, formas y costumbres, pero en muchos casos, se enriquece. Es difícil comprender y entender a alguien que se expresa en un idioma del Extremo Oriente, pero se utiliza el idioma universal: las señas. Estas tampoco se desgastan y quien tuvo poca vida fue el Esperanto, como idioma único. ¿Habrá sido por su nombre? Nos da que pensar: esperan tanto, que se abandonó.

Susana F. de Fernández
DNI 10.936.523
      Embed


Comentarios Facebook