martes 17.01.2017 - Actualizado hace
Temperatura T 23° H 88.5%
31 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Regalar juguetes: divertirse y aprender al mismo tiempo

Karina Muzzupappa
0
Comentarios
Por Karina Muzzupappa


Estas son épocas de festejos y regalos, donde los más chicos son los principales agasajados. Es bueno recordar que verlos disfrutar siempre vale la pena, pero si además les enseñamos a respetarse y respetar el medio ambiente, será mucho mejor. También hay que tener en cuenta a aquellos que pueden ser peligrosos para su salud por los materiales con los que fueron fabricados.

Regalar juguetes: divertirse y aprender al mismo tiempo
Foto:

La industria del juguete ha crecido considerablemente a nivel mundial generando enormes ganancias. Hace años, los niños tenían menos juguetes y mucha imaginación. A la mayoría de las empresas no les importa el impacto ambiental que generan sus productos o la fabricación de los mismos, ni la salud de los chicos, sólo les importan sus ingresos.

Los niños, según los materiales, corren riesgo de absorber toxinas que los pueden enfermar ya que su masa corporal es pequeña y su piel absorbente. Esto es un gran peligro porque muchas veces los juguetes contienen sustancias nocivas, incluso prohibidas.

Los juguetes de plástico generan un impacto ambiental, por ser el plástico un derivado del petróleo, desde el inicio de la obtención de la materia prima y aún después de ser usados porque no son biodegradables. Por otra parte, no menos importante para la salud de los chicos, es que están muy influenciados por el marketing y el bombardeo publicitario que les impide elegir otros juguetes que no sean los que ven en las tandas comerciales.

Los niños de hoy, en su mayoría, son estereotipados, lamentablemente. Crecen saturados de productos que a través de las publicidades les imponen ciertos valores y comportamientos. Los psicólogos están detectando casos de ansiedad en niños de tan sólo 4 años, y uno de los factores es que están sometidos a una presión mediática que les inculca que lo importante es tener una apariencia personal, actitudes y gustos específicos: las niñas tienen que ser hermosas y amar el color rosa, y los varones tienen que ser fuertes, duros y les tiene que gustar el fútbol.

Los adultos debemos ser capaces de explicarles que existen otro tipo de juguetes, y ayudarlos a elegir lo mejor para ellos. Hacerles entender este manejo publicitario que crea necesidades carentes de valores y que los tiene en cuenta sólo como consumidores.

LEA MÁS:

      Embed
Advierten caída en las ventas de juguetes

Los comerciantes de juguetes esperan para Navidad un ticket promedio menor al del Día del Niño, y los regalos rondarán entre $ 200 y $ 250, estimó la Asociación Argentina de Empresas de Juguetes y Afines.


Un buen juguete debe entretener, pero también debería ayudar a desarrollar otras capacidades. Al mismo tiempo, debe cuidar la salud de los más pequeños, y el medio ambiente. Debemos ser conscientes, que también les estamos enseñando algo cuando elegimos qué regalarles. Un buen juguete es el que ayuda a los niños a mejorar su calidad de vida, el que los hace más activos, más saludables y más relajados. El que los divierte y entretiene, pero a la vez les permite optimizar su autoestima y ayudarlos a ser respetuosos con los demás y con el medio ambiente.

Lo juguetes más seguros son de madera maciza, algodón orgánico, cáñamo o lana, entre otros materiales naturales que están hechos sin pesticidas ni fertilizantes químicos que son peligrosos para los niños y que también son contaminantes del agua y del suelo. Son materiales y texturas nobles y maleables. Estas materias primas naturales, son durables, resistentes y cálidas. Transmiten valores como la dedicación en su fabricación, tienen algo de artesanal, de oficio, transmiten la importancia de los objetos únicos, la paciencia y el amor en su hechura.

Los juguetes naturales perduran como elemento cultural. Han sido material de numerosos juegos tradicionales y pueden ofrecer a los chicos de hoy un sentido de pertenencia tanto familiar como regional, una suerte de hilo conductor entre el pasado y el futuro, abuelos, padres e hijos, además de cierta destreza física poco frecuente en la era digital. Le ofrecen al niño la ocasión de poner en juego sus capacidades intelectuales, manifestar su creatividad y entrar en contacto con materiales que recuerdan a la naturaleza. Y, de alguna manera, los apartamos un poco al menos de lo que la publicidad les induce a elegir. En estos días, el reto de los padres pareciera ser explicarles que existen otros juguetes que son mejores para ellos que los que el mandato mediático pretende venderles. Así, aplicaremos en su beneficio, la rapidez y las capacidades intelectuales de los pequeños que tanto nos asombran.

      Embed


Comentarios Facebook