lunes 23.01.2017 - Actualizado hace
Quilmeño
03 | 01 | 2017
Imprimir
Agrandar
Reducir

Una vecina se prendió fuego en el Palacio Municipal

0
Comentarios


Madre de ocho hijos, se acercó hasta la casa de gobierno para reclamar por una reasignación de vivienda en el barrio Mozart. “Se reían de nosotros y no les importaba nada”, manifestó Mónica Valdiviezo, ya en su domicilio.

Una vecina  se prendió fuego en el Palacio Municipal
Foto:

La desesperada situación estructural que padece Mónica Valdiviezo desde hace ya años la llevó a trasladar sus reclamos al Palacio Municipal de Quilmes, donde ante las burlas del personal decidió prenderse fuego. La vecina del barrio Mozart está fuera de peligro en su domicilio. "Trajeron cinco colchones y una bolsa de mercadería para que me quede callada", confesó. 

Es madre de ocho hijos y, al momento de las asignaciones en el Barrio Mozart, recibió una casa que le representa más de una complicación. "Vino porque no tiene ni siquiera para comer, perdió la casa porque le dieron un tercer piso y tiene ocho chicos que se le caían a cada rato, ella cambió la casa con otra vecina, vino a reclamar por comida y un lugar digno, vinimos hablar con el intendente y no nos atendió nadie", aseguró Claudia Valdiviezo, hermana de la protagonista del hecho.

Pero una vez en el segundo piso, mientras reclamaban que el intendente de Quilmes, Martiniano Molina, se hiciera presente, comenzaron a llover las burlas del personal municipal. "Dijo que se iba rociar con fuego y nadie pensó que lo iba a hacer. Le pedimos agua a la gente de seguridad por si mi hermana se llegaba a prender. Y dijeron '¿No se puede ir prender fuego abajo?'", relató la hermana de la damnificada. 

Ante la falta de respuesta, Mónica se roció con alcohol y activó un encendedor. Inmediatamente quedó completamente cubierta por las llamas, hasta que entre el personal estatal, familiares y algunos presentes lograron apagar el fuego. 

Fuera de peligro

Una vez contenidas las llamas que la cubrían, fue derivada por personal del SAME para que atendieran las heridas que presentaba. 

"Tengo quemada la cara, los brazos y los pechos", contó Valdiviezo, que ya se encuentra en su casa haciendo reposo. 

La vecina también comentó que recurrió a esos métodos porque "ya estaban jugando demasiado con nuestras vidas", relató: "Una vez que salí del hospital, me trajeron a mi casa y me dijeron que me quede acá. Después hicieron promesas como siempre que después no cumplen. A ellos no les importa un carajo mi vida".

Además, mientras se recupera de las quemaduras, denunció: "Me compraron ibuprofeno y las pomadas que necesito ponerme. Trajeron cinco colchones y una bolsa de mercadería para que me quede callada".

Comentarios Facebook