viernes 20.01.2017 - Actualizado hace
Boxeo
04 | 01 | 2017
Imprimir
Agrandar
Reducir

Lo que dejó el boxeo en 2016: Estado Crítico

Gustavo Nigrelli
0
Comentarios
Por Gustavo Nigrelli


Sin campeones mundiales –salvo el interinato de Brian Castaño- y con tendencia en baja, se fue el 2016, y el 2017 asoma sin mucho entusiasmo a corto plazo para producir un recambio generacional, que nadie puede asegurar si se dará y en qué nivel. Todos los datos y estadísticas pormenorizadas para leer, comparar, y sacar conclusiones propias.

Lo que dejó el boxeo en 2016: Estado Crítico
Foto:

Desde que Pablo Chacón, en junio de 2001, rompió el maleficio que nuestro boxeo acarreaba desde hacía 2 años (1999 y 2000) sin campeones mundiales argentinos, jamás se había vuelto a terminar una temporada acéfala de monarcas regulares masculinos en el país.

De los 4 ó 5 que supo haber en este último tiempo, hoy queda apenas uno interino: Brian Castaño, superwelter AMB, que en realidad es el 1º retador del ránking en las listas de esa entidad. Y eso gracias a los sabidos artificios edificados para la tarea, con un rival de ocasión, sin pergaminos para estar rankeado, y que sin embargo lo mandó al piso, e hizo sufrir sorpresivamente.

      Embed
banner
 
Por tal motivo, tomar a Castaño como campeón mundial es maquillar la realidad. Estamos huérfanos de campeones, y las 11 mujeres que en este momento reinan en dicho terreno, arrastran la degradación intrínseca del boxeo femenino, poco serio, sin predicamento en el mundo entero aún, aunque hay algunas excepciones meritorias como para alzar alguna bandera.

Marcela Acuña, Yesica Bopp, Anabela Farías, Daniela Bermúdez, Ana Esteche, Débora Dionicius, Victoria Bustos, Carolina Duer (interina), Leonela Yúdica, Yohana Alfonzo, y Sabrina Pérez, son las portadoras en este momento de los cetros que les faltan a los varones, pero no alcanza para compensar la ausencia del referente mundialista masculino.
Ni el tremendo KOT de la Tigresa Acuña sobre Yésica Marcos y su elogiosa performance en el final del año, le devuelven el mínimo lustre a un opaco año boxístico en todo sentido.

      Embed
banner

Puntos negros

1) Fracaso en los JJOO, no por la falta de medallas, sino por las actuaciones mediocres de nuestros púgiles, de los que se esperaba algo más a nivel general.

2) Derrotas de César Cuenca, Tyson Ramírez, Jesús Cuellar, Matías Rueda, Martín Coggi, y Emanuel Peralta -sobre el final, que empañó su buena victoria previa frente a Robert Guerrero-; el retiro parcial de Lucas Matthysse; el estancamientos de Sebastián Heiland y Diego "La Joya" Chaves, y retroceso de Javier "La Bestia" Maciel, dejaron a nuestro boxeo de elite en terapia intensiva.

Sólo las buenas victorias internacionales de Miguel Barrionuevo, Jonathan Barros, Emanuel Peralta y Daniela Bermúdez salvaron la ropa, y dieron bocanadas de oxígeno que no lograron reanimar al deteriorado pugilismo nacional, aún con pronóstico reservado.

      Embed
banner

3) Los integrantes del "Team Maidana" pelearon poco y nada –excepción hecha de Neri Romero- y aún no pasan del 2º y 3º nivel nacional, incluyendo al propio Brian Castaño. Nos referimos a Alan Castaño, Fabián "TNT" Maidana –único que mostró alguna evolución en su última pelea, pero sólo en ésa-, Junior Zárate, y Javier Maciel –los dos últimos, con sendas derrotas-.

Las esperanzas

1) Se espera a fines de enero la pelea entre Jonathan Barros vs el inglés Lee Selby por el título mundial pluma FIB.

2) Un reverdecer de Omar Narvaes que irá en busca de una eliminatoria al gallo FIB en marzo ante el boricua Emmanuel Rodríguez.

3) La recuperación de Juan Carlos Reveco de alguna corona mundialista.

4) La vuelta de Lucas Matthysse –poco esperanzadora-.

5) Quizás una revancha de Jesús Cuellar –aún el más confiable en el máximo nivel-, no ante Abner Mares, pero sí por una diadema en superpluma.

Y no mucho más.

Como podrá verse, una recurrencia al túnel del tiempo. Ninguna figura, ninguna esperanza nueva y joven.

Plano nacional

En la mediocridad por la que nadó nuestro boxeo casero -el de todos los sábados-, se registraron curiosamente la misma cantidad de peleas que en 2015. Y el número fue alto; el mayor de las últimas décadas: un total de 1376 combates.

Increíblemente, el mismo número que el año pasado, al menos hasta que aparezca alguna otra pelea rezagada que desequilibre, que seguramente la habrá. Hoy son 1376, como en 2015.

En lo que fue el año de los buenos nocauts, que abundaron, de gran contundencia y brillantez (Germán Benítez a Horacio Cabral, Sergio Gil a Germán Benítez, Marcela Acuña a Yésica Marcos, Adrián Verón a Alejandro Ramírez, Fabián Maidana a Chuña Romero, Sergio López a Henrri Polanco y Matías Rueda a Daniel Brizuela, entre otros), pese a la crisis, se crearon dos nuevos ciclos televisivos más, que se sumaron a los ya tradicionales de TyC Sports, DIRECTV y FOX Sports –este último el más nuevo, con predominio de boxeo internacional-: el de CN23 y el de DXTV (canal deportivo del Estado).

      Embed

Si había escasez y bajo nivel con dos ciclos nacionales, imaginarse lo que habrá sido con dos más, y lo que nos espera a futuro cercano, salvo excepciones en alguna velada, ya que el ciclo de CN23 –una sucursal argentina del Team Maidana, pero con Los Rodríguez como cara visible- tiene al Gauchito Heiland y a Diego Chaves como figuras. Pero en líneas generales, no hay hoy en día suficiente oferta para tanta demanda de pantalla.

El WPC Gate y la decantación

De esas 1376 peleas, 775 son oficiales, es decir, bajo fiscalización de la FAB.

Las otras 743 –de las cuales quedaron 601 cargadas en el sistema de la FAB-, pertenecen a la WPC, un organismo emergente, paralelo, sin predicamento, y trucho –NdeR: está sólo preclasificado en la IGJ, con otro nombre (World Boxing Comission, WBC, y la copia electrónica del certificado obra en nuestro poder)- que se descubrió hacía pelear a púgiles que habían fallecido, a otros con cambio de identidad, entre diversas irregularidades e ilícitos.

El tratamiento y desarrollo de dicho tema, en la columna "Los  impostores del boxeo":
La denuncia generó un borrón y cuenta nueva. Muchos abrieron los ojos y se pusieron alerta. Dejaron de tenerse en cuenta estas peleas; se dieron de baja a los clasificadores que las subían a la página de records www.boxrec.com, y aunque en la web de la WPC siguieron publicándose, la frecuencia bajó notoria y llamativamente, lo cual hace pensar que muchas pudieron haber sido no sólo incomprobables, sino inventadas.

A tal punto, que de las 131 peleas que se registraron en julio por la WPC (un record) contra las 65 de la FAB en ese mes, pasaron a ser 52 en agosto, luego 45 en setiembre, y 25 en octubre. ¿Qué pasó? ¿De repente se acabaron los boxeadores?
 
Desglose

Dentro de las 1376 peleas -sumando las de la WPC y la FAB-, 107 fueron femeninas y 1268 masculinas.

Las de mujeres fueron 8 más que las 99 que se registraron en 2015, lo que marca un leve aumento del boxeo femenino.

El púgil más activo FAB del año fue Sandro Leiva, con 9 (un perdedor) con 7 derrotas, 1 empate y 1 victoria, y Jonathan Eniz, también con 9, que alternó 5 victorias con 4 derrotas.
Los siguió Fidel Ruiz Díaz, con 8 (todas ganadas, 6 por KO, una de las revelaciones) y Hugo Santillán, también con 8 (7 G y 1 E).

De los sin licencia FAB, el que más combatió fue Alexis Quintana, con 13 (10 G y 3 P), César Pozzo con 11 (7 G y 4 P)  y Marcelo Cabrera también con 11 (5 G, 4 P y 2 E).
El más ganador FAB fue Fidel Ruiz Díaz, con 8 peleas. Lo siguieron José Romero, Hugo Santillán y Carlos Santana, todos con 7.

Por la WPC, Alexis Quintana, con 10, seguido por Jonathan Barbadillo con 9 y Omar Cabral, con 8.

El más noqueador FAB resultó Fidel Ruiz Díaz, con 6, y Neri Romero (la otra revelación del año) también con 6.

Por la WPC, Diego Merlo y Jonathan Barbadillo, con 8 KO cada uno. Pero cabe consignar que todos fueron ante púgiles precarios, perdedores, de escaso ruedo y nivel.
Sin ir más lejos, Merlo tiene 37 años, y su única derrota de 2016 fue por KO 1 ante Facundo Simal, un ex crucero que ahora está en casi 120 kg, de quien se recuerda su pobre participación peleando para Los Cóndores.

La provincia más activa, como de costumbre fue la de Buenos Aires, con 778 peleas masculinas y 50 femeninas .
Luego Santa Fe, con 114 y 14. Córdoba con 102 y 7. Capital Federal con 49 y 8. Mendoza con 33 y 4, y Chubut , con 32 y 4.

Síntesis

El boxeo argentino está en transición, que se ignora cuánto durará, si será fugaz o definitivo, e irá de la mano con la suerte que corran los nuevos prospectos que aquí se esbozaron por su buen record en el año o buena cantidad de nocauts cosechados, más lo que hagan Alberto Melián, Yamil Peralta, Alberto Palmetta, Fernando Martínez, Juan José Velasco, Leandro Blanc, José Matías Romero, y algún otro que se escape a la memoria. Casi terreno virgen. Islas, por ahora sin historias.

      Embed


Comentarios Facebook