lunes 16.01.2017 - Actualizado hace
Temperatura T 24° H 83.3%
05 | 01 | 2017
Imprimir
Agrandar
Reducir

Merecido reconocimiento por su labor al Padre Toto

0
Comentarios


El cura, que lleva adelante su obra en la parroquia de la Virgen de los Milagros de Caacupé de la Villa 21-24 de Barracas, fue distinguido por la Legislatura porteña.

Merecido reconocimiento por su labor al Padre Toto
Foto:

Las buenas obras no sólo son visibles a los ojos de Dios, y en ocasiones, los hombres también notan cuando un semejante hace la diferencia y entonces surge un merecido reconocimiento ante la sociedad.

Esto es lo que ocurrió cuando el sacerdote Lorenzo de Vedia, conocido como Padre Toto fue declarado Ciudadano Ilustre en diciembre por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En una sesión especial, y a instancias de la jefa del Bloque Peronista, María Rosa Muiños, los representantes porteños decidieron hacer efectivo este reconocimiento a quien desde hace cinco años conduce la parroquia Virgen de los Milagros de Caacupé que se encuentra en la Villa 21-24, de Barracas, uno de los barrios que integra la Comuna 4.

"Desde una vocación sacerdotal que marca su opción de vida por los pobres, Toto trabaja sobre los valores que identifican en la villa y que no siempre trascienden públicamente. Donde otros sólo ven delincuencia, drogas y violencia, él encara un trabajo comunitario positivo, promoviendo la integración urbana y social de esos vecinos al resto de la Ciudad", indicó Muiños en una entrevista concedida al sitio de la Legislatura, justificando su proyecto.

"Su labor en materia de derechos humanos se destaca por el trabajo en la recuperación de adictos en los asentamientos, la lucha por concientizar sobre la no criminalización del adicto, la no discriminación de la pobreza, la integración en reemplazo de la marginalidad, y la superación de esas condiciones con salud, vivienda, educación y trabajo", agregó legisladora peronista.

"La incansable acción del Padre 'Toto' constituye una militancia por la efectiva vigencia de los derechos sociales y económicos consagrados en la Constitución de nuestra Ciudad, en tanto el Estado, a pesar de su intervención, aún no ha logrado dar una respuesta integral ni suficiente para los vecinos de ese sector de la ciudad", concluyó Muiños.

Además de sus tareas al frente de la parroquia de Caacupé, el Padre Toto integra el equipo de Sacerdotes para las Villas de Emergencia, y en 2014 fue designado como capellán del Movimiento de Trabajadores Excluidos y de los Trabajadores Cartoneros.

Trascendió que el Padre "Toto" se inspiró en el trabajo del Padre Daniel de la Sierra, un religioso que en la década de 1970 se lanzaba delante de las topadoras con las que el gobierno de facto buscaba desalojar los asentamientos. Más de 30 años después, los restos del cura descansan en la el altar de la parroquia de la Villa 21 que él mismo fundó. De la Sierra, que era español, murió atropellado mientras andaba en bicicleta en 1992.

En la 21-24, todos conocen a De Vedia no sólo por sus acciones en pos del bien común sino también por interceder ante las autoridades cuando se necesita su intervención. El Padre Toto, ayudado por algunos pocos colegas, tiene a su cargo 13 capillas, cuatro comedores, un colegio secundario, una escuela de oficios, un centro de recuperación de adictos, un hogar de día para chicos de la calle, una radio, un periódico, un centro de día para abuelos, y un grupo de exploradores "boy scouts" que en 2014 llegó a tener mil jóvenes inscriptos. 
 

Comentarios Facebook