lunes 16.01.2017 - Actualizado hace
Salud
08 | 01 | 2017
Imprimir
Agrandar
Reducir

Soltate el pelo y ¡energizalo mejor!

Karina Muzzupappa
0
Comentarios
Por Karina Muzzupappa


Las actividades de verano dañan la salud del cabello, pero es posible combatir las consecuencias con un poquito de esfuerzo y muchas ganas. Protegerse de los típicos enemigos de estación, hidratarlo y fortalecerlo ayuda a sostener brillo y vitalidad. De su cuidado dependerá su riqueza durante todo el año.

Soltate el pelo y ¡energizalo mejor!
Foto:

El pelo al viento, en libertad, una imagen bien veraniega. Lástima que en verano el pelo se daña más. Por eso, hay que ofrecerle ciertos cuidados. Por ejemplo, los rayos UV afectan a la estructura natural del pelo, el viento, el calor, el agua de las piscinas y el agua salada del mar, le hacen mal. Brindarle cuidados y protegerlo del sol y el calor son medidas de mantenimiento y reparadoras, que serán lo mejor.

Agua: enemigo y aliado

El agua de mar por su salitre altera las cualidades elásticas del pelo, reduciendo su posibilidad de adaptarse a distintos peinados, tornándolo quebradizo y débil. Sumada a la sal del mar tenemos los efectos de los rayos ultravioletas del sol que se manifiestan dejando una especie de decoloración suave. Esto tal vez pueda verse incluso bien en pelos con coloración natural clara o rubios, pero en los de color oscuro los vuelve "pajosos".

Por eso, a la hora de exponer la cabellera al sol es imprescindible mantenerlo hidratado. El pelo también puede quemarse estando expuesto al sol y correr riesgo de perder brillo, volverse muy seco, ponerse las puntas resecas y abiertas. Por eso, antes de ir a la playa y durante las vacaciones es aconsejable no usar planchita, secador o buclera ya que lo resecan mucho más.

Nutrir el pelo e hidratarlo son la base para cualquier tratamiento reparador.

Todos los productos que se utilizan tanto para la higiene como para la belleza del pelo, en temporada de verano deberían ser extra hidratantes, acompañados de mascarillas y acondicionadores específicos. Mientras estamos expuestos al sol en la playa o en la pileta, así como usamos protector solar para la piel, es importante que también usemos uno para el pelo. Hay muchos en el mercado y están pensados justamente para largas exposiciones al aire libre. Elegir los que tienen filtro solar es una gran elección. De todos modos, hay que tener cuidado al aplicar los tratamientos cuando el pelo está húmedo, porque su queratina pierde resistencia y se rompe con más facilidad. Además, siempre será un buen recurso el uso de gorros, pañuelos, sombreros y demás accesorios protectores.

LEA MÁS:

      Embed
¿Cuándo y por qué se nos cae el cabello?

Durante el correr del año, el pelo se va cayendo y se va renovando a diario pero, a veces, su pérdida puede estar indicando algo más grave. De todos modos, es bueno diferenciar que no todo lo que se pierde remite a una calvicie inminente o una enfermedad. Saber y prevenir, clave combinada para ganarle a la preocupación.


Natural, mucho mejor

Es sabido que para una buena salud, al pelo hay que dejarlo secarse de manera natural, evitando el uso del secador, y en el caso de que sea muy necesario hay que usarlo a distancia prudencial para no dañar las hebras con el calor.

Si hay que desenredar, los peines recomendados son los de dientes anchos y separados. También es sabido que no es bueno teñirse en verano cuando el pelo va a estar tan expuesto, porque el pelo teñido necesita cuidados especiales; la tintura reseca el pelo y si le sumamos la acción del agua, del sol y del calor, juntos pueden hacer un desastre.

Siempre e incluso para el pelo, una alimentación sana y abundante en vitaminas y minerales como el hierro, fortalece la estructura capilar.

El cuero cabelludo está formado de queratina, una proteína que lo fortalece, así que también es saludable comer alimentos que contenga dicha sustancia. Se encuentra en las legumbres, nueces, lácteos y huevos. También debemos comer alimentos que contengan zinc, vitaminas B6 y calcio.

Un buen lavado para tener en cuenta todo el año:

Después de lavar el pelo con un buen champú, hay que enjuagarlo con abundante agua. El champú lo limpia, pero el acondicionador lo protege, le da brillo y suavidad, así que no hay que evitarlo.

Antes de terminar, lo ideal es regarlo con agua fría, y luego para terminar, una vez secado con toalla aplicar una ampolla hidratante.

Es importante nunca usar agua muy caliente para lavar el pelo ya que lo reseca.

Algunos expertos recomiendan cepillar con suavidad diariamente, pero debe hacerse con un cepillo suave que no lo quiebre.

      Embed

Tags

Comentarios Facebook