martes 24.01.2017 - Actualizado hace
Espectáculos
08 | 01 | 2017
Imprimir
Agrandar
Reducir

Exclusivo | Enrique Pinti: el mago de la mala palabra

0
Comentarios


El cómico que volvió al teatro con los mejores segmentos de sus espectáculos históricos dice que tiene "la varita mágica de putear y hacer reír"

Exclusivo | Enrique Pinti: el mago de la mala palabra
Foto:

El actor Enrique Pinti volvió el viernes al escenario del teatro Liceo, Rivadavia 1499 con "Otra vez sopa", unipersonal de su autoría que sigue la línea de "Salsa criolla" y "Pinti recargado", dos de sus espectáculos más festejados, y a los 77 años busca demostrar con su lengua filosa, cómo los problemas del país se repiten una y otra vez.

Como un álbum de recuerdos y un historiador riguroso capaz de encontrarle la pimienta hasta a los más dolorosos hechos de la historia argentina, verborrágico e histórico, Pinti vivió siempre en su país y se dedica al monólogo político desde 1983, revisando los hechos que marcaron a la Argentina y cómo repercuten en la sociedad y sobre todo en la llamada clase media.

"Este es unipersonal con segmentos sacados de 'Salsa criolla', que hice en los últimos años y que ensayé de nuevo con el 'Pinti recargado', que hice por el Interior el anteaño -señaló el cómico. Al ver la reacción del público revisé las cosas que yo había dicho o satirizado en los años 86, 87, 92, 99, y que seguían teniendo una vigencia terrible, terrorífica".

l ¿Te considerás un experto en la realidad argentina y mundial?

-Cada uno conoce el país donde vive y yo tengo una visión del mundo, estoy muy conectado no sólo con mi realidad sino con la del mundo entero, porque uno está incrustado, bien o mal, en el mundo", dice Enrique Pinti cuando se le pregunta si se considera un experto en la realidad del país y del mundo. Y enseguida agrega: "Pero también tengo la sensación de que hay cosas que pertenecen a cada país y que hay males o metidas de pata comunes pero que afectan distinto en una sociedad y en otra. Aquí tenemos la costumbre de decir que "'la desgracia fue...", donde cada uno pone su fobia política.

l ¿Esto tiene que ver con el origen o la ubicación social de cada uno?

-De acuerdo a tu crianza o a tu familia, acá la desgracia fue el peronismo, acá la desgracia fue (el ex presidente Néstor) Kirchner, acá la desgracia fue el neoliberalismo, acá la desgracia fue (Carlos) Menem, acá la desgracia fueron los militares... Evidentemente todos esos factores han pesado en nuestras desgracias y no han estado eternamente en el poder, porque de pronto en España, después de la Primera República y la guerra civil, se instala el franquismo ¡por 40 años! En Cuba todavía sigue instalado el comunismo de Fidel (Castro) por 60 años, y la gente que nació en esas épocas tiene todo el derecho a pensar que la desgracia, o lo bueno, se le debe a una sola tendencia.

l En la Argentina esas continuidades no existen...

-Aquí hay alternancias que se supone que para unos son la perdición y para otros la salvación y el Mesías prometido. Yo veo que hay muchas cosas que nosotros no tenemos, pero por qué a pesar de tantas cosas positivas no terminamos de salir nunca adelante. Una vez que uno odia demasiado a un gobierno o a un político, cuando se va "el que viene siempre es mejor" y entonces le aguantás todo; a mí me pasó: la última vez fue con la Alianza. Ya no me pasa más.

l ¿Te sentís desplazado frente a cierto lenguaje soez que se utiliza ahora en televisión que era una de tus características?

-Yo siempre hablé igual, no lo hice porque estaba de moda; en mi caso sigue causando la misma gracia en la platea porque eso depende de la persona, es la vieja discusión acerca de quién putea bien y quién putea mal: en un caso puede ser muy gracioso y en otro, repugnante. Yo puteaba en mi casa los 8 años ¡y me daban cada viandazo!, aunque después se morían de risa. Esa varita mágica para putear y hacer reír yo la tengo, la tuve desde que era chico.

LEA MÁS:

      Embed
Los canales líderes sacan a pelear dos tanques de novela

En un verdadero lunes de gran expectativa por ver qué tira se queda con los favores de la audiencia, los canales no han mostrado sus cartas y habrá que esperar a ver si deciden enfrentar ambas ficciones en el mismo horario.


      Embed


Comentarios Facebook