lunes 23.01.2017 - Actualizado hace
Policiales
07 | 01 | 2017
Imprimir
Agrandar
Reducir

Un crimen que continúa sin tener pistas ni sospechosos

Néstor Llido
0
Comentarios
Por Néstor Llido


A Kevin Cristaldo Ramos, empleado bancario de 25 años, lo balearon para robarle su moto, en San Vicente, y agonizó durante 17 días. Apenas pudo dar algunos detalles de lo ocurrido. Y no hay testigos.

Un crimen que continúa sin tener pistas ni sospechosos
Kevin Cristaldo Ramos
Foto:

Kevin Cristaldo Ramos salió de su casa, en la zona de Ezeiza, conduciendo su moto para ir a encontrarse con amigos en la laguna de San Vicente en la tarde del pasado domingo 11 de diciembre, pero en el camino, cuando transitaba por la ruta 58, resultó interceptado por dos sujetos con fines de robo.

En medio del asalto, el joven -de 25 años y empleado bancario- recibió un disparo en el abdomen que le afectó el hígado, para ser despojado de su Honda Tornado y otras pertenencias. Los delincuentes escaparon y la víctima quedó herida de gravedad, sufriendo complicaciones que derivaron en su deceso.

En medio de la conmoción por su muerte, sus familiares claman por el esclarecimiento del hecho ante una investigación que no ha logrado avanzar, ya que se carece de pistas para dar con los sospechosos, tampoco se logró localizar a testigos de lo sucedido y el único elemento contundente con qué se cuenta está relacionado con las últimas palabras que el muchacho le pudo relatar a su madre y un médico que lo asistía en el Hospital Rural "Doctor Ramón Carrillo" de San Vicente sobre lo ocurrido antes de desvanecerse y entrar en como hasta su fallecimiento.

Tras 17 días de agonía, Kevin murió en una clínica privada de la localidad de Adrogué y su homicidio en ocasión de robo permanece impune, pese a las promesas de las autoridades de avanzar en el esclarecimiento, ya que sus padres Marcelo Cristaldo y Patricia Ramos no obtuvieron respuestas concretas, luego de entrevistarse con los jefes policiales a cargo del sumario y con la fiscal Karina Guyot de la Unidad Funcional de Instrucción Descentralizada de San Vicente.

"Ya pasó casi un mes y no tenemos nada. La moto nunca apareció y los asesinos escaparon, sin dejar ningún rastro para los investigadores, que ni siquiera tienen un sospechoso de lo ocurrido", enfatizó Genaro, hermano de la víctima, en diálogo con DIARIO POPULAR.

De acuerdo a lo acreditado, el asalto sucedió cerca de las 16.15 en la ruta 58 y la avenida Juan Pablo II, en una rotonda de acceso al pueblo de San Vicente (en el suroeste del Conurbano bonaerense), en momentos en que el joven manejaba su moto y desde un descampado salieron los desconocidos, montados sobre una Honda Falcon, que lo apuntaron con un arma de fuego. Al no haber testigos presenciales del hecho, el relato del damnificado es clave, pues dijo que le exigieron la entrega del vehículo, además de quitarle el casco y la mochila y los delincuentes antes de huir, le dispararon a corta distancia, dejándolo abandonado.

Un automovilista que pasó por el lugar, minutos más tarde, le brindó asistencia, llamó a la Policía y ante la demora de la ambulancia, lo trasladaron herido de gravedad en un patrullero al hospital. Allí lo operaron de urgencia para extraerle el proyectil y quedó alojado en la sala de terapia intensiva, pero con lesiones severas en el hígado. En principio, se indicó que habían logrado estabilizarlo.


LEA MÁS:

      Embed
Un albañil mató a su mujer y la enterró en la casa donde él trabajaba

La víctima estaba desaparecida hace dos días de su vivienda, en la localidad de Glew, y su familia había hecho la denuncia. El marido, quien resultó ser el asesino, había dicho que ella se había ido con otro hombre.



En tal sentido, la familia Cristaldo Ramos también tiene cuestionamientos para esa atención primaria: "Nos habían asegurado que estaba fuera de peligro y todo se complicó, recién a los dos días pudimos trasladarlo, ya todo entubado, por su medicina prepaga a la clínica Ima de Adrogué, donde ya nos manifestaron que el cuadro era complejo y que por la falta de oxígeno, padeció una hipoxia cerebral. Estuvo en coma inducido y peleó hasta el final, pero el 28 de diciembre, al mediodía, no resistió más", precisó su hermano.

El dolor por la pérdida, una vida más que se cobra la inseguridad, se potencia por la sensación de impunidad entre los seres queridos, los vecinos, los compañeros de trabajo en la sucursal del Banco Nación del aeropuerto internacional de Ezeiza y los amigos de tribuna de Racing Club (del que era hincha fanático) de Kevin Cristaldo Ramos, quien hoy, 7 de enero, estaría cumpliendo 26 años.

"Estamos esperando que nos digan algo sobre la investigación, ya que en todo este tiempo no hubo ningún avance y así como vamos, tenemos temor a que todo quede en la nada", concluyeron sus familiares.


      Embed

Comentarios Facebook