lunes 16.01.2017 - Actualizado hace
Internacionales
11 | 01 | 2017
Imprimir
Agrandar
Reducir

Polémica en torno a próximo secretario de Justicia yanqui

0
Comentarios


El senador conservador Jeff Sessions se defendió de acusaciones de racismo y expresó su rechazo a una medida sugerida por el presidente electo para prohibir entrada a musulmanes.

Polémica en torno a próximo secretario de Justicia yanqui
Foto:

El senador conservador Jeff Sessions, escogido por Donald Trump como próximo secretario de Justicia, negó ayer viejas acusaciones de racismo, al tiempo que se mostró favorable a eliminar una orden presidencial que protege de la deportación a inmigrantes indocumentados.

El abogado y ex fiscal federal de 70 años dijo que era contrario a una ley que prohiba la entrada de musulmanes a Estados Unidos una medida alguna vez sugerida por Trump en la campaña- y defendió mantener en pie la prisión de Guantánamo.

Personalmente opuesto al aborto y el matrimonio igualitario, prometió que respetaría las decisiones de la Corte Suprema sobre esas materias.

Sessions fue el primero del equipo de nominados por Trump en acudir a la audiencia ante sus pares del Senado, cuando la mayoría republicana quiere acelerar la confirmación de los miembros del nuevo gabinete antes de que el magnate llegue a la Casa Blanca el 20 de enero.

"Acusaciones falsas"

Resistido por grupos de derechos civiles, Sessions rápidamente salió a rechazar señalamientos de no haber protegido el derecho al voto de electores negros y de tener simpatías por la organización racista Ku Klux Klan, que amenazan con cerrarle la puerta a la primera oficina judicial del país.

"Esas acusaciones son falsas", apuntó. "Esa caricatura sobre mí en 1986 no era correcta", dijo, en referencia al período en el cual su nominación a juez federal colapsó por lo que tachó de "un esfuerzo organizado" de acusaciones de racismo.

Sessions citó su involucramiento en varios casos de derechos civiles, incluyendo uno en el que logró la condena de un miembro del KKK por asesinar a un joven negro.

"Entiendo profundamente la historia de derechos civiles y el impacto terrible que la discriminación incesante y sistemática (...) han tenido sobre nuestro hermanos y hermanas afroestadounidenses", dijo Sessions en su introducción, reconociendo también "los reclamos de justicia e igualdad de la comunidad LGBT".

La sesión en el Capitolio en Washington estuvo desde el inicio agitada, con una multitud de manifestantes interrumpiendo la discusión a lo largo de la audiencia desde la tribuna del público.

Manifestantes del grupo a favor de los derechos humanos Code Pink y dos hombres disfrazados de militantes del KKK, con capucha y túnica blanca, fueron expulsados por la policía.

"No a Trump, no al KKK, no a unos Estados Unidos fascistas"
, gritó un hombre.

Sessions creció en el sureño estado Alabama durante la era de la segregación racial. En el Senado desde 1997 votó en contra de un proyecto bipartidista de reforma migratoria y contra una ley sobre la violencia contra la mujer.

Expresó su opinión de que es "constitucional" anular la orden del presidente Barack Obama que protege de la deportación a más de 700.000 jóvenes traídos ilegalmente al país por sus padres indocumentados.

      Embed


Comentarios Facebook