miércoles 18.01.2017 - Actualizado hace
Fútbol
13 | 01 | 2017
Imprimir
Agrandar
Reducir

Las glorias de Boca y River anticiparon el Superclásico

Pablo Vignola, enviado especial a Mar del Plata
0
Comentarios
Por Pablo Vignola, enviado especial a Mar del Plata


Ortega, Delgado, Fuertes y Cascini, entre otros ex futbolistas, deleitaron a grandes y chicos en el balneario Doce de Punta Mogotes. Mucha gente vibró con los goles y le dio un clima bárbaro.

Las glorias de Boca y River anticiparon el Superclásico
Foto: José Scalzo Diario Popular

El Superclásico del fútbol argentino, que el 28 de enero paralizará a Mar del Plata con uno de los choques estelares del verano, tuvo ayer su fantástico anticipo en Punta Mogotes.

Boca y River se vieron las caras en una de las canchas del Parador B-12 que, festejando sus 30 años de vida ligados al deporte (y especialmente al fútbol) reunió a un grupo de viejas glorias que vistieron ambas casacas y deleitaron a la multitud que se agolpó para ver a los ídolos, palpitar con el juego y, en varias ocasiones, generar un verdadero clima de clásico con las tradicionales canciones de cancha que calentaron la tarde.

Ganó Boca por un gol (9 a 8), pero fue un detalle anecdótico porque el real atractivo lo dio el hecho de ver jugar a Ariel Ortega, el Bichi Esteban Fuertes, Roberto Trotta y Guillermo Rivarola de un lado y el
Chelo Marcelo Delgado, Andrés Guglielminpietro, Raúl Cascini y César La Paglia.

LEA MÁS:

      Embed
Superclásico: antes del expendio oficial, ya hay reventa a $ 2.500

Las entradas todavía no se pueden conseguir, pero los revendedores parecen ser más rápidos. El partido se jugará el 28 de enero.



La gente gritó con ganas los goles y, poco a poco, agrupados de un lado y del otro de la cancha, se
fueron animando a cantar 'el que no salta abandonó', 'vos sos de la B', 'Poné a Gigliotti', y otras ocurrencias que los jugadores compartieron con sonrisas cómplices.

Una tarde hermosa que dio lugar a la emoción, sobre todo con los chiches del Burrito Ortega (hizo un golazo) y la presencia implacable del Guly.



      Embed


Comentarios Facebook