Pese a la baja del consumo y la economía en recesión, los comercios franquiciados mantienen sus niveles de ventas y comienzan a mostrar una marcada brecha de competitividad frente a sus competidores que no reúnen esa condición.

Así lo consignó ayer la presidenta del Comité de la Mujer de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AAMF), Susana Perrotta, en el marco de la expo Franquicias Argentina, que se realizará hasta mañana en La Rural.

“Las franquicias parecen ser invulnerables (o, al menos, vulnerables en menor medida que sus competidores independientes) a las crisis económicas”, destacó Perrotta.

Dijo que otra prueba de ese fenómeno es “la gran cantidad de franquicias que perduran tras haber atravesado varias crisis económicas; en contraposición de los emprendimientos individuales que no pudieron sobrevivir a una mala racha”.

En el sector destacan también el cumplimiento de las normas impositivas por parte de las franquicias.

“Si bien recientemente entró en vigencia la obligatoriedad de aceptación de tarjetas para todo tipo de comercios, en muchos de los locales independientes es habitual que esto no se cumpla; especialmente cuando hace poco de su instrumentación y que aún no se han conocido las consecuencias de su desatención”, dijo Perrotta.

Advirtió que esto no ocurre en los locales que son franquicias de grandes marcas, ya que las grandes marcas franquiciantes lo exigen a sus franquiciados desde hace ya bastante tiempo”.

Destacó que “los consumidores lo saben; por ello, si por algún motivo precisan abonar sus compras con estos métodos (porque no disponen efectivo en ese momento, porque aún no cobraron su sueldo, etcétera) su primera opción en una franquicia”.

La otra clave está en las promociones: estas grandes marcas que agrupan a muchos comercios franquiciados también suelen ofrecer una serie de descuentos que un emprendimiento independiente no puede brindar.

Desde algunas iniciativas de marketing promovidas por la empresa (como un descuento en productos nuevos, promociones en días de bajo consumo o de productos estacionales) hasta algunos acuerdos que sólo una gran empresa puede establecer a nivel institucional (descuentos, devoluciones y cuotas con tarjetas; adhesión a programas de fidelización con beneficios, co-brandings, etcétera).

Otro factor está vinculado con la calidad: en épocas de dificultad económica, en las cuáles el consumo se retrae y cada decisión de compra es meditada con meticulosidad, los consumidores se vuelven más exigentes.

Así, el precio no es la única variable considerada: pagar un plus por un producto o servicio de primera calidad garantiza que no se expone a riesgos de diversa naturaleza que pueden resultarles mucho más costosos.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados