Un sargento y dos oficiales, uno de ellos mujer, de la Policía Buenos Aires II fueron apartados de sus cargos y son investigados, tras ser acusados de un caso de gatillo fácil, que tuvo como víctima a Hugo Krince, de 19 años, quien falleció al ser baleado en una esquina de la localidad de Sarandí. Por el caso, ocurrido el pasado 18 de marzo y del que informáramos en nuestras ediciones de los días posteriores, inclusive dando cuenta de una marcha de familiares y vecinos del joven efectuaron hacia la comisaría de esa zona del partido de Avellaneda para pedir por el esclarecimiento del hecho. Cabe recordar que estos tres efectivos de la flamante fuerza de seguridad están sospechados de dispararla, sin motivos, a un grupo de jóvenes que tomaban cerveza en una esquina de Sarandí, entre los que se encontraba Hugo Krince, quien falleció por las heridas de bala recibidas. Dos compañeros de esta víctima del caso de gatillo fácil, que resultaron damnificados por el accionar de los uniformados permanecieron detenidos durante dos días, pese a las heridas sufridas, se denunció.
Apartados, pero no detenidos
Pese a la presión de los familiares, vecinos y amigos de Hugo Krince, el sargento y los oficiales fueron apartados, en forma preventiva, de sus cargos, aunque en la causa no hay detenidos. El trágico hecho se desencadenó cuando un grupo de diez amigos tomaba cerveza en un kiosco situado en la esquina de las calle Lafuente y Pergamino, en Sarandí y llegó al lugar un automóvil Chevrolet Corsa gris, en el cual iban tres policías, dos hombres y una mujer. Uno de ellos salió del auto, caminó rápido hasta el comercio donde estaban los jóvenes mientras que los otros dos efectivos se quedaron unos metros atrás. Según aseguraron los testigos, el policía les habría dicho “ustedes tienen marihuana, dénme”, tras lo cual comenzó una breve discusión que terminó cuando uno de los jóvenes le pidió que se fuera. De acuerdo a lo acreditado en el expediente, “así que te hacés el vivo...”, se le escuchó decir al policía antes de los tiros. En consecuencia, Krince recibió dos balazos en el pecho, otros dos en el brazo y similar cantidad en la espalda cuando ya estaba tirado en el piso. El cuerpo quedó tirado en la esquina, apenas asistido por los otros jóvenes que no lograban salir de la conmoción. Hugo Krince murió a los pocos minutos y su cadáver fue llevado al hospital por su padre en su propio auto. Por lo cual, al margen del resultado final de la causa, a los policías que intervinieron en el hecho, también podría caberle la figura de “abandono de persona”. En el mismo episodio, otros cuatro tiros le dieron a Javier Escobar, de 20 años, quien a pesar de estar malherido fue detenido y pasó cinco días en los calabozos de una comisaría de Sarandí en esas condiciones. Según indicaron fuentes policiales, los agentes buscaban a una persona que vendía drogas en el barrio, pero el operativo no está registrado en los libros. Esto agravaría la situación de los separados de sus cargos y los de otros efectivos que se encontraban desempeñando sus funciones en esa madrugada en la citada seccional. En tanto, una vecina que escuchó los balazos, llamó a la comisaría 4ª de Avellaneda, pero cuando llegaron los patrulleros, los tres acusados se identificaron y dijeron que los que estaban en el quiosco los habían atacado. Por esa razón, a Escobar lo subieron herido al auto de la seccional y en ese momento, otro joven, Alejandro Acosta llegó y pateó la puerta del patrullero. Según figura en la querella, Acosta -quien también recibió fuertes golpes an la cara y en las costillas- les gritó a los policías para que llevaran a su amigo al hospital porque se estaba desmayando, tras lo cual también fue apresado.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados