p A DIFERENCIA DEL CHOQUE CON ESTUDIANTES ESTA VEZ NO PERDIO. EL EQUIPO MUESTRA UN FUTBOL POBRE, Y ENCIMA LAS INDIVIDUALIDADES NO RESPONDEN. AL GLOBO LE FALTO UN PLAN DE ATAQUE PARA GANAR.

G ustavo Alfaro anticipó durante toda la semana como iba a ser el partido que imaginaba plantearle a Boca. Vio lo que sucedió en la cancha de Quilmes donde Estudiantes le hizo un juego muy físico y áspero, al cual el equipo de Barros Schelotto decidió entregarse mansamente. Y anoche la historia fue muy parecida, el Globo decidió presionar a Boca en todos los sectores, no dejarlo pensar, ahogarlo y este equipo de Guillermo volvió a entregar la misma respuesta: una formación sin rebeldía, entregada a la fricción del rival y sin saber como responder a esa situación de juego.

Además de todo esto, Boca juega mal, muy mal. Detrás de la rotación y la variedad de jugadores está claro que Guillermo no encuentra a los once jugadores en los cuales confiar, y los que en otro momento podían enderezar las cosas gracias a su peso individual hoy está muy lejos de hacerlo, tal el caso de Pavón.

Huracán no escondió sus intenciones desde el comienzo mismo del partido. La misión número uno fue tapar a Fernando Gago y eso lo logró con facilidad. El volante volvía a jugar después de una dura lesión y de pelear contra la inactividad, y todo eso se notó mucho, especialmente en la poca claridad que tuvo para manejar la pelota. El déficit de Huracán estuvo en la otra parte del juego: la ofensiva, donde en el primer tiempo no pesó. Si a esto le sumamos un Boca absolutamente desarmando, sin ideas para salir de la presión; la primera parte fue decididamente insoportable.

No cambió mucho la historia en el complemento. Huracán si bien bajó la intensidad, siguió apostando a su plan de juego, ante un Boca que intentó cambiar la pobre cara del complemento, pero no fue muy distinto a lo que sucedió porque sus individualidades no aparecieron entonces como hoy la identidad del equipo está muy borrosa, la imagen que entregó fue pobrísima. Hubo chances, para los dos lados, pero más bien fueron aproximaciones que no cambiaron para nada un partido chato e insoportable. Una cabezazo de Mancinelli que se fue cerca no fue gol por poco.

Boca necesita cambiar urgente todo lo que está mostrando desde que arrancó el semestre si quiere tener un mejor futuro en la Libertadores y en este torneo que recién empieza; a Huracán con su intensidad le alcanzó para no perder con River y Boca, ahora veremos si puede dar un salto de calidad para empezar a ganar.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados