Los principales candidatos consagrados en la elección primaria pasada empiezan a delinear los recorridos que piensan transitar de ahora en más, y en los dos principales campamentos aseguran que habrá ‘cambios de marcha’, mientras se sopesa los detalles de la jornada electiva.

En el entorno del triunfador y flamante candidato del Frente de Todos, Axel Kicillof, están pensando en un cambio en la táctica discursiva, entienden que ha llegado el momento de retirarse de la discusión nacional, y económica, lo más posible, para el último tramo de la campaña.

Al mismo tiempo consideran que Kicillof debería involucrarse en persona en la negociación final de los distritos, principalmente en aquellos que hubo competencia interna. A nadie escapa que la multiplicación de listas en las primarias dentro de un mismo espacio moviliza y convoca, pero ese es el costado positivo; la competencia implica al mismo tiempo un distanciamiento de fracciones, en el seno de la fuerza, con lógicas e intereses contrapuestos.

El buen resultado electoral que obtuvo el Frente de Todos permite, hoy por hoy, al menos así lo entiende el primer círculo del candidato a gobernador, contar con algunos elementos de presión que ayuden a mantener la cohesión hasta la elección general de octubre, a pesar de las diferencias que se expresaron en la competencia.

Las competencias internas del FdT en su mayoría se dieron en distritos gobernados por Juntos por el Cambio, ahora hay que hacer el trabajo de reunificación que garanticen el resultado, no esas otras reunificaciones ‘declamativas’.

Para que la fuerza avance de manera compacta, la idea del peronismo bonaerense es establecer ya mismo un mecanismo de cohesión en la organización que resulta para muchos infalibles.

‘No habrá lugar en ningún lado para aquellos que se retiren del territorio’, explicó alguien que está ganando mucho espacio en el entorno del ahora candidato ‘de todos’. Sucede que en ocasiones similares las internas eran sostenidas desde terminales provinciales que luego cobijaban a los perdedores, el nuevo método que se aplicará implica que serán cobijados aquellos que continúen junto al candidato y den muestras de unidad, caso contrario no habrá puertas abierta en ningún lado; y el resultado provisorio indica que eso puede implicar que ‘efectivamente todas’ las puertas queden cerradas.

Para esto el candidato se dispuso a realizar reuniones individuales con los candidatos y precandidatos no hay por el momento una reunión colectiva programa; sólo encuentros particulares.

La idea, según informaron, es bajo perfil durante estas dos semanas, sin llegar al extremo de suspender la campaña como se entiende en Consenso Federal por estas horas. Mano a mano con dirigentes de locales Kicillof analiza las particularidades de cada distrito, donde se anduvo bien y donde no tanto; también hay análisis regionales y todo se procesará para la segunda parte de la campaña, el tramo final en el caso de la provincia.

Por la otra parte, en JxC ya desarrollaron el primer encuentro de gabinete ampliado nacional en el CCK y hubo mucho intercambio amplio. Ya habrían madurados algunas definiciones, la primera y principal es ‘despegar las campañas’, hasta aquí hubo como un único comando entre nación, provincia y ciudad. Esta ‘autonomía’ que estaría adoptando la campaña de la fórmula provincial respecto de la campaña nacional no implica, según se esmeran en aclarar, un desentenderse del destino de la fórmula nacional sino que simplemente se romperá un poco con esa idea de bloque compacto y se liberarán las partes.

¿Cómo se traduciría esto en término concretos? ¿Es lo que hay que hacer para ganar? Toda la dirigencia es consciente que la elección en provincia es más difícil de revertir que la elección nacional, que es de por sí muy difícil. Se entiende que liberando las partes se puede mejorar en todo.

En provincia está claro que el poco más del millón de votos de diferencia que hay entre Vidal y Kicillof en la tercera, los poco más de 500 mil que hay en la primera, hacen la diferencia de casi 1,6 millón de votos que es la diferencia total en la provincia entre ambos candidatos. Así que territorialmente está claro por dónde hay que ir.

Liberar a las partes en lo comunicacional, en ese escenario, tiene su correlato en la boleta sábana oficialistas. El ejemplo práctico sería la primaria en el distrito de San Miguel donde Macri y Vidal pierden, pero el intendente Jaime Méndez se impone con comodidad.

En términos porcentuales, la elección en aquel distrito del oeste se dio con 31 % Macri, 35 % Vidal y 46 % Méndez; en un principio se pensó que se ‘escondía’ a la fórmula presidencial que era la que supuestamente tira para abajo, pero en rigor no se trata de eso, se trata de ‘liberar la boleta para que tire desde cualquier lado’, afirman los defensores de la táctica, y aclaran, ‘si te fijas bien el 31 % de Macri no es tan malo’, si se compara con el 21 % de Malvinas Argentinas o el 26 % de Hurlingham; incluso con el 33 % que obtuvo la fórmula presidencial en Morón, donde las propuestas locales no aplicaron la táctica plenamente como se pretende hacerlo ahora.

Todo esto se está discutiendo al mismo tiempo que se intenta despegar a Vidal de la realidad económica, para bien o para mal, la gobernadora no tiene esa responsabilidad y ‘la pobre Vidal’ está pagando el costo del enojo o castigo por esa realidad.

Por allí pasan los debates en las varias reuniones que se desplegaron en Vicente López, distrito que se ha bautizado como la capital de JxC. ‘No nos podemos perder a Vidal’ exclamó el jueves último el presidente del bloque de diputados provinciales Maxi Abad, en un plenario de radicales bonaerense, completando la posición que el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, que se lamentó ‘es increíble que haya más votos de Axel Kicillof que de María Eugenia Vidal’.

Todo está por verse, en principio, en JxC se convocan para el próximo miércoles 21 a todos los candidatos a intendentes. La juntada será en la Republica de los Niños ubicada en la localidad de Manuel B. Gonnet, hasta allí se llegarán los 69 jefes comunales del oficialismo, muchos de los cuales no fueron favorecidos por los resultados electorales de cara a las generales, también estarán los 66 candidatos a intendentes en territorios dominados por opositores.

El encuentro servirá para terminar de delinear la estrategia electoral, redireccionar el mensaje y, por supuesto, hacer una autocrítica. Por el lado de Consenso Federal la actividad prácticamente se paralizará; habrá alguna que otra declaración mediática pero no raid de campaña. El punto central del análisis que se practica en el espacio es como aprovechar el momento de adversidad que se vive en JxC. Surge un problema en la provincia de Buenos Aires y en el conurbano en particular, los resultados obtenidos en las primarias no logran hacer pisos para ingresar en los repartos de bancas, ya sea en el ámbito local, como el seccional, lo cual es un problema a la hora de sumar voluntades en los distritos, a pesar de la multiplicación de lista que expusieron en muchos distritos. La adversidad también está entre ellos.

Competencias

Las competencias en las PASO de mayor interés estuvieron en el FdT, lo habíamos adelantado. Una táctica del espacio triunfador que tuvo doble efecto, sirvió para legitimar los ahora candidatos o candidatas y, además, para sumar volumen de votos, algo que se pondrá en observación en la elección general de octubre. La interna de JxC de Merlo, entre Juan José Gómez Centurión y David Zencich, se destacó dentro del conurbano en el oficialismo provincial, que evitó en la negociación política previa presentar competencia en la inmensa mayoría de los distritos, una factura que algunos dirigentes pasan hoy a la conducción.

Finalmente, aquí se impuso David Zencich, pero el dato de la elección no fue ese sino el escaso 18 % obtenido por el espacio entre ambos candidatos y la envergadura y la contundencia de la victoria del intendente Gustavo Menéndez en la competencia que se dio en el FdT. 100 mil votos de diferencia le sacó Menéndez a Raúl Othacehe.

Entre otras disputas del FdT estuvo la que se dio en el distrito de Ezeiza, entre al actual intendente Alejandro Granados y Luis ‘Colo’ López, que concitaron la atención del 60 % del electorado y se lo dividieron de asimétrica forma. Granado 93 y López 7, sonó a pase a retiro. En Florencio Varela, Andrés Watson, actual jefe comunal, atendió en términos similares a Lucio Berón que osó competir con lista propio en la primaria del FdT. Alcanzó el 5,33 %, contra el 94,66 % de Watson.

En Morón el precandidato a intendente Lucas Ghi, un aliado del peronismo local, festejó por partida doble, no sólo venció al peronista Oscar Solito Sayago en la primera de manera inapelable, 96 a 3 %, sino que además entre ambos lograron 16 mil votos más que la lista única de JxC que encabezó el actual intendente Ramiro Tagliaferro.

El de Morón no fue el único caso de festejo por partida doble. En el distrito gobernado por Néstor Grindetti, Lanús: el FdT definió la candidatura a intendente entre cuatro precandidatos, a saber, Edgardo Depetri, Agustín Balladares, Víctor De Gennaro y Verónica Dell Anna. El ganador fue Depetri con el 45 % de los votos que obtuvo el espacio, pero la suma de los cuatro competidores superó la cosecha que realizó el intendente Grindetti en 40 mil votos. Lo mismo sucedió en Quilmes. En este distrito que gobierna Martiniano Molina de JxC, el FdT presentó a cinco precandidatos, Mayra Mendoza, Francisco ‘Baba’ Gutiérrez, Matías Festucca, Roberto Gaudio, Luis Bratti y Alejandro De Fazio. Se impuso la camporista Mendoza que sacó 10 mil votos menos que Molina. El FdT sumó el 51 % del electorado y JxC el 30 %.

En el distrito gobernado por Diego Valenzuela de JxC, Tres de Febrero, cinco precandidatos a intendentes del FdT pugnaron por la candidatura a jefe comunal: Juan Debandi, Roberto Orellana, Silvina Ayus, Gustavo Torres y el moyanista Octavio Arguello. El candidato ahora será el actual diputado provincial identificado con La Cámpora, Debandi, y como antecedente para la general el FdT sumó 15 mil votos más que JxC.

Zona norte

El voto entre los intendentes de zona norte fue el siguiente: Zamora (Tigre) 52% Andreotti (San Fernando) 58% Macri (Vte Lopez) 54 % y Posse (San Isidro) 40 % y. Zamora y Andreotti lograron incluso mas corte a favor que los candidatos provinciales. En San Isidro, Posse fue castigado por mas de 30000 votos ( 20 %) que le cortaron boleta. Hubo una gran elección en ese distrito del vecinalismo de Convocación que, con la boleta sola, saco 42800 votos.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados