La talentosa escritora Judith Mendoza-White vive en "dos mundos", según ella misma asegura. Es que nació y creció en Bragado, y vivió en Buenos Aires, pero hoy está instalada con sus marido y su hijo (ambos australianos) en Sydney.

Acaba de presentar “Cuando pase la lluvia” (Emecé), una novela histórico-romántica que también conjuga dos mundos o dos épocas. En la Buenos Aires de 1828, Mercedes Saavedra, joven de la aristocracia porteña, se enamora del prometido de su hermana y desencadena un escándalo que debe acallarse a cualquier precio. La Buenos Aires contemporánea es el escenario de la lucha de Cecilia, con un penoso desorden alimentario, difíciles lazos personales y una tortuosa dependencia del hombre equivocado. Las vidas de ambas mujeres se entrelazan a través de los siglos y reflejan su lucha por sobreponerse a los errores, desandar caminos y descubrir su verdadera identidad, oculta bajo pesados mandatos familiares y sociales.

En una cálida charla, Judith nos contó detalles de su nueva obra, su forma de vida en dos países, su intención de ser considerada una escritora bilingüe, por qué incluyó el tema del trastorno alimentario en la novela y sus sensaciones sobre la lucha del movimiento feminista.

Me interesa lo que digo y cómo lo digo, la cadencia y el sonido de las frases”, dijo la autora en el inicio de la charla, y siguió relatando en detalle su última obra. La recibió en mano de parte de la editorial justamente un día de lluvia en Buenos Aires, lo que le dio especial sentido al momento y a las selfies que capturó ese día en la ciudad en la que vivió 14 años (desde sus 18) y a la que siempre vuelve. “Cuando pase la lluvia detalló es una novela que está situada en dos épocas. Una es en el siglo XIX, en Buenos Aires colonial, y la otra en el siglo XXI. Las protagonistas son dos mujeres que tienen una historia que se une por una conexión que se da a través de un diario escrito por la protagonista del tiempo más reciente, y que va a ayudar a la otra a ver cuestiones de su propia vida. Ambas están apresadas. La de la época colonial, por los mandatos de una sociedad patriarcal, que considera a la mujer un objeto de compraventa que pertenece al padre o al marido. En el siglo XXI, en el que las mujeres tienen otro tipo de libertades, la protagonista vive atrapada por mandatos que ella misma se creó. Por una relación con un hombre equivocado, por un problema alimentario como la bulimia y por una madre muy dominante. Ella podría ser libre, pero no lo advierte. La pregunta que se hace es si puede desandar el camino y reescribir la historia. En parte, el foco de la novela es ese. Hasta qué punto somos dueños de nuestro destino o forjamos nuestra propia historia”.

El feminismo, la bulimia y el amor: son ejes de la obra. “Tiene un dejo feminista, sin ser feminista en el máximo sentido de la palabra sino de la igualdad que se busca. Igualdad de oportunidades. Trata el tema de hasta qué punto las mujeres se encuentran atrapadas y cómo es cuando ellas mismas se arman esas trampas”, señaló Judith, quien además agregó: “En las dos mujeres, los amores que eligieron son una trampa. Tienen que escapar para lograr ser ellas mismas. La historia de Cecilia en cuanto al amor está vinculada con la de una persona que conozco y que me inspiró, pero que no voy a revelar quién es, por supuesto. El resto es pura ficción”. Enseguida reveló una intimidad, al expresar: “Es una situación muy penosa, que una no puede compartir. El tema la bulimia es la única parte autobiográfica de esta novela. Yo tuve un problema alimentario durante muchísimo tiempo. Como conocí muy bien lo que es estar atrapado en un desorden alimentario durante mucho tiempo, quise reflejarlo en un personaje. Igual, eso es lo único que tiene de mí. No se parece a mí, pero sí en eso, que es un tema actual y candente. En la lucha de Cecilia por vencer a ese desorden alimentario creo que también puede ayudar a demostrar que se puede salir de eso. Aunque el libro no fue creado con ese objetivo, creo que ver cómo alguien lo superó, puede ayudar a quien lo padece. Muchas lectoras ya me comentaron el libro les generó una inspiración al cambio. Viví una situación muy triste. Era un secreto. Yo tenía una doble vida que nadie conocía. Cuando conozco mujeres que la pasan, siento mucha pena y la necesidad de decirles que se puede salir”.

En el inicio mismo de la novela se advierte una oportuna y precisa descripción, por ejemplo, en las tiras del camisón de Mercedes. Contar la vida familiar y detalles de dos siglos atrás necesitó investigación. “Fue muy interesante investigar cómo era el modo de vida del siglo XIX: cómo se vestían, qué comían, cómo eran las sobremesas, los viajes”, manifestó la escritora bragadense.i

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados