Trabajadoras se concentraron ayer en el cruce con la Ruta 197 para mostrar las situaciones que sufren las empleadas por parte de sus patrones en el lugar, además de rechazar el “ajuste”.

T rabajadoras de la cooperativa gráfica Madygraf, junto con docentes y estudiantes universitarias se concentraron ayer en el cruce de la Avenida Nordelta y Ruta 197 para denunciar las situaciones de maltrato y discriminación que sufren las empleadas domésticas por parte de sus empleadores.

En la protesta, que comenzó al rededor de las 15, se arrimaron una docena de manifestantes, quienes repudiaron las agresiones que padecen las empleadas en sus puestos de trabajo, mientras que rechazaron el “ajuste”.

Entre los agravios, las trabajadoras denunciaron que los vecinos y sus empleadores las acusan de tener “mal olor” y hasta llegaron a decir que, sobre aquellas que provienen de otros países de Sudamérica, “traen el dengue” al país.

“El sentido que tiene esta manifestación que estamos haciendo es una demostración de fuerza de la juventud de los trabajadores, que nos queremos organizar de verdad, nos queremos organizar contra el ajuste y contra la violencia que padecen las compañeras, por eso estamos acá”, declaró una integrante de la Comisión de Mujeres de Madygraf, María de los Angeles Prett.

Por su parte, la manifestante dejó en claro que el ajuste golpeó fuerte a la clase obrera, sobre todo al sector de las mujeres.

“Nosotros consideramos que la lucha de las compañeras de Nordelta es nuestra lucha y esta es la única forma de poder demostrar la fuerza que tenemos los trabajadores”, disparó Prett. Sobre esto, la presidente del Centro de Estudiantes de la Universidad Nacional del General Sarmiento, Belén Torres, explayó: “Necesitamos aliarnos a todos los sectores que están peleando, como las trabajadoras del Nordelta, que son nuestras hermanas de clase, son nuestras madres. Muchas de nosotras, las jovenes, tenemos madres, primas y hermanas que son empleadas domésticas y sabemos lo que viven en carne propia”.

“Sabemos la increíble discriminación y humillación que ellas padecen en estos lugares”, agregó la manifestante, quien llamó a la “unidad” entre todos los trabajadores.

En noviembre pasado las trabajadoras habían realizado un corte de calle debido a que las combis de la zona no quieren llevar al personal doméstico con los residentes del barrio, llegando a presentarse en el Concejo Deliberante de Tigre un proyecto de ordenanza para que pueda ingresar el transporte público a Nordelta, que de ser promulgado, autorizaría a la Línea 723, de la empresa UTENOR S.A., para que entre al predio.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados