En los últimos diez sacó la ventaja para ir tranquilo a Brasil
Con el último aliento. En el final. Como no podía ser de otra manera. Así ganó Estudiantes, por dos a cero, el partido de ida de los Octavos de Final frente a Goiás. Porque después de mucho buscarlo, en los últimos diez minutos, con los goles de Diego Galván y José Luis Calderón, el Pincha sumó una buena diferencia para viajar con otra tranquilidad a Brasil. El partido empezó a todo ritmo, porque Goiás exhibió su intención de defenderse con la pelota, sin meterse atrás, mientras que el Pincha salió a jugar con el cuchillo entre los diez, tratando de afixiar la salida del rival. Y a los dos minutos, tras el primer tiro de esquina para el local, el rebote le quedó al Principito Sosa (figura del juego), quien hizo la diagonal de derecha a izquierda, juntó a tres defensores brasileños, y sacó un zurdazo bárbaro, que obligó a una brillante volada de Harlei. El uno alcanzó a desviar el balón, que terminó golpeando, después, en el travesaño. El dominio del Pincha, en ese primer tiempo, fue total. Y el conjunto brasileño, casi ni visitó los dominios de Martín Herrera, pues sus intentos morían en la barrera que colocó Estudiantes en el medio, gracias a la gran dinámica de Braña, Huerta y hasta el propio Gelabert. Los de Burruchaga encerraban a Goiás contra su arco, pero desnudaban sus falencias para resolver las acciones de peligro. Por ejemplo, a los 20 minutos, Pavone desbordó por izquierda, Calderón no pudo conectar el balón en el primer palo, y Braña se lo perdió entrando por atrás. Hubo más para el Pincha, a los 24 minutos. Alayes probó desde afuera y Harlei respondió a medias, dando rebote. Cuando el mismo iba a ser capitalizado por Pavone, le cobraron posición adelantada, en uno de los pocos errores de la terna arbitral chilena. Siete minutos después, Sosa remató desde afuera, y el arquero la mandó al tiro de esquina. Y el uno volvió a mostrar sus reflejos, al contener el balón tras una chilena de Marcos Gelabert.
ANGUSTIA Y DESAHOGO
En el complemento los de Burruchaga se fueron quedando sin explosión, sin cambio de ritmo, y el técnico se vio obligado a mover las piezas, mandando a la cancha a Carrusca, para que pudiera asociarse con Sosa en la gestación del juego ofensivo, y a Lugüercio, que esta vez no pudo ponerse el traje de “salvador”. Y más tarde, llegó el turno de Diego Galván, quien iba a tener en su poder la llave para iniciar el camino hacia el triunfo. Y otra vez, en diez minutos, el Pincha liquidó el pleito, aprovechando que Goiás se quedó con nueve, por dos expulsiones. El primer golpe fue de Diego Galván, quien recibió un pelotazo de Angeleri, paró la pelota con de pecho y la puso junto al palo. Y después, llegó el penal sobre Ayales, que Calderón transformó en el dos a cero, para que Estudiantes viaje a Brasil con su ilusión de seguir en la Copa, porque sacó una buena diferencia y encima terminó con el arco invicto, que toma un valor extra por la ventaja de los goles de visitante.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados