Partidos como el que ayer embolsó Guillermo Coria son poco habituales, teniendo en cuenta lo que ocurrió previo al desenlace por todos conocido. Los cuatro match points que levantó el Mago y haberse recuperado y salido a flote tras estar en el fondo del mar, léase set abajo, con todas las de perder (0-4 y 1-5 en el segundo), incluso el francés sacó tres veces para partido (5-2, 5-4 y 6-5), son dignos de elogio. E inolvidables. Se trata de victorias que tonifican, capaces de cambiar estados de ánimo, pero que por sí solas valen nada más que el paso a la siguiente ronda. Para que se transformen en hitos, tienen que venir acompañadas de “algo” más. Por ejemplo, que hoy dispare una transformación, como la de Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Que ante Nicolas Kiefer reaparezca el Coria luchador, que hace un culto a la defensa esperando el momento justo para pasar al contragolpe, asestando a su rival una estocada a fondo, que lastime. Y que nunca se olvide de su “magia”. Coria necesita sumar triunfos, tanto, como confianza. Le urge borrar de su mente el negativismo de las dobles faltas. Tiene que mostrarle las uñas a su ocasional adversario, ganando el respeto que perdió. Si logra ir escalando en la difícil carrera hacia la recuperación, le habrá sacado jugo y hará histórico su triunfo de la víspera. Caso contrario, si retorna ese espejismo del jugador que alguna fue, echará todo por tierra. Y será una pena.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados