“Es una grata sorpresa y un reconocimiento para mantener viva la memoria, la verdad y la justicia” del religioso, manifestó el secretario de Derechos Humanos de La Rioja, Délfor Brizuela.

L a próxima beatificación del ex obispo de La Rioja monseñor Enrique Angelelli representa un “reconocimiento para mantener viva la memoria, la verdad y la justicia”, destacó ayer el secretario de Derechos Humanos de esa provincia, Délfor Brizuela.

“Es una grata sorpresa y un reconocimiento a lo que siempre hemos bregado y luchado a través de la Iglesia universal y también desde otros ámbitos para mantener viva la memoria, la verdad y la justicia por Angelelli”, dijo Brizuela, un ex sacerdote que desempeño tu tarea pastoral en Chamical.

El papa Francisco autorizó el viernes pasado la publicación del decreto por el cual se beatificará a Angelelli, los sacerdotes Carlos Murias y Gabriel Longeville y el laico Wenceslao Pedernera, todos ellos asesinados en 1976 por la dictadura militar, informó el obispo de La Rioja y vicepresidente segundo del Episcopado, Marcelo Colombo.

“Es fruto de mucha lucha y perseverancia de la propia Iglesia. En principio, era un grupo pequeño que sostuvo siempre la idea del asesinato y hoy se confirma que quienes los persiguieron y los mataron, lo hicieron por odio a la fe manifestada en sus predicas y en su trabajo pastoral”, dijo el funcionario.

Brizuela destacó también las “intensas gestiones” del actual obispo Colombo “para que esto sea posible y no quedara solamente en lo declarativo” y sostuvo que “su aporte fue fundamental”.

Por su parte, el actual párroco de Chamical, Carlos Baigorrí, dijo que el anuncio que dio el viernes la iglesia de La Rioja “confirma lo que los riojanos creyeron desde un principio: que Angelelli fue un mártir y que dio la vida por su pueblo”.

“Este proceso de beatificación es un reconocimiento a la opción que hizo Angelelli por el pueblo empobrecido. Desde el día que llegó a La Rioja expresó un profundo cariño por el pueblo y por eso se metió en el corazón de toda la población”, señaló Baigorrí, al recordar el momento en que “el pelado Angelelli” asumió su ministerio como obispo en la provincia.

Desde Chamical, ciudad donde pocos días antes del asesinato de Angelelli murieron también asesinados los curas Murias y Longeville y el laico Pedernera, Baigorrí explicó que la evangelización para este grupo de religiosos “tuvo una impronta transformadora y liberadora”.

El 18 de julio de 1976, los padres Carlos de Dios Murias, un sacerdote franciscano argentino, y Gabriel Longueville, francés, fueron secuestrados y trasladados a una base aérea. Allí fueron interrogados, torturados y asesinados.

Sus cadáveres, acribillados por balas, fueron descubiertos dos días más tarde.

El 4 de agosto de 1976, Monseñor Enrique Angelelli, obispo de La Rioja, de regreso de una misa en homenaje a los dos religiosos muertos, sufrió un accidente de tráfico.

Aunque al principio fue calificado como “accidente de circulación”, en 2014 fue reconocido como asesinato y su responsable fue condenado a cadena perpetua.

Poco antes de su muerte, Angelelli había recibido amenazas de muerte a raíz de su actividad en defensa de los pobres.

El laico Wenceslao Pedernera se instaló en los años 1970 entre los trabajadores pobres del campo argentino.

Este padre de familia formó, junto a los miembros de una cooperativa agrícola, una comunidad que giraba en torno al trabajo y la plegaria.

El 25 de julio de 1976, un grupo de hombres enmascarados le disparó. Murió pocas horas más tarde en el hospital.

Al reconocer el martirio de estas cuatro víctimas de la junta argentina, la Santa Sede afirma que murieron por “odio a la fe”, aunque la dictadura militar en Argentina se reivindicaba en defensa del cristianismo.

La declaración del “martirio” es decisiva para la beatificación, ya que entonces no es necesario reconocer un milagro, por lo que ahora se tendrá que decidir la fecha para la ceremonia en la que serán proclamados beatos.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados