Después de la gran controversia de una semana atrás, alcanzaron un acuerdo para que sigan las sesiones virtuales en la Cámara de Diputados. Pero eso sí, los proyectos conflictivos (léase reforma judicial) se tratarán en sesiones presenciales a realizarse en un estadio.

Luego de la controversia con escándalo que se desató en la última sesión de la Cámara de Diputados, el oficialismo y la oposición acordaron un nuevo protocolo que regirá por un mes y que incluirá mudar el debate y votación de proyectos complejos a un estadio a determinar, en tanto que los temas que no generen disenso continuarán tratándose bajo el esquema de sesiones mixtas con mayoría de legisladores conectados de forma remota.

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, encabezó la reunión de Labor Parlamentaria en el Salón de Honor y le dio el visto bueno a la continuidad del régimen de sesiones mixtas, pero cediendo a la condición que planteaba Juntos por el Cambio de que a requerimiento de un número especial de al menos 10 diputados se incorpore una lógica de presencialidad para el tratamiento de proyectos conflictivos como la reforma judicial y el Presupuesto.

No obstante, dichas sesiones también serán mixtas, ya que se permitirá que aquellos legisladores que pertenezcan a grupos de riesgo y aquellos que no puedan viajar a Buenos Aires participen a distancia.

La Presidencia de la Cámara de Diputados estima que existen entre 90 y 95 diputados que pertenecen a grupos de riesgo, con lo cual en las sesiones donde primará la presencialidad habrían más de 160 legisladores presentes.

Las sesiones sobre proyectos que no generen controversia seguirán bajo el formato virtual, con un máximo de 47 diputados en el recinto y el grueso mediante el sistema telemático.

En tanto, el funcionamiento de las comisiones seguirá siendo virtual para todo tipo de leyes, de manera tal de evitar el traslado de diputados a Buenos Aires todas las semanas. Durante la reunión, según pudo saberse, no se habló sobre el amparo judicial que había presentado Juntos por el Cambio el lunes pasado para impugnar la sesión que el oficialismo llevó adelante junto a otros bloques de la oposición, sin el consentimiento de Juntos por el Cambio.

En esa sesión, la principal bancada opositora acudió al recinto con 94 legisladores con el justificativo de que el protocolo de sesiones virtuales estaba vencido desde el 7 de agosto.

En la reunión de ayer, el clima fue mucho más cordial entre el oficialismo y Juntos por el Cambio, y se pudo arribar a una solución de común acuerdo y sin agresiones. Allí, Massa habría comentado que el tratamiento de la reforma judicial tendrá un cronograma de audiencias que insumirá al menos seis semanas, con lo cual el protocolo con vigencia de un mes deberá ser necesariamente prorrogado para poder llevar adelante la sesión.

Juntos por el Cambio pedirá que tanto la reforma judicial, como el Presupuesto y el proyecto sobre movilidad jubilatoria sean tratados presencialmente en otro ámbito más grande al del recinto de la Cámara baja, en tanto que hay dudas respecto del proyecto que crea la contribución extraordinaria a las grandes fortunas, dado que hay varios legisladores del interbloque presidido por Mario Negri dispuestos a acompañarlo.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados