Una buena educación es fundamental para la mascota, pero es bueno tener en cuenta algunos aspectos, como por ejemplo los "refuerzos positivos", las correcciones instantáneas que permitan entender al perro, evitando los castigos y el maltrato que no conducen a nada.

La educación de un can es una parte fundamental dentro de la socialización que se va logrando a medida que el animal se acostumbra a las normas y costumbres del hogar.

En ese sentido, los expertos en educación hablan de refuerzos positivos y negativos durante todo el proceso. Martina Alcázar, etóloga especializada en el estudio de la conducta animal, advierte que “debemos trabajar cada vez más sobre los refuerzos positivos para educar a nuestros cachorros. Basar todo en los castigos genera que se despierten sentimientos de angustia, miedo y agresividad”.

Existen ejemplos concretos de educación positiva: “El más común es cuando se debe decidir cómo explicarle a nuestro cachorro que no debe orinarse dentro de la casa. La mejor terapia para sobreponerse a esto es trabajar sobre los aspectos positivos y sacarlos a pasear más seguido, agradecerle cada vez que orine fuera de la casa e incluso comenzar a calcular tiempos para tener determinada la frecuencia de cada cuánto tiempo hay que sacarlos a pasear”.

Los refuerzos positivos tienen un justificativo científico: “La condición humana es muy distinta a la de un perro. Hay numerosos estudios científicos que no han podido demostrar que los canes puedan asociar hechos que sucedan en diferentes momentos. Esto se relaciona fundamentalmente con los castigos que se establecen al animal una vez que se arriba al hogar y el cachorro ha realizado alguna travesura. Si llego y lo empiezo a retar por algo, el can no va a entender y poder decodificar por qué está siendo castigado”. Luego, agrega: “Algunas personas sostienen que los perros sí saben a qué se refiere el dueño porque bajan la mirada y las orejas cuando se sienten culpables. Sin embargo, eso es completamente falso ya que las señales que el perro está emitiendo en ese momento están relacionadas sólo con la angustia y tristeza que les generan los regaños de parte de su dueño”.

Trabajar con refuerzos positivos en el mismo momento es lo que la especialista recomienda: “Las correcciones debe ser instantáneas. Se debe evitar el maltrato físico y sólo dejarlo en sonidos y gestos con la intención de que el animal entienda que hizo algo que no se quiere que repita o que está sucediendo en ese preciso instante”.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados