p EL ARQUERO DE BELGRANO CUMPLIO UNA FANTASTICA ACTUACION. FUE EL GRAN RESPONSABLE DE QUE EL EQUIPO DE GALLARDO TERMINARA, POR TERCERA VEZ EN LO QUE VA DE LA TEMPORADA, SIN MARCAR GOLES. UNA PREOCUPACION.

U n partido definido por los números: el cero del marcador, consecuencia de los 10 puntos que coronaron la actuación de César Rigamonti. Récord de Franco Armani con 800 minutos sin recibir goles, 12 corners a favor (uno en contra) y tercer partido de River sin marcar goles, detalle que queda en lo más alto del análisis de este presente millonario.

El ADN del partido no tardó en quedar determinado: River como principal protagonista y Belgrano, con el papel de extra, de ésos que tienen poca participación y casi ninguna línea de diálogo. Por eso, el juego se transformó en un monólogo representado por el equipo de Gallardo que parecía ensayar en cada ataque la manera en que llegaría anotar el primer gol.

Pero esa sensación se fue desvaneciendo con el correr de los minutos, en especial porque las situaciones claras de gol de River no eran proporcionales con su indiscutido dominio del territorio y del balón. Juanfer Quintero era el más activo dentro de un esquema que, sin Scocco, mutó en favor de un 4-4-1-1 que le quitó al equipo algo de peso dentro del área. Así y todo, Pratto tuvo una muy clara que tapó Rigamonti y un mal despeje de Luna que pegó en el palo. Todo era de River, menos la explosión y los goles, ante un Belgrano que perdía muy rápido la pelota y casi no cruzaba la mitad de la cancha; de hecho, su único tiro al arco en esa primera parte lo realizó Matías Suárez desde el círculo central, tratando de sorprender a un Armani adelantado en su único sobresalto.

Cuando arrancó la segunda parte, Gallardo le mandó más compañía a Pratto con el ingreso de Rafael Borré, y aunque las características del juego se mantuvieron con River como amo y señor de las acciones, Belgrano tuvo la más clara de la noche en una réplica que manejó bien Brunetta sobre la izquierda, pase para Matías Suárez quien escapó mano a mano tras un flojo cierre de Ponzio, pero el cordobés adelantó mucho la pelota y Armani, con su credencial de gigante en la mano, se tiró de cabeza para tocar por primera vez la pelota con una atajada bárbara.

River volvió a la carga y Luna, en otro mal despeje, volvió a estrellar un balón contra el palo de Rigamonti (en este caso el travesaño) y, un rato más tarde, el arquero se lució manoteando al corner un cabezazo bombeado de Pratto. Y Hubo más: un zurdazo de Quintero fue desviado por Rigamonti en otra gran respuesta del uno celeste que, a esa altura, ya era la figura de la cancha, cosa que confirmó sobre la media hora con un atajadón ante un cabezazo -también en contra- de Lértora, una doble tapada ante Borré y un magnífico tiro a colocar de Enzo Pérez que desvió con una mano.

Un tarea perfecta del arquero de un Belgrano que se lleva un premio exagerado ante un River que bate récords, pero todavía no puede festejar goles ni sonreír.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados