El clásico en el Bosque terminó sin vencedores ni vencidos. El miedo a perder pudo más que la ambición y así, el Lobo y el Pincha le dieron forma a un 0 a 0 para el olvido. Casi no patearon al arco y aburrieron a propios y extraños.

A mano. Mucha expectativa pero pocas nueces en el saco del clásico platense. Gimnasia y Estudiantes quedaron en deuda con un espectáculo que terminó siendo pobre y sin emociones. Porque no hubo goles, pero no fue por eficacia de arqueros o defensas, sino porque no se esforzaron mucho por generar las condiciones necesarias para quebrar la igualdad con la que los dos se sintieron conformes desde el arranque.

Pelearon mucho en la mitad de la tarde. Algunas fricciones, muchas imprecisiones y casi ninguna aproximación seria a los arcos. De un tiro libre de Alemán le cayó la pelota a Alderete quien, de media vuelta, sacó un remate desviado; sobre el inicio del complemento Tití Rodríguez sacó un zurdazo frontal que se fue ancho y, un rato después, Bonifacio apareció libre por la derecha y sacó un centro rasante que no alcanzó a conectar Barrales. Esas fueron las tres llegadas más serias de un partido mucho más peleado que jugado.

De hecho, los arqueros casi no tuvieron participación; Martín Arias apenas fue exigido con un tiro libre débil de Gastón Giménez que le rebotó en la manos. Andújar, sólo observó el juego y vio pasar una media vuelta de Pereyra que se fue cerca, en la única llegada del Lobo de la segunda parte.

Dentro de ese contexto apretado y sin claridad, con Rinaudo y Braña como los que más entraban en juego, todo se fue haciendo deslucido y chato. Los técnicos buscaron variantes pero con el mismo libreto con que se jugaba: Bernardi sacó a Melano para que no lo expulsaran; Sava movió piezas pero sin encontrar soluciones.

Así avanzó el partido en su tramo final, entre características ásperas que hacían imposible imaginar que uno de los dos festejara. El cansancio incrementó las infracciones y, en el fragmento final, Alderete vio la segunda amarilla y Gimnasia jugó los últimos cinco minutos con diez. Ni ese detalle envalentonó a Estudiantes para buscar el premio de los tres puntos por los que ninguno de los dos hizo méritos. El cero a cero se acomodó perfectamente a las escasas ambiciones de dos que dejaron en claro que había que ser brujo para meter un gol en el Bosque... pero Verón ya no juega y al otro no lo dejaron entrar.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados