La música de la ciudad agita un movimiento que rescata y, con muy distintas estéticas, actualiza el glorioso género. La actividad se hace visible a traves de espectáculos barriales y al alcance de todos que reúnen a decenas de músicos de las nuevas camadas.

Por Pablo Vázquez

El tango, ese milagro, vuelve a amasar desde abajo, desde la entraña popular, un nuevo movimiento que hierve todos los días, pero que adquiere visibilidad en los festivales independientes, autogestionados por los músicos, que surgen y crecen desde el comienzo de la década.

El fenómeno de los festivales comenzó de manera casual o, mejor dicho, a raíz de una situación externa a los organizadores, pero que en tanto músicos, los involucró: la ola de clausura, dos años atrás, de boliches donde los grupos, solistas y orquestas solían tocar. “El Festival de La Boca -cuya tercera edición arrancó el jueves y finaliza hoy- nace por la clausura momentánea de Malevaje Arte Club, de aquí del barrio y que hoy es una de las sedes del encuentro -recuerda Pablo Bernaba, bandoneonista de Quinteto Negro La Boca-. En aquel momento había una política del gobierno de la Ciudad, que ahora por suerte se dejó de lado, de cerrar este tipo de espacios. Hubo protestas y movilizaciones no sólo de gente del tango sino también de otros géneros que salieron a pelear por sus lugares de trabajo. Por ese motivo al grupo y a vecinos se nos ocurrió hacer el festival. Queríamos redoblar la apuesta, llevando el tango a distintos lugares del barrio”. Lo mismo ocurrió con el Festival de Tango de Valentín Alsina, que organiza Quiero 24 en la localidad del Sur del Conurbano y tuvo su segunda edición la semana pasada. El cantante del conjunto, Cristian El Cholo Castelo indica que “nosotros ya veníamos organizando encuentros aislados en el barrio y decidimos hacer un festival porque en 2010 clausuraban lugares como loco”. Igual que en el caso de Quinteto Negro, en la génesis no estuvo al margen una actitud desafiante: “Dijimos, vamos a hacer un festival, y que nos clausuren...”.

Se nota que la cuestión barrial es un rasgo fuerte de los festivales, como incluso apunta Gabriel Bartolomei, violinista y compositor de La Vidú, que como integrante de la Unión de Orquestas Típicas participa en la organización del Festival de Tango Independiente, que no busca un arraigo geográfico específico porque se desarrolla en la Ciudad de Buenos Aires, algunas provincias y el año próximo hasta tendrá una sede en Montevideo. “Hay varios festivales que tienen que ver con la identidad del barrio, porque si bien convocan a músicos de otras zonas también miran lo que hay en casa y les dan un lugar de expresión a los músicos del lugar”, dice Bartolomei, de la típica de Florencio Varela. Por su parte, el barrio está en el centro de la propuesta del Festival de la República de La Boca, como se llama oficialmente. “Buscamos la identidad del festival a través de los actores sociales del barrio -apunta el compositor Bernarda-, por eso en algún momento una de las sedes era Bomberos y, ahora entre los lugares representativos está el museo de la cancha de Boca”, donde se escucha tango rodeado de gigantografías de glorias del club como Rojitas o Riquelme. El músico y compositor agrega que “La Boca fue cuna del arrabal y el tango, pero después quedó desplazado y nosotros intentamos retomar esa parte de la historia”.

La variable del barrio va de la mano de la idea de acercar el tango en vivo a los vecinos. El grupo de música de carnaval porteño Los Garciarena realiza un festival mensual, al que le queda la fecha de diciembre. Martín Pitu Frontera, integrante de la murga de Parque Patricios Zarabanda Arrabalera y bandoneonista de Los Garciarena, explica que “decidimos hacer una movida de música de tango porque acá hay milongas, pero no lugares donde la gente pueda acceder a escuchar tango”. Añade que “creemos que los festivales son una manera de recuperar la cultura popular y en nuestro caso, que pertenecemos al carnaval, de apuntar a la convivencia de las distintas variantes de la música ciudadana”.

Castelo, desde Lanús, afila un dato extra respecto al tema barrial. El fenómeno de los festivales, comenta, “es más del Sur, de Almagro, Boedo, Barracas -inaugura el jueves-, Valentín Alsina, La Boca... y los músicos que participamos somos generalmente de esta zona, mientras que en el Norte se dan más las peñas con cantores, que -aclara por si acaso- está bien porque también es tango”.

Héctor Esquivel, guitarrista del quinteto con cantor Mal Llevado, aporta un punto clave, en el que coinciden todos los entrevistados: la falta de competencia entre los grupos. “En el ciclo que hacemos nos damos el gusto de tener expresiones artísticas de alto vuelo, incluso de nivel mundial”, dice. Todos los viernes desde mitad de año, Mal Llevado protagoniza junto a un invitado un ciclo en el bar céntrico Miscelánea por el que pasaron Derrotas Cadenas, Los Primos Gabino, Quiero 24, Juan Serén, Dúo Púa Abajo, Garufa de Constitución, Chino Laborde o el bandoneonista del grupo de Tata Cedrón, Miguel López, quien se presentó con guitarra eléctrica y los cuentos de Juan Jasela. Queda una sola fecha, en la que participará el pianista y miembro fundador de El Arranque Ariel Rodríguez con su Cuarteto Decarísimo. “Algunos de los que vinieron van a Europa y tocan para tres mil personas y después vienen con nosotros y tocan para veinte personas con total naturalidad”, agradece.

Los organizadores de los festivales apuntan que la convocatoria a los músicos no es una dificultad. “Es que se van armando un frente de tipos que están en contra del elitismo y que intentan instalar una nueva musicalidad, cosa que no es fácil. Entonces están dispuestos”, dice Pitu Frontera. Y añade Esquivel: “Para todos es un placer compartir y, además, no le sirve a nadie ponerse a pelear entre nosotros”.

Las presentaciones son casi siempre de entrada libre y los músicos actúan ad honorem o, a lo sumo, circula alguna gorra para luego repartir un manguito.

¿Pero quiénes son los animadores de este circuito que con mínima difusión están dándole nueva vida al tango hace aproximadamente una década? En principio, hay una unidad generacional.

Son de menos de cuarenta, pero naturalmente el número del DNI no es excluyente. Tampoco se levantan en contra de los músicos establecidos. Por ejemplo, el Festival de La Boca del año pasado contó con Nelly Omar y Leopoldo Federico, quienes junto al historiador Osvaldo Bayer, fueron los padrinos del nacimiento de la Escuela Popular de Tango de La Boca, que surgió como iniciativa del propio encuentro. Además, la mayoría son músicos de academia que vibran con las experiencias artísticas populares.

“Es un movimiento de tango que está surgiendo -aporta Bernaba-, con propuestas muy heterogéneas en lo estético, pero muy homogéneo de espíritu.” Por su parte, Esquivel precisa: “Se trata de un tango con pretensiones artísticas, no for export. No busca repetir las expresiones del pasado, que se supone es lo que buscan los turistas. Es una manifestación genuina, ante todo no comercial y que asume riesgos. La mayoría hace temas propios, por ejemplo. Nosotros con Mal Llevado todavía tenemos poco nuevo, pero en la interpretación hay un toque propio que tiene que ver con la historia del género pero con nuestra personalidad”.

Independientes, a pulmón, los festivales reflejan una actividad que está todo el año y recuperan el tango para los barrios. Y son la punta del iceberg de un movimiento poco visible todavía que rescata la gloriosa historia del género quitándola del museo. Para que el milagro del tango siga sucediendo.

Pitu Frontera. Los Garciarena. “Estamos todos conectados, comunicados. Se fue formando un frente de músicos que decidimos hacer cosas contra todo para instalar una nueva musicalidad y darle al barrio la posibilidad de reencontrarse con el tango en vivo”.

Héctor Esquivel. Mal Llevado. “Las expresiones auténticas, cuando surgieron, tenían el mundo en contra. El tango era mal visto. Lo que empieza primero es rechazado y luego se mastica, se domestica y ameseta hasta que sale una nueva revolución. Nosotros de alguna manera estamos en esa lucha”.

Cristian Cholo Castelo. Quiero 24. “No es fácil hacer festivales, pero con empuje salen. Nosotros primero lo hicimos por la clausura, pero después ya lo ves por otro lado, por ejemplo por el placer de ver que la gente vuelve, que es una señal de que hiciste bien las cosas”.

Gabriel Bartolomei. La Vidú. “La célula madre del Festival de Tango Independiente fueron los Orquestazos. Eso fue lo que se planteó en los primeros encuentros de la Unión de Orquestas Típicas. Estamos contentísimos con lo que logramos y disfrutamos de las invitaciones a todos los festivales”.

Pablo Bernaba. Quinteto Negro La Boca. “Los festivales son una forma de identidad y tienen cierta cuestión de resistencia cultural. Lo que hacemos es mantener un espacio, como hicieron en su momento los negros, que buscaban un lugar de identificación frente al avance del hombre blanco”.




Las fechas que vienen

III Festival de Tango de la República de La Boca
Arrancó el jueves y finaliza hoy. Las actividades empiezan a las 13 con un almuerzo y música en vivo en el restaurante Riber Sur (Del Valle Iberlucea y Suárez). Actuarán Lucrecia Merico, Nachi Iruzubieta y Walter Romero y Dipi Kvitko. El cierre del festival será a partir de las 18 en el Anfiteatro del Museo de Boca Juniors (Brandsen al 800), con cincuenta músicos en escena. Allí se presentarán Alfredo Piro, Orquesta Típica Agustín Guerrero, María Volonté, Orquesta Típica Almagro (con Osvaldo Peredo y Negro Falótico) y Orquesta Típica La Vidú.

La actual edición del festival incluyó música en vivo y clases de danza y de tango en el teatro Verdi, el teatro Catalinas Sur, el bar El Malevaje Arte Club, la parrilla La Herrería, la Escuela Popular de Tango de La Boca, Al Escenario y el museo Marjan Grum. El festival lo organizan Quinteto Negro La Boca, Gustavo Núñez, Martín Ocaña y Angel Osciglia.

I Festival Popular de Tango de Barracas
Comienza el jueves y se extenderá hasta el domingo 25 de noviembre. Se desarrollará en el bar Los Laureles (Iriarte 2290), Radio Gráfica (Avenida Regimiento Patricios 1941), hospital Borda (Ramón Carrillo 375) y Polideportivo San Blas (Luján y Zavaleta, Barrio San Blas en la Villa 21-24). El festival se realiza bajo el lema Tango por la Integración, la Cultura Popular y la Solidaridad.

El jueves habrá un “homenaje a los bares que ya no están como espacios culturales del tango” y la presentación de los grupos que tocarán en las distintas sedes, con la participación de algunos integrantes del bar El Chino (Inés Arce-La Calandria, Abel Frías y Julio César Fernán).

A lo largo de los cuatro días actuarán, entre otros, Lucrecia Merico y las Guitarras Saavedrinas, Lucio Arce, Quiero 24, Juan Vattuone, la murga Garufa de Constitución y Quinteto Negro La Boca.

Habrá un encuentro de tango solidario por la antena de Radio Gráfica y la “plena implementación de la Ley de Medios”. En ese marco habrá una mesa debate sobre el 7D, coordinado por los periodistas del programa radial de tango Fractura Expuesta. Por otra parte, Alfredo Moffatt dará una charla sobre antropología del tango.

Festival de Tango y Música Ciudadana
El grupo de música carnaval Los Garciarena organiza un festival de tango una vez por mes en Asociación Círculo Patricios (Avenida Caseros 2953). Son largas veladas que comienzan a las 21 y terminan a las 2. La última fecha del festival será el sábado 8 de diciembre con la presentación del Dúo Falótico-Corniglio, Atormentados Quinteto, Veladas Estelares con Stella Díaz, Juan Penas y Los Bonavena, Las del Abasto y Juan Serén y el Dúo Púa Abajo.

Mal Llevado en Miscelánea
El quinteto con cantor cierra su extenso ciclo de los viernes con invitados. El viernes, desde las 22, en pasaje Luis Dellepiane 685, el quinteto tendrá como invitado al pianista y fundador de la orquesta El Arranque, Ariel Rodríguez, quien se presentará con el Cuarteto Decarísimo.

 

Un link con el rock


Los músicos del movimiento de tango independiente hacen absolutamente música ciudadana, pero por una cuestión generacional vivieron la cultura rock. La Orquesta Típica La Vidú grabó en su primer disco el tema de Los Redonditos de Ricota Blues de la Artillería de Los Redondos y luego, convocados para un homenaje a la banda de rock en Tecnópolis, versionó algunos otros temas que ahora en ocasiones incluyen en su repertorio. Gabriel Bartolomei, director de la orquesta del Sur del Conurbano que ya tiene grabados todos los temas para un nuevo álbum, indica que “el rock y el tango están muy ligados, tanto desde lo musical como desde la poesía y para nosotros es tan natural escuchar un tema de Gardel como de Los Redondos. El guitarrista de Mal Llevado, Héctor Esquivel, encuentra una conexión en otro sentido: “Esto que estamos haciendo a veces lo siento similar a los principios del rock, al rock argentino de los 70. Empiezan a aparecer cosas realmente buenas y la gente empieza a acercarse al género, como iba ocurriendo con el rock en aquellos años”.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados