Ariel Schale, director ejecutivo de la Fundación Pro Tejer, sostuvo que los empresarios “no somos llorones y tampoco dejamos de invertir”. Sostuvo que sólo intentan mantener los puestos de trabajo.

E l director ejecutivo de la Fundación Pro Tejer, Ariel Schale, aseguró que los empresarios textiles “no lloran y tampoco paran de invertir” para generar empleo, pero aclaró que existen problemas estructurales que no dependen de los industriales sino del Gobierno.

“Ni siquiera lloramos, no paramos de invertir y generar trabajo, y la situación es difícil. Estamos bailando candombe desde hace dos años”, dijo el dirigente empresario al contestarle al ministro de Producción, Francisco Cabrera.

El funcionario se había mostrado muy crítico días atrás con los hombres de negocios que le plantean el Gobierno que el programa económico afecta a la industria: “Creemos que hay que tener una agenda positiva y dejarse de llorar”, había expresado Cabrera.

Schale sostuvo que el sector textil no está atravesando un momento de plenitud: “Es una situación compleja con baja de actividad que pone en riesgo la vida de las industrias en todo el territorio nacional”.

Agregó que los textiles están “atentos” a la crítica situación “y cuando hay declaraciones así (como las de Cabrera), lejos de llorar decimos que estamos soportando y amortiguando el reclamo de todos nuestros asociados”.

“Esos asociados están viendo como el trabajo de muchísimos años, el sacrificio, el empeño de generaciones, está en riesgo porque hemos perdido mercado interno: estamos 20 puntos porcentuales por debajo de 2015”, dijo el empresario.

Para una actividad de consumo masivo como es la textil -agregó Schale-, una perdida de 20 puntos en la demanda “es realmente difícil de soportar”. Indicó en ese sentido que el nivel de actividad se pierde básicamente por la caída de la demanda, la cual es producto de la baja del poder adquisitivo de la población: “Lo que queda después de pagar todo los costos de mantenimiento del hogar es poco”.

El dirigente empresario precisó que se perdieron 20.000 puestos de trabajo en el eslabón textil y confección, que es mano de obra intensiva. Schale consideró que si para algo tienen que servir las declaraciones de Cabrera es para analizar en detalle por qué la industria está en situación de crisis.

“La economía es como la medicina, si no tenés un buen diagnóstico es casi imposible encontrar una solución”, sostuvo.

Schale negó que el sector no sea competitivo en el interior de cada una de las fábricas y aseguró que las complicaciones comienzan cuando el producto sale a la calle. “Nuestra industria textil nacional es de clase mundial, está completamente equipada con tecnología de punta y los recursos humanos son extraordinarios dado que vienen de generaciones de capacitaciones”, afirmó.

El dirigente añadió que cuando el producto textil sale de la fábrica se encuentra afuera con la carga fiscal, la tasa de interés, el costo del capital, el precio de la energía y la logística más caros del mundo.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados