El empate ante Sarmiento de Junín y los insultos de la gente le complicaron la existencia al entrenador, quien necesita sumar un triunfo ante Quilmes para volver a trabajar con tranquilidad

La semana que desembocará en el encuentro ante Quilmes será dura y complicada para Jorge Almirón. La manera poco amigable en que lo despidió la gente después del empate ante Sarmiento y el flojo rendimiento que tuvo el equipo lo dejaron plagado de problemas y sobre todo recrudeció la relación de los hinchas para con su persona. Y está claro que si no consigue los tres puntos ante el Cervecero la tormenta se le instalará de lleno amenazando su continuidad. Por ello el entrenador no le dio ayer el día libre a sus muchachos como estaba previsto y prefirió cerrar las puertas para refrescar conceptos y fortalecer el grupo.

No la va a tener fácil Almirón pero sabe mejor que nadie que debe hacerse fuerte de adentro hacia afuera. Por eso juntó a la tropa después de una mala producción, la calmó, le hizo saber que estaba todo bien y que más que nunca hay que seguir convencidos de lo que se propone. Que un resultado no va a cambiar nada y que se necesita encontrarle solución a ciertas circunstancias que seguramente continuarán apareciendo.

Y dentro de esos puntos se encuentra la serenidad, la cual no debe perder de cara al futuro. Tanto de local donde la gente va a presionar e impacientarse como de visitante donde hay que mantener la pelota sin errores que terminen costando caro. También la precisión en velocidad porque sucedió mucho ante Sarmiento que nadie consiguió romper líneas de manera certera y no se dieron pases precisos en donde los mismos duelen, que es cerca del área rival. El ritmo también será importante porque ante Quilmes, el próximo rival, le tenderá una red muy parecida a la que le tendió Sarmiento y habrá que saberla romper. Independiente no tuvo el ritmo que mostró ante Newell's e incluso por momentos demoró mucho la pelota con pases intrascendentes en defensa.

Cuando la gente se enojó y lo insulto y silbó en su salida el entrenador se encargó de sostener que "no me arrepiento de las cosas, el análisis es hacia adentro. La tranquilidad y lo convencido que estoy no me lo quita nadie. Yo quería ganar tres a cero y que la gente aplauda. Pero no se pudo y lo que no quiero es que el equipo sienta presión. Si sintiera que perjudico a alguien no estaría acá. La ansiedad de la gente la entiendo". Dicho esto Jorge Almirón sabe que lo suyo será ganar y esperar a volver a ganar la próxima fecha y seguir ganando. Porque el afecto del hincha sólo se lo ganará si sale campeón.

      Embed


Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados