Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Buenos Aires busca en La Boca el lugar donde se cree que se produjo la primera fundación de Buenos Aires, hace 470 años, cuando el adelantado don Pedro de Mendoza llegó a las costas del Río de la Plata. El proyecto se denomina Primera Fundación de Buenos Aires, está patrocinado por la Fundación San Jorge, y reúne a un equipo de especialistas que trabaja desde mediados del año pasado bajo las órdenes de los investigadores Daniel Schavelzon (arquitecto) y Marcelo Weissel (arqueólogo). Las tareas de prospección comenzaron en junio de 2005 en la zona de La Boca, a orillas del Riachuelo, donde se realizaron diversas excavaciones en busca de rastros arqueológicos que permitan confirmar la hipótesis del origen boquense de la ciudad. Hasta ahora el único hallazgo concluyente ha sido la determinación del nivel del suelo en el año en que se produjo el histórico desembarco, que confirma la nueva hipótesis que manejan los expertos: que el primer asentamiento porteño no estuvo en tierras altas, como el Parque Lezama, sino en las zonas bajas, próximas a la ribera.
Cambio de paradigma
Los investigadores creen que es posible encontrar una estructura compatible con un amarradero, ligeramente elevado sobre el Riachuelo, que habría servido como lugar de desembarco. Además, estiman que podrían hallar restos humanos -se calcula que murieron casi mil colonos de la primera incursión- y objetos tales como vasijas y algunos elementos de valor de la oficialidad española. Para el arquitecto Schavelzon, director del programa, “en setiembre detuvimos las excavaciones para concentrarnos en la investigación documental” que permita aproximar las inspecciones al lugar elegido por Pedro de Mendoza. En mayo o junio próximo los expertos volverán a encabezar las exploraciones, con un un equipo de arqueólogos y geomorfólogos, en las cercanías del Riachuelo. Schavelzon contó a este diario que, tras haber realizado trabajos de campo en los sitios descriptos tradicionalmente por los historiadores sin resultados positivos, decidieron cambiar el enfoque clásico con respecto al lugar de desembarco. “Los historiadores tenían una visión moderna sobre lo que pensó la tripulación y sobre los testimonios documentales. Nosotros decidimos adentrarnos en esos detalles dejados de lado y plantearnos qué actitud tomó un grupo de marinos del siglo XVI. Creemos que optaron por una salida simple, que les permitiera levantar algunos caseríos para establecerse de forma provisoria”, explicó. Los investigadores saben, además, que el cauce del Riachuelo ha sufrido grandes transformaciones con el correr de los siglos y que algunos de los datos tomados en consideración por los historiadores pudieron haber sido mal calculados.
Vieja polémica
El lugar preciso donde se establecieron los primeros colonos y a partir del cual el asentamiento creció hasta convertirse en ciudad es motivo de distintas especulaciones: muchos lo sitúan en lo que hoy es Parque Lezama y otros lo llevan a Nueva Pompeya, San Telmo y aún Ingeniero Maschwitz. La Comisión Oficial de 1936, constituida al cumplirse el cuarto centenario de la fundación, llegó a un acuerdo en torno a la fecha y el lugar de fundación: el 2 de febrero de 1536 en el actual Parque Lezama. Pero la polémica existía y sigue hoy entre los entendidos. Para los historiadores Rómulo Zabala y Enrique de Gandía el lugar se encuentra unas cuadras al norte del Parque Lezama, en tanto que según el historiador Armando Alonso Piñeiro la ubicación precisa sería la intersección de las calles Humberto I y Defensa. Para el geólogo Marcelo Yrigoyen el primer asentamiento se situó en el cruce de las calles Brasil y Bolívar, mientras que para otros ese lugar está en el bajo del Riachuelo, en la actual Vuelta de Obligado, o a la altura del puente Uriburu, donde nace la avenida Sáenz, en Parque Patricios. Otra teoría dice que fue a orillas del río Luján, cerca de Escobar y aún en lo que hoy es Ingeniero Maschwitz, donde don Pedro de Mendoza decidió establecerse. También el barrio de Retiro, más exactamente la Plaza San Martín, tiene sus adeptos. De todas estas teorías la que con el tiempo obtuvo mayor aceptación fue la que ubica el poblado originario en el Parque Lezama, pero ni siquiera esta cuenta con un respaldo científico contundente ya que no se basa en hallazgos arqueológicos.
Aldea provisoria
¿Qué aspecto ofrecía el primitivo asentamiento, cuáles eran sus comodidades, qué actividades se desarrollaban en el? Estas y otras preguntas podrían ser develadas si la investigación se confirman las suposiciones. Schavelzon parte de la premisa de que Mendoza no tenía la intención de fundar una ciudad sino apenas una cabeza de playa que le permitiera adentrarse en el territorio desconocido en el que esperaba encontrar oro y riquezas para saquear. Para el arquitecto, la precaria aldea le servía a los españoles para instalarse cuando no estaban en los barcos. El estudioso Martín Cagliani confirma esta apreciación al afirmar que no hubo fundación de una ciudad, sino de un poblado o un fuerte ya que “para tener categoría de ciudad debía contar, según las leyes españolas, con cabildo, cosa que no tenía y no tuvo hasta la segunda fundación de 1580”. En tanto, el historiador Félix Luna sostiene que la provisoriedad del asentamiento de Mendoza se confirma por el hecho de su posterior despoblación al no cumplir ninguna función y porque allí se organizó la expedición de Juan de Garay que en 1580 produjo la segunda fundación.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados