El costado solidario de Mario Díaz lo llevó a preocuparse por pequeños con necesidades y en San Miguel del Monte le da todos los días la copa de leche a 50 chicos, pero con la situación actual ya no llega y pide apoyo para seguir con su tarea

La satisfacción de ayudar es un goce que pocos han de disfrutar. No obstante, ¿qué sucede cuando no alcanza? Esa es la realidad de un vecino de La Boca que, además de fundar dos merenderos y brindar su ayuda en otro, mezcló la solidaridad hacia los más necesitados con la tradición porteña y futbolística. Aunque, en un contexto económico más que delicado, la lucha para llegar al fin de semana se presenta como un desafío del día a día.

Se trata de Mario Diaz, dueño de "La previa de Irala", un parador con fuerte tradición Xeneize, y que alterna sus tiempos en su pasión por Boca Juniors y su afecto solidario.

Hace unos años, tras quedar desempleado, Mario tomó una decisión que, al día de hoy, no se arrepiente: ayudar a los pequeños en situación de precariedad.

Hoy, él es dueño de dos merenderos, ambos en San Miguel del Monte, con un total de 50 chicos que, todos los días, asisten para acceder a su copa de leche y participar en las diversas actividades que se llevan a cabo allí.

Según contó Mario, en aquellos merenderos situados a más de 110 kilómetros de su parador, asisten varios chicos de entre 4 y 16 años, todos en situaciones de precariedad.

"Cuando nosotros comenzamos, la situación de los chicos era deplorable. Hablamos de pobreza total y nosotros, en el merendero de Las Violetas -uno de los que tiene en San Miguel del Monte-, pusimos un 'roperito', porque a veces los chicos venían descalzos y nosotros le dábamos la ropa, las zapatillas y se iban bien", relató el hombre, quien agregó: "Cada día tratamos de que salgan de la pobreza en la que estaban, ahora están un poco mejor. También estamos haciendo los trámites para que venga un psicólogo a hablarle a los chicos y que estén más contenidos".

De esta manera, se llevan a cabo talleres de todo tipo, todos los días, con el fin de "tratar de insertar a los chicos en la sociedad" y "darles una mejor calidad de vida".

"Tenemos talleres de pintura, manualidades, títeres, murga, una huerta y escuelita de fútbol", contó Mario, quien también inculcó su amor por Boca Juniors a los pequeños, sin dejar de lado la tradición y cultura porteña.

ADEMÁS:

"No es una moda cool": el daño que provocarían los cigarrillos electrónicos

Uno de cada 10 porteños se encuentra desempleado

"Los hemos traído, han hecho un tour en la cancha de Boca, y después los llevamos en frente del Parque Lezama, donde hay un centro de jubilados. Ahí le dimos la comida, la leche y los atendimos bien, que es lo que siempre hacemos, y después conocieron Caminito", describió.

Asimismo, adelantó que "más adelante los vamos a llevar al Centro y queremos que conozcan el cine, porque hay chicos que no saben qué es el cine".

"Ellos, cuando comenzaron a entrar en Capital y conocieron el Obelisco, estaban enloquecidos. Fue de noche y vieron iluminada toda la Ciudad, es otra cosa para ellos. Ellos te cuentan cómo la pasaron, que no podían creerlo, es otro mundo para ellos", añadió Mario.

Cabe destacar que también colabora con otro merendero de Cañuelas -donde hay entre 35 y 40 pequeños-, en el cual participa activamente y también desarrolla diversas actividades.

Según destacó el hombre, para asistir a aquel lugar situado a casi 70 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, "los chicos van en caballo, bicicleta y en carro para tomar la copita de leche o cuando se les hace comida, aunque no se les puede hacer porque no alcanza".

"A pesar de lo que uno consigue, son tantos que hay que repartir las raciones para distintos días para poder llegar, con lo justo, al día viernes", agregó. Por lo tanto, la necesidad es más que clara: se necesita comida para poder calmar la enorme demanda de la gran cantidad de chicos que asisten a estos merenderos.

"Lo que más necesitamos es la copa de leche, los chicos no la están tomando como deben tomar. Nos está faltando eso y la comida, frutas ya es imposible conseguir", lamentó Mario.

Dónde colaborar

Por este motivo, todos los interesados en ayudar podrán hacerlo acercando alimentos -entre otros insumos- a Irala 40, CABA, o en Rivadavia 1309, en San Miguel del Monte. En tanto, se podrán comunicar al (011) 15-6715-8738 -número de Mario-, para ofrecer ayuda, así también contactándose vía Instagram en "La previa de Irala".

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados