En otro clásico del ascenso reavivamos la llama de aquel campeonato de B Metro en el que La Fragata le arrebataba el título al Verde de Junín. Hoy, ambos equipos se vuelven a cruzar en la B Nacional

Dos historias paralelas se van a estar desarrollando este sábado. La primera se amolda a la actualidad y será la del encuentro a disputarse en Isidro Casanova entre Almirante y Sarmiento. Muchos se consultarán de dónde nace el atractivo de este partido. ¿Rivalidad entre hinchadas? ¿Alguna goleada histórica? ¿Blas Giunta héroe en Junín dirigiendo en la vereda del frente? ¿Lippi es hincha de Laferrere o de Chicago?


Nada de eso,  ni siquiera el contenido afirmativo de las respuestas a las preguntas es verdadero, porque Giunta no es ídolo en Junín, porque el técnico del verde Sergio Lippi no es de Chicago ni de Laferrere. Porque si bien algún resultado histórico anda dando vueltas en el orden de la estadística este no es el motivo principal.


Y lejos de incentivar y generar violencia a través de estas líneas, la amistad que existe entre ambas hinchadas deja tranquilo a más de uno en Casanova.  Ayer comenzó la fecha 12 de la B Nacional en el campeonato 2012 -2013, hoy en pleno mediodía en donde hace horas el sol se refleja en el cemento de las tribunas imprimiéndole calor a la previa de un partido que quedará en la historia. 


Allí, en el Fragata Sarmiento, el mirasol recibe a un compañero herido, un amigo con el que se tuvo que enfrentar una y otra vez en esos torneos complicados de la B y que ahora están viviendo horas de algarabía con sus pares. El compañero herido llega con una cicatriz reciente, una que tardó mucho tiempo en sanar, varios años. Con esa prueba en la piel el verde viene de lejos para buscar una sola cosa, algo que jamás hará borrar esa herida pero que sí lo dejará respirar tranquilo por un tiempo: revancha.


      GIUNTA_7675.JPG

“Estoy pensando en el partido del sábado, el Superclásico es el domingo. Tenemos que recibir a Sarmiento de la mejor manera sabiendo que ellos tienen una espina clavada después del campeonato que les ganamos”, dijo el DT de Almirante en la semana.

 

La historia se remonta a la temporada 09/10 torneo B Metropolitana ya olvidada por algunos, recordada por muchos, cuando el equipo de Sarmiento conducido por Mario Finarolli empezaba a forjar un conjunto ideal a base de buenas actuaciones futbolísticas con desempeños claros y por sobre todas las cosas con un objetivo muy claro.


Aquel verde comenzó el campeonato con 29 partidos en donde mantuvo el invicto mezclando más victorias que pardas, con un delantero como Luciano Lo Bianco, hoy en Defensores de Belgrano, en un nivel excepcional llevándose puesta la tabla de gloleadores con 19 tantos por encima del histórico Daniel Bazán Vera, quien convirtió 15. Almirante, callado, con trabajo, iba a los tumbos con una campaña irregular en la que no sumaba siempre y por momentos mermaba en su situación; claramente uno no veía al de Casanova con chances concretas de llevarse aquel título.

 
El punto de quiebre

En la fecha 30; Junín se vestía de fiesta, puntero, invicto y jugando de manera brillante recibía al pálido Deportivo Español, azotado por los años, cansado por los malos manejos institucionales e intentando evitar el fantasma del descenso.


Aquel viejo, arrugado,  traspasado por la edad encontró rejuvenecer quitándole la racha al puntero y haciéndolo caer frente a su público en un partido muy disputado y de mucho nerviosismo a pesar de que faltaban doce fechas por desarrollarse. El punto de quiebre estaba en marcha, Sarmiento caía como local y lo peor estaba por llegar.  Mientras tanto en el Juan Pasquale, Almirante empataba con Defensores 1-1 y  todos se enteraban de la noticia que retumbaba en las paredes del estadio como el susurro de un fantasma “Sarmiento perdió con Español”.


Las fechas pasaban, el gigante dormido bajo la dirección técnica de Blas Armando Giunta le veía la espalda al puntero como aquel delantero que deja de largo a su marcador y le saca metros de distancia acercándose, de a poco, a destino de gol.


Llegaban los últimos meses dentro de la campaña y varios perseguidores ya se encontraban inhabilitados de poder alcanzar al verde, Tristán Suarez, Estudiantes y una rebelión de Colegiales no pudieron contra todo Junín quien les sacó más de quince puntos de ventaja.

 

Prisionero de la presión, preso de su propia ilusión con grilletes en las manos y en los pies, Sarmiento seguía perdiendo puntos importantes en donde no debía hacerlo y casi agotado por el largo recorrido empezó a perder fuerzas. El plano, los detalles dentro del campo de juego ya no eran los mismos; se iba apagando de a poco hasta casi extinguirse sin encontrar respuestas.

Los jugadores que antes estaban finos de a poco se fueron perdiendo, desorientados, desconcentrados, Finarolli no podía entender qué sucedía y no podía levantar desde lo anímico a un equipo abatido que día tras día perdía terreno y veía a lo lejos una sombra gigante que avanzaba por el desierto. 


Almirante, con complicaciones, llegó al final del campeonato con chances de ganarlo pero con una desventaja muy grande: tenía 74 puntos y su contendiente sumaba 75.


Dos objetivos claros, la definición fue de otro planeta, de otro tiempo. Casanova debía ganar y esperar a que un debilitado Flandria peleando en la zona de abajo le sacara un empate al de Junín.


Revivímos la fecha 42, a pantalla dividida, de aquel torneo de la B Metropolitana:

      Embed

 El increíble campeonato que se estaba llevando Sarmiento de Junín con mucha ventaja sobre las fechas finales y el arrebato del mismo en el partido final del campeonato hace que en este día sábado se encuentren dos viejos rivales de aquel histórico ascenso de Almirante.


Histórico por definición, por dramatismo, por muchos factores y de muchos sentimientos encontrados. Sin dudas Sarmiento, ese amigo herido abrirá la puerta de Casanova para que su cicatriz encuentre consuelo, para que su herida sane en paz, para que Lippi le transmita tranquilidad a su amigo Finarolli y para que todo Junín grite “revancha”.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados