La justicia de Alemania condenó este jueves a cadena perpetua a Stephan Ernst. Asesinó al político conservador Walter Lübcke de un tiro en la cabeza en 2019.

La Justiciade Alemaniadeclaró culpable al criminal neonazi a Stephan Ernst de homicidio agravado, por el asesinato del político Walter Lübcke, perteneciente al partido de la canciller Ángela Merkel y defensor de la política migratoria oficial del país.

La Justicia de Fráncfort le declaró culpable, por el homicidio del político de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel. El homicidio agravado implica que no puede contar con una revisión de esa pena o su conmutación por libertad vigilada a los 15 años, como es habitual en el país.

También fue condenado como partícipe del homicidio, Markus H., por haber proporcionado a Ernst la pistola con que mató al político. Este delito implica una pena menor de un año y seis meses de libertad vigilada.

El juicio contra Ernst, de 47 años, se desarrolló bajo fuertes medidas de seguridad por la gravedad del caso y por las restricciones de la pandemia. La viuda del político Lübcke intervino junto a sus dos hijos como particular damnificada y aspiraba a una condena mayor contra Markus H.

Ernst expresó durante el proceso su arrepentimiento por el asesinato, que perpetró la noche del primero al dos de junio de 2019 tras sorprender a Lübcke en la terraza de su casa y matarlo de un tiro en la cabeza. Ofreció, sin embargo, hasta tres versiones distintas de lo ocurrido, ya que pasó de implicar directamente a Markus H., a sostener que lo cometió en solitario.

Alemania Walter.jpg

El asesinato sacudió a la política alemana

La muerte de Lübcke sacudió la política alemana y reveló la indefensión de los funcionarios públicos. Lübcke se había destacado por su defensa de la política de Merkel en la crisis migratoria de 2015. La propia canciller se vio sometida entonces a duras tensiones internas por haber mantenido las fronteras del país abiertas, en un año en que Alemania acabó recibiendo cerca de un millón de refugiados.

En un acto público y en medio de fuertes abucheos, Lübcke llegó a decir que quien no respaldara el derecho al asilo y a la ayuda humanitaria a los refugiados, haría bien en abandonar el país. A esas protestas, siguieron meses de amenazas de muerte y acoso por distintos canales.

Ernst convirtió a Lübcke en objeto de su odio, según reconoció en el juicio. Junto con su cómplice, Markus H., llevaba años activo entre los ambientes de la extrema derecha. Además de la muerte de Lübcke, se le imputaba intento de asesinato de un refugiado sirio, a quien hirió de gravedad con un cuchillo en 2016.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados