LA PELICULA OPERATION FINALE, PROTAGONIZADA POR BEN KINGSLEY Y QUE CUENTA EL OPERATIVO ISRAELI PARA SECUESTRAR AL JEFE NAZI QUE ESCAPO A ARGENTINA, FUE RODADA INTEGRAMENTE EL AÑO PASADO EN NUESTRO PAIS.

Protagonizada por el actor británico Ben Kingsley, que encarna al oficial alemán Adolf Eichmann, y el estadounidense de origen guatemalteco Oscar Isaac, que interpreta a Peter Malkin, uno de los agentes israelíes que participó en el arresto del nazi, “Operation Finale” cuenta la historia real de cómo, en 1960, las agencias de inteligencia de Israel consiguen localizar en Buenos Aires a Adolf Eichmann, uno de los colaboradores de Hitler y al que se consideró como el principal diseñador de la “solución final”, los métodos de ejecución utilizados en el genocidio nazi.

Sin el conocimiento de las autoridades argentinas de ese momento, un equipo de media docena de oficiales israelíes viajan de incógnito hasta nuestro país, donde organizan una compleja operación para secuestrar al militar nazi y llevarlo a Israel para ser juzgado 15 años después de la caída de Hitler.

Ahí, los agentes se encuentran con un Eichmann establecido junto a su mujer y su hijo en una sencilla residencia de un pacífico y apartado suburbio de Buenos Aires, pero aun en contacto con los movimientos antisemitas presentes en América Latina en aquel momento.

Durante su captura en nuestro país, antes de ser trasladado a Israel, el largometraje nos permite ver “dentro de la mente y dentro del mundo” de Eichmann, y “cómo cambia los hechos e insiste en verdades”, explicó en rueda de prensa el guionista de “Operation Finale”, el joven británico Matthew Orton.

Repleta de intensas escenas e inquietantes momentos, y sembrada de humor, la película, rodada íntegramente en Argentina el año pasado, también recuerda el trauma extremo que marcó a la sociedad judía tras el holocausto, y el debate existente en Israel sobre cómo tratar a los oficiales nazis huidos que se localizaban.

Tanto el director del film, Chris Weitz, como el guionista de la película subrayaron las similitudes de Eichmann y el nazismo con las corrientes políticas y sociales que se viven en la actualidad, y advirtieron de la posibilidad de que la historia se repita. “Esto es lo que lo hace relevante hoy, porque estamos en un mundo en el que la gente está constantemente esforzándose por la posesión de la verdad e insistiendo en que su versión del pasado es la real y la que todos debemos seguir”, explicó Orton.

Por su parte, Weitz señaló que el holocausto judío “es el ejemplo más prevalente de este tipo de catástrofe, pero ha pasado otras veces y creo que pasará otra vez si la gente no reconoce estas tendencias por si mismos”.

Por su parte, Ben Kingsley, que interpreta a Adolf Eichmann en el film, dijo en la conferencia que no lo hizo por amor o admiración. Lo hizo porque quería “clavarlo en las puertas de Auschwitz”. El actor ganador del Oscar, quien ha interpretado en el pasado a figuras históricas como Mahatma Gandhi, Otto Frank y Simon Wiesenthal, dijo que hacer el papel de Eichmann en “Operation Finale” le produjo un sentimiento completamente diferente.

“Con Gandhi, lo amé. Con Simon, lo amé. Con Otto, lo amé. Con Itzhak (Stern), lo amé. Pero con él -te clavaré en las puertas de Auschwitz. Te pondré allá arriba para que todos puedan ver lo que hiciste, lo que representaste y lo que eres”, dijo Kingsley.

La historia transcurre 15 años después de terminada la Segunda Guerra Mundial, cuando un equipo de agentes del Mossad viaja a Argentina con la peligrosísima misión de sacar a Eichmann clandestinamente del país y llevarlo a Israel a enfrentar la justicia. Eichmann, buscado por crímenes de guerra, estaba viviendo en nuestro país tras huir de Alemania al terminar la guerra. Fue el principal arquitecto de la Solución Final, el plan nazi para exterminar judíos que llevó a más de 6 millones de muertes.

“Lo puse ante la cámara para que ustedes lo juzguen, para que ustedes lo vean. Lo he soltado y les dediqué mi actuación a Elie Wiesel y los millones que perdieron sus vidas bajo su comando”, dijo Kingsley. “En lugar de decirle al hombre que interpreté ‘estoy haciendo esto por ti’, porque ciertamente no lo estaba haciendo, solía decirle a Elie Wiesel ‘estoy haciendo esto por ti’, porqué sé que Elie y otros sobrevivientes dijeron con mucha razón que si olvidamos a los seis millones, estamos asesinándolos de nuevo”.

En la película, la retórica de Eichmann revela una espeluznante similitud con los actuales debates en torno a la inmigración en Estados Unidos y alrededor del mundo. Kingsley ve el filme como un relato admonitorio y espera que la audiencia “después de ver la película, tenga ideas que no tenía antes”. Tras las protestas de neonazis y supremacistas blancos el año pasado en Charlottesville, Virginia, Kingsley considera importante no olvidar las vidas que se perdieron en el Holocausto para que esto no ocurra de nuevo. “La memoria es de importancia vital, la verdad y la memoria. Estoy citando ahora a Elie Wiesel, con quien me reuní en varias ocasiones. Me encantaba estar con él. Definitivamente era estar en compañía de lo que diría es comparable con un profeta del Viejo Testamento. También sentí eso cuando estuve en presencia de Simon Wiesenthal todos esos meses que lo interpreté. Y Simon dijo bien claro que eso podría volver a suceder. Al igual que Elie en sus heroicos momentos pesimistas”.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados