p APROVECHANDO BUENAS CONDICIONES DE NAVEGACION Y UN DIA NO TAN FRIO, HICIMOS EL CRUCE Y LOGRAMOS EJEMPLARES SOÑADOS DE FLECHAS DE PLATA QUE EN MUCHOS CASOS PASARON EL KILO DE PESO.

L a mejor pesca de pejerreyes de nuestras vidas. Así de sencillo. Eso es lo que vivimos el pasado jueves en Berisso, con una pesca de matungos donde ninguno bajó de los 800 gramos y los mayores llegaron al kilo 300. Los encontramos navegando bastante, entre la boya Hillstone y aguas uruguayas, es decir, recorriendo no menos de 35 km en un día ideal para navegar y para disfrutar la pesca, con un cielo diáfano y un suave viento Sur.

Con Joaquín Hasaín haciendo temporada en La Rovea, excelente laguna del Sur de Santa Fe, quedamos en manos de otro crack de Berisso que trabaja en la misma empresa, Matías Machuca. Este joven pero experimentado guía nos llevó directamente a un way point que tenía en su GPS y enseguida armamos nuestras cañas Tech y Masterfish para reeles frontales y Shimano Sojurn para rotativo montando líneas de tres boyas bien separadas, con brazoladas de 20 cm y anzuelos 2/0 encarnados generosamente.

No pasaron 5 minutos antes de tener un primer pique. Machuca, que “ve abajo del agua”, nos dijo “dejalo comer que es grande”. Y al clavarlo sentí que me estallaba el corazón al ver el chapoteo de un matungo de novela cuya pelea disfruté ampliamente y motivó un grito de alegría cuando estuvo en el copo. Pensé que había resuelto el trofeo del día. Pero nada mas lejos de la realidad.

A lo largo de una mañana que no se borrará más de mi mente, fuimos peleando con pejerreyes que parecían competir en superarse de tamaño. Y lo más llamativo era la extrema gordura de las piezas. Sin ánimos depredatorios, masaje el vientre de uno de estos gorditos para saber si estaban desovando y devolver las hembras, pero para mi sorpresa no tenían huevos en sus vientres sino ¡Anchoas!. Fue al escupir una anchoa una de las capturas cuando decidí encarnar este ejemplar recién cazado por el pejerrey, logrando con esa sardina o anchoa otro tremendo ejemplar.

Algunos pique se dieron cerca de la lancha, pudiendo disfrutar de ese inigualable espectáculo que es la llevada de la boya. Otro, casi a carretel vacío, picaron a mas de 150 metros de distancia, sintiendo entre los dedos el veloz desliz del multifilamento que evidenciaba el pique de algo bueno. Fueron unas 15 capturas las que pasaron e kilogramos de peso, todo registrado fílmicamente para el programa Expedición Merino del Canal de la Ciudad, en imágenes que se verán pronto por esa señal.

Sin dudas, el sur del Riopla vive un gran momento para darse el gusto con el pejerrey de nuestras vidas. Si el día permite cruzar el charco, sin dudas tendrá suerte con alguna de estas flechas de plata para el recuerdo perpetuo.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados