Pese a que el termómetro no superó los 23 grados, Mar del Plata vivió una jornada espectacular y muchos turistas la aprovecharon en la arena. El agua del mar estuvo fría, pero eso no impidió los chapuzones.

M AR DEL PLATA (Enviado especial).- Dicen los que más saben que es cuestión de horas. Que desde hoy los termómetros empezarán a ofrecer mejores noticias con días soleados y alguna térmica que acaricie los 30 grados. Ayer, sin embargo, todavía quedaban restos del aire fresco que había afectado a la costa en los últimos días y que alejó a los turistas de la playa y más aún del mar. Pero el panorama fue fantástico desde muy temprano, cuando el día amaneció con cielo azul impecable, sin una nube y con muy poco viento.

El sol se desperezó de una vez por todas en el cielo, donde ganó una posición de privilegio, adueñándose del paisaje e invitando a la gran mayoría de los turistas a salir desde temprano en busca de algún lugar al aire libre para poder tomar sol.

Claro que, pese a la fuerza de los rayos solares -que se hicieron sentir y calentaron la arena- la temperatura máxima apenas superó los 23 grados, un registro que todavía está lejos del que están esperando los amantes del mar.

No había viento, al menos no ese tan intenso de los últimos días; pero como la brisa siguió siendo fría, el registro del mercurio nunca pudo llegar a niveles propios del verano.

De todas formas, para muchos todo esto no fue impedimento para darle rienda suelta a las ganas contenidas de pasar por la playa, tenderse sobre la arena y hasta uno que otro chapuzón en el mar.

Fue así que desde muy temprano, las playas se cargaron de gente y todos se acercaron a la orilla para tomar sol, disfrutar un poco del mar y hasta cumplir con el ritual del almuerzo, disfrutando de una jornada que resultó ser bastante agradable.

Bajo esas condiciones avanzó la tarde, sin nubes y con la calidez de un sol que supo ingeniárselas para estar presente durante varias horas, claudicando recién en las horas finales de la tarde, pero dando tiempo suficiente para que grandes y chicos pudieran disfrutar.

El elemento común de los últimos días, entre los que no renunciaron a pasar al menos un rato por la playa, fue el de mirar hacia un sector del horizonte para decir “¡qué lindo día!” y, al mismo tiempo, mirar hacia el otro lado y exclamar: “¡Uh, la tormenta que se viene!”.

Pues bien, ese panorama se modificó sensiblemente ayer, cuando la lluvia no apareció como una amenaza cercana a lo largo de toda la tarde. A tal punto que muchos decidieron regresar con todos sus petates a la arena, dispuestos a pasar buena parte del día al aire libre sin temores de que se pudiera venir el agua.

De todas maneras, la mejor noticia que recorrió de boca en boca (todas ellas sonrientes) a los veraneantes de Mar del Plata y zonas cercanas es el anuncio de lo que se viene. Es que los meteorólogos anunciaron una seguidilla de días a pleno sol y con cada vez más calor, llegando a las temperaturas más esperadas y tan típicas para el verano. Entonces, como ya empiezan a decir muchos en la playa: a preparar de nuevo la malla y las ojotas, se ha dicho.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados