Ramas

Señor director:

La siguiente nota es para poner en conocimiento al directivo de la Municipalidad de Florencio Varela sobre la recolección de ramas. Sobre la calle Curupayti casi Alfonsina Storni hay una montaña de ramas que hace aproximadamente tres meses que está más la basura que los buenos vecinos aprovechan para tirar y hacen que el agua del cordón del asfalto no circule normalmente y se pudra. La zona es a una cuadra del hospital del Cruce y una de Calchaquí. También hay ramas por varias calles adyacentes. Los camiones de la municipalidad pasan para recoger las bolsas que los barrenderos dejan al limpiar las calles que circundan al hospital. ¿No ven las montañas de ramas? Y siempre por cada camión van de 4 a 5 hombres y sólo recogen las bolsas. Atentamente, una vecina.

Edith Núñez

DNI 6.421.750

Agroquímicos

Señor director:

Cuando sabemos que se está cometiendo un delito y callamos, somos cómplices. Unos pocos gritan, patalean, no hacen piquetes, entonces no le dan atención. Eso los transforma en co-participes de esas ignominias. Nos están matando lentamente, procurando llenarse de dinero. Así están actuando los laboratorios de agroquímicos. Cada tanto salta a la primera plana de un diario un artículo chiquito. Cuando hay un crimen de sangre donde los protagonistas mueren en el momento, eso sí justifica la tapa del diario. En aras de hacer dinero, tanto los gobiernos, los productores agrícolas y por sobre todo los laboratorios, están envenenando la tierra, las aguas y los mares. Se están asesinando especies vegetales y animales a fin de obtener un solo producto. Eso no lo dice la prensa ya que no es noticia truculenta. Los agricultores han visto de hacer negocio rápido, en seis meses recuperan el capital invertido. Los gobiernos se ‘prenden’ en esas ganancias y permiten que los ciudadanos se intoxiquen. Es lo mismo que pasa con el tabaco, el alcohol y el juego. Ya que cobran impuestos altos, callan. Después gastan millones en curar a los enfermos. Pero los agroquímicos nos están matando más lentamente, cambiando la genética humana. Los daños son irreparables. Pero deja dinero, entonces que siga.

Sabrina E. Campbell

DNI 13.298.343

Análisis

Señor director:

Cientos de años atrás, un hombre dijo algo. Fue excomulgado por las autoridades de turno en el poder ya que se oponía a lo establecido por ellas. ‘Empura si muove’ fueron sus palabras cuando fue condenado. Hoy, después de tantos siglos, tenemos que decir lo mismo que Galileo, cuando se habla del índice de inflación, ‘A pesar de todo, se mueve’ Y nos sigue llenando de vergüenza tener que aceptar las directivas de los personajes en el poder. Se continúa actuando como chicos, mintiendo las cifras como si con eso se controlase la escalada de precios. Pero los ciudadanos nos hemos acostumbrado a ese tipo de actuación. No importa ya que se debe pelear diariamente para sobrevivir. Los que sufren y saben perfectamente de que el costo de vida se mueve, son los jubilados en su diario batallar para no morir. El mundo nos ve y controla. Es que se venden papeles que luego no se pagan o los que son ajustados, lo hacen con índices mentirosos. Y así se queda ante el mundo; falsos y no confiables. No se debe permitir que por unos pocos nos avergoncemos de mostrar el pasaporte por el mundo y decir que somos argentinos. Así fue el gobierno que hoy se postula como FyF (¿falsos y fallutos). Es posible.

Norma Munilla

DNI 6.413.441

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados