La madre de un joven muerto en un intento de robo callejero recibirá 640 pesos por el daño que le causó la pérdida del hijo, según lo dispuesto por la Justicia, que estableció que el 99 por ciento de la causa del crimen recae sobre la víctima, quien fue ultimada por un octogenario en 1998, informaron fuentes judiciales. La Cámara Nacional de Apelaciones en los Civil ratificó el monto de 64.000 pesos que la jueza Cecilia Federico estableció como el daño que la pérdida le ocasionó a la mujer, Maximina Rojas -quien inició la causa-, y el 99 por ciento de responsabilidad en el hecho que se le atribuyó a la víctima. El crimen sucedió el 20 de setiembre de ese año, en el barrio porteño de Recoleta, cuando Osvaldo Rojas, de 26 años, intentó robar junto a dos cómplices -que luego fugaron- a Julio Alberto Pueyrredón Saavedra Lamas, entonces de 81 años, un experto en tiro al blanco y coleccionista de armas de fuego.
Exceso de defensa
En coincidencia con el fallo de primera instancia, la Sala A del tribunal evaluó que la muerte se produjo por exceso de legítima defensa de Pueyrredón Saavedra Lamas. A las 6.30 de esa mañana, cuando el octogenario salió de su vivienda para comprar un diario, fue interceptado por rojas -un joven declarado insano por un diagnóstico psiquiátrico, con un antecedente por robo-, y otros dos sujetos, quienes lo amenazaron para que entregara “la plata”. Para resistir el asalto, el anciano, que portaba un revolver calibre 38 en un bolsillo de su abrigo, disparó e hirió en el tórax a Rojas, quien murió a causa del balazo. ¿Tiro al aire? Pueyrredón Saavedra Lamas afirmó que el disparo fue accidental, ya que solo intentó efectuar un tiro al aire, para disuadir a sus agresores. El hombre no denunció el hecho y regresó a su hogar, en Arenales 1384, donde ocho días después la policía realizó un allanamiento, en el que encontró numerosas armas de fuego, entre ellas la homicida. Según una investigación del periodista Cristian Alarcón, durante el proceso uno de los jueces relató lo hallado: “en el placard un revólver, una pistola, cartuchos; en una valija un revólver; en otra valija otro revólver; en el interior de la cocina un revólver, más cartuchos; en un vestidor una escopeta, un rifle; debajo de un sillón una ametralladora; en el armario de la cocina otra pistola”. “En total eran 20 armas. Todas estaban cargadas. En el bolsillo del perramus estaba el 38 con el que se comprobó que fue asesinado Rojas”, señaló el investigador.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados