El lunes se realizará una audiencia de identificación en la que el juez deberá exponer los pormenores de la solicitud del país vecino que llevó a la intervención de Interpol para arrestarlo el viernes.

Alejandro Vandenbroele, el financista vinculado al vicepresidente Amado Boudou que fue detenido este viernes en Mendoza, quedó alojado en una alcaidía de los tribunales federales de dicha provincia mientras la Justicia analiza su extradición a Uruguay, en el marco de un causa por lavado de dinero en la que solicitaron su captura.

Vandenbroele fue arrestado en la zona de Chacras de Coria, donde regresaba junto a su hija a la casa de su ex esposa. A partir de ese momento quedó a disposición del juez federal Walter Bento, quien adelantó que continuará detenido por los menos hasta mañana en la Unidad Nª 32, que se encuentra en el subsuelo de los tribunales federales mendocinos.

Con respecto a su situación procesal, Bento aclaró que "no está incomunicado", al tiempo que precisó que seguirá detenido "hasta que se realicen todos los trámites de ley que se establecen" para los procesos de extradición.

En ese contexto, el lunes se realizará una audiencia de identificación en la que el juez deberá exponer los pormenores de la solicitud, que fue presentada el pasado 2 de febrero por el juzgado especializado en Crimen Organizado de Montevideo, pero que recién el viernes fue encausada por Interpol.

Una vez cumplida esa instancia judicial, Bento citará a Vandenbroele a un juicio de extradición, en el que se debatirá la petición de Uruguay y no la existencia del delito por el que tiene un llamado a indagatoria en el vecino país.

El imputado, durante ese proceso, deberá nombrar un abogado defensor, mientras que un fiscal defenderá los intereses de la acusación que llegó desde el otro lado del Río de La Plata. Luego, el magistrado emitirá su fallo, aunque el Poder Ejecutivo nacional tiene el poder de revocar la decisión e impedir la extradición.

      Embed