Los jefes comunales del conurbano enrolados en el FdT insisten en cuestionar la apertura de comercios dispuesta por el gobierno porteño. Consideran que se potencia el riesgo de contagios.

Funcionarios bonaerenses e intendentes del conurbano enrolados en el Frente de Todos elevaron su voz para señalar el impacto negativo que tiene en la provincia la "apertura" en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La decisión del jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, de avanzar en una nueva fase del aislamiento social y flexibilizar los términos de la cuarentena, provocó distintas reacciones en la Provincia.

Se destacan las críticas que desde las máximas autoridades locales del FdT se deslizaron por la medida porteña, aunque también se levantaron voces desde el Poder Ejecutivo provincial.

Sin desconocer el sensible caso que se está abordando desde el punto de vista sanitario y económico, el debate tiene su dimensión política. Los intendentes que critican la medida son del FdT. El silencio se apodera de los de JxC.

En ese sentido, la ministra de Gobierno bonaerense, Teresa García, se mostró cautelosa cuando le preguntaron por la flexibilización de la cuarentena en la Ciudad, y consideró que implica un "enorme riesgo para el conurbano".

La ministra política del gobernador Axel Kicillof, agregó que la provincia "no habilitará en forma indiscriminada" la apertura de comercios en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) debido a que el transporte público "es el foco más grande" de contagio del coronavirus.

García detalló que la semana pasada "con las aperturas que hizo la CABA se incrementó en 500.000 la cantidad de personas que se trasladan" en la zona metropolitana.

"Los intendentes necesitan que cada decisión que tome la Ciudad sea de manera conjunta porque en el AMBA no se pueden tomar decisiones fragmentadas", sostuvo el ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis.

El movimiento, circulación y apertura de la Ciudad efectivamente implican un movimiento en el conurbano. Según estadísticas que elabora la propia administración porteña, prácticamente la mitad de los tres millones de puestos de trabajo en la CABA son ocupados por bonaerenses que residen en el conurbano. En cambio, sólo el 5,5 % de los trabajadores formales del conurbano son porteños.

Este es el dato que activa la preocupación de la administración Kicillof. "Si van a abrir comercios, tienen que coordinar con los intendentes antes", sostuvieron voceros del gobernador.

Búsqueda

La estrategia de la provincia para detectar casos y evitar brotes en sectores vulnerables sigue desplazándose por los barrios en donde se reportaron casos positivos.

"Búsqueda activa" se denomina al programa que se ha desplegado por los barrios populares del conurbano donde no se registran los brotes de casos tal como está ocurriendo en las villas de la CABA.

Al menos así se evaluó tras la tercera jornada de operativos "puerta a puerta" que hace el gobierno de la provincia, que el viernes se desplegó en "La Matera" de Quilmes y en el barrio "La Fe" de Lanús. Antes se habían realizado en el barrio "La Paz" de Quilmes y en los barrios "Sargento Cabral" y "Los Amigos" de San Vicente.

Por ello, para la Subsecretaria de Gestión de la Información, Educación Permanente y Fiscalización del Ministerio de Salud bonaerense, Leticia Ceriani, lo que está pasando en las villas de la Ciudad no tiene que ver "solamente con las condiciones de hacinamiento que pueden tener esos barrios, sino con una situación que se viene dando desde hace unas cuantas semanas atrás, incluso antes de la apertura, que es que la gente ha empezado a moverse".

En ese sentido, la funcionaria de Kicillof dijo: "No es un problema de conciencia o individual de cada uno, sino que hay un rol que tiene el Estado y me parece que ese rol en la Ciudad se ha ido relajando, lo cual no está sucediendo en la mayoría de los distritos de la provincia".

Intendentes

Una de las primeras en reaccionar ante la flexibilización porteña fue la intendenta del FdT de Quilmes, Mayra Mendoza, quien se pronunció en contra de la apertura de actividades en la Ciudad debido a que "representa un riesgo enorme para toda la población" de su distrito.

"Para nosotros es un gran problema. Los trabajadores de esos comercios de CABA viven en el conurbano, entonces inevitablemente tendrán que tomar un transporte público, queremos controlar la curva y evitar picos que nos generen muertes que son evitables", argumentó la jefa comunal en declaraciones a El Destape.

El jefe comunal de Esteban Echeverría y vicepresidente del PJ bonaerense, Fernando Gray, fue un poco más allá y reclamo que el gobierno de la CABA "debería reformular rápidamente las medidas que ha tomado".

También con un estilo directo su par de Florencio Varela, Andrés Watson, sostuvo que el aumento de casos en CABA "’se ve con mucha preocupación" y consideró que el distrito porteño "debería haber tenido una postura más restrictiva, la Ciudad se apuró en abrir", dijo.

Los intendentes de Juntos por el Cambio hasta ahora están tomando nota en silencio; sólo se limitaron a señalar, a través de distintas vocerías, que lo que está haciendo el gobierno porteño, "como todo lo que se va definiendo en esta cuarentena, está consensuado con presidente Alberto Fernández, hay una autorización del gobierno nacional para hacer lo que se está haciendo".

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados