A pocos días de las elecciones que definieron la nueva composición del Senado, los bloques del futuro oficialismo y de Juntos por el Cambio analizan cómo se manejarán, con distintos presentes.

Los bloques del Senado volvieron a reunirse tras las elecciones del último domingo y, mientras en Juntos por el Cambio decidieron patear la definición de cargos, en el bloque Justicialista ya se preparan para una discusión interna con el kirchnerismo, pero aguardan directivas del nuevo gobierno.

El interbloque de Juntos por el Cambio se reunió el último miércoles por la noche en un clima distendido en el que la UCR y el PRO coincidieron en mantener la coalición funcionando en la Cámara alta en el rol opositor, pero sin definiciones sobre quién ejercerá la conducción de la bancada.

Una fuente que participó del cónclave señaló que uno de los elementos que podría ordenar ese debate es la renovación de autoridades nacionales de la UCR y del PRO, ambas previstas para diciembre.

Por ello, la reunión se centró en analizar los resultados electorales de cada provincia (donde observaron un crecimiento en 23 distritos) y en la expectativa por la situación de Entre Ríos, donde Juntos por el Cambio obtuvo una ventaja de apenas 1.500 votos sobre el Frente de Todos.

Finalmente este jueves ese recuento confirmó la victoria de Juntos por el Cambio, lo que le da a esa coalición dos bancas por esa provincia: la de Alfredo De Ángeli, que obtuvo su reelección y la de la radical Stella Maris Olalla. Del lado del peronismo, no hubo una reunión de lo que sería el Frente de Todos, es decir, del bloque Justicialista y el Frente para la Victoria, debido a las varias ausencias que hubo esta semana y a que en ninguno de los dos sectores del futuro oficialismo está claro todavía cómo funcionarán.

En cambio, se juntó una porción del bloque Justicialista encabezado por el cordobés Carlos Caserio, con la participación de Alfredo Luenzo, Rodolfo Urtubey, Carlos "Camau" Espínola, el gobernador electo de Santa Fe, Omar Perotti, y quien lo reemplazará en su bancada del Senado, Roberto Mirabella. Durante la charla no abundaron las definiciones, pero sí trascendieron a través de algunos de los participantes las dudas que hay frente al reparto de los cargos (algo que genera mayor impaciencia que en Juntos por el Cambio) y la disyuntiva entre fusionarse en una sola bancada o funcionar como interbloque. En caso de ir por la segunda opción, tendrán que discutir quién encabezará ese interbloque: en el justicialismo respaldan la continuidad de Caserio, hombre de buena relación con Fernández, pero desde el kirchnerismo deslizaron en los últimos días el nombre de la mendocina Anabel Fernández Sagasti, fiel a la futura presidenta del Senado, Cristina Kirchner.

En ese contexto, los senadores evaluaron que en caso de no haber acuerdo debería ser Fernández el que decida quién encabezará la bancada, siempre teniendo en cuenta que también se deberán repartir otros cargos: la presidencia provisional de la Cámara, las vicepresidencias y las distintas comisiones.

Según pudo saberse de fuentes del justicialismo, en ese bloque se inclinan más por esperar a que el presidente electo avance con el armando de su esquema de gobierno, pero la espera se vive con cierta tensión.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados