El titular de la Unión Cívica Radical y uno de los precandidatos presidenciales de Cambiemos analizó el gobierno desarrollado por Néstor y Cristina Kirchner y planteó cuáles serían los cambios que haría si él fuera electo presidente de la Nación

Uno de los tres precandidatos presidenciales de Cambiemos, Ernesto Sanz, detalló algunas de sus propuestas en caso de ganar las elecciones y fustigó el tipo de gobierno desarrollado por el kirchnerismo.

Decididamente ubicado en la vereda de enfrente del gobierno nacional, Ernesto Sanz considera que la Argentina ha sufrido con los Kirchner "un liderazgo de ruptura, de confrontación", que ha desembocado en una Argentina "dividida".

Insiste en su postura de derogar leyes si gana la oposición más allá de reconocer que en el Congreso "nadie va a tener mayoría" aunque las elecciones las gane el candidato del oficialismo.

En una entrevista brindada en la redacción de DIARIO POPULAR, enarbola, además, su "coherencia" para contrastar con el reciente cambio de discurso de su socio Mauricio Macri.


      Embed

-Allá lejos y hace tiempo, la campaña había arrancado con la advertencia de la oposición, con usted a la cabeza, respecto de que si ganaban iban a derogar las leyes más controvertidas del kirchnerismo. En este momento de reacomodamientos de discurso, ¿eso ha quedado de lado?

-No, si hay algo que me distingue en esta primaria es que yo no he reacomodado nada. Sigo pensando en muchas cosas lo mismo que hemos pensado en todos estos años, creo que la coherencia es algo que al final del camino va a tener un premio. Y creo que hay leyes que hay que derogar: la de Abastecimiento, que genera intranquilidad en el mundo de los negocios; un artículo de la Ley de la Comisión Nacional de Valores, que genera intranquilidad económica; algunas vinculadas a la implementación del Código Procesal Penal, sobre todo a los nombramientos de los fiscales, los conjueces... La Ley de Blanqueo...

-Pero ustedes se van a encontrar con un Congreso bastante repartido como para poder hacerlo...

-Sí, nadie va a tener mayoría, eh. Ni siquiera si ganara el gobierno porque pone en juego todas las bancas de 2011, que fue una elección superlativa. Nosotros tampoco vamos a tener mayoría, pero eso también es un desafío para buscar consensos, y creo que hoy hay suficiente consenso para derogar estas leyes y modificar otras, para generar un shock institucional.

-Hoy no tenemos estadísticas confiables, ¿qué medidas piensan para normalizar el INDEC?

-Recomponer el INDEC previo al 2007, reincorporando a muchos técnicos muy valiosos que fueron desplazados, y volviendo a tener un IPC en base a datos confiables.

-Se está hablando en estos días de la posibilidad de que haya fraude. ¿Lo cree posible?

- Por lo menos en mi caso, yo no he hablado de esa posibilidad, pero sí aliento todas las medidas que podamos tomar para garantizar la transparencia de la elección. De lo que se tiene que hablar es de la prevención, porque seguimos teniendo un sistema electoral muy obsoleto.


      Sanz_1.jpg

-¿Cree que si hubiera habido un acuerdo con el Frente Renovador eso hubiera ayudado en la fiscalización en la provincia?

-Sí, probablemente. El engrosamiento del número de fiscales con otras fuerzas políticas obviamente ayuda. Pero yo jamás hubiera hecho un acuerdo sólo por eso. Los acuerdos políticos y la ampliación de los frentes tienen que ver con otro tipo de coincidencias; en este caso no se lograron, punto.

-El kirchnerismo no tiene ningún prurito en pegarle a la oposición, mientras que de parte de la oposición no se ve una reacción similar...

-No, yo tengo un spot en el que la verdad que no me faltó decirles nada... Es un video que circula, "Hacer sin robar", donde no me guardé nada.

-Bueno, pero su socio principal se mantiene sin hacer mayores críticas, tal vez los últimos días recién deslizó alguna...

-Yo fui 12 años legislador, fui presidente del principal bloque opositor del Senado, he llevado debates con la actual presidenta que fueron memorables, el de los superpoderes, Consejo de la Magistratura, el de los DNU... le he dicho en la cara a ella todo lo que pienso del kirchnerismo, que es un modelo de acumulación de poder, de poder político, de poder económico; con mucha corrupción, y a los hechos me remito: el modelo que el kirchnerismo ha generado en Santa Cruz hoy está explotando. Fueron por todo, se quedaron con todo, son dueños de todo en Santa Cruz... y no tienen agua, no tienen luz, no tienen sistema de salud, no tienen escuela, no tienen sistema de salud... Si eso es lo que quieren para la Argentina, yo la verdad, estoy en la vereda de enfrente


      Embed

"Yo no soy igual a Macri, venimos de culturas diferentes"

 
-En los últimos días ha habido bastante polémica con las declaraciones de Macri. ¿Usted cree que lo ha beneficiado desde el punto de vista electoral?

-Noto que tiene más peso en la consideración del electorado la coherencia en el tiempo. La aparición hoy de Macri diciendo cosas que antes no decía lo obliga a él a dar respuestas que en mi caso yo no tengo que dar. Y bueno, ahí hay una razón para argumentar por qué compito. Muchas veces me preguntaron: ¿Por qué no fuiste vice de Macri?, o ¿por qué no fueron una fórmula integrada? Yo compito porque represento a un partido que es distinto al PRO; yo no soy igual a Macri, tenemos trayectoria, venimos de culturas diferentes, y bueno, en este caso puntual tal vez se haya expuesto una distinción. Probablemente este dato, a la hora de las definiciones electorales, me pueda beneficiar.


      Embed

 -¿Cree que Macri no quiere debatir? Porque su compañero de fórmula, Lucas Llach, está instando a eso, a través de Twitter...

-Sí, es cierto, el PRO no tiene muchas ganas de dar el debate, pasó lo mismo en la Ciudad de Buenos Aires con Martín Lousteau y Larreta. Yo voy a seguir insistiendo, porque me parece que el debate es sano, fortalece al sistema, le ayuda a los ciudadanos a entender mejor lo que pensamos. Yo creo que la democracia en la Argentina, en general es una democracia electoral demasiado aferrada a slogans, a propagandas, a esquemas marketineros. Y está, bien, esa es una forma de llegarle al ciudadano, pero también hay que incluir la profundidad de un debate para ver qué es lo que realmente piensa un candidato, a quién representa, cuáles son las ideas-fuerza, y eso se ve en un debate.

      Embed

"Las medidas concretas vienen paulatinamente”


- Vamos a hablar de medidas concretas en un gobierno de Ernesto Sanz: ¿Es partidario de un shock o la gradualidad en materia económica?

- Está bien la aclaración, porque hay dos planos: el institucional y un plano económico. Si yo soy presidente, en el plano institucional me inclino más por las medidas de shock, porque definen concretamente un cambio. Por ejemplo hablábamos de derogación de leyes, incorporación de nuevas propuestas; yo por ejemplo soy autor de una propuesta que es la creación de una Conadep de la Corrupción. Devolverle a las provincias lo que el gobierno nacional ha concentrado en términos de recursos fiscales, es una política de shock, porque se puede ir haciendo desde el primer día. Ahora bien, en materia económica, yo soy más amigo de la gradualidad. Porque por una cuestión elemental, no se van a poder hacer cosas desde el primer día. Yo podría decirle: quiero levantar el cepo desde el primer día; lo voy a anunciar, pero las medidas concretas vienen paulatinamente. Por ejemplo, recuperar dólares, recuperar reservas, y generar confianza para poder levantar el cepo, no se hace de un día para otro. Sí por supuesto hay un shock de confianza que trae en la gradualidad una mejora económica rápida.

- ¿Qué haría con Aerolíneas?

- Yo creo que se ha generado un debate con Aerolíneas que es increíble. Aerolíneas está transportando al 3% de la población argentina, y pareciera que estamos hablando de la empresa que provee agua potable, gas o luz a los hogares. Creo que tiene que ser una línea de bandera y estar en manos del Estado, porque tiene que hacer cosas que otras líneas privadas no hacen. Por ejemplo, ir a mi pueblo, San Rafael. Esas cosas las puede hacer solamente una línea estatal, porque tiene en vista el turismo, la generación de recursos, y eso es deficitario. Ahora, estamos hablando de una línea de bandera que no tenga el déficit un déficit de dos millones de dólares por día... Eso es una locura, es mala gestión.

      Embed

- ¿Y con los fondos buitre?

- Con los fondos buitre nosotros siempre fuimos también muy coherentes en no caer en los dos extremos: el del gobierno, que es no pagar nada, que creo nos aísla, y el de algunos otros opositores, que era ir corriendo a pagar todo. No creo que ninguno de los dos extremos sean buenos; en el medio hay una enorme autopista para generar un acuerdo que va desde el mismo que nosotros logramos con el resto de los acreedores, a algún otro tipo de acuerdo, pero que libere el camino para volver a tener vínculo con el mundo financiero internacional. Porque a diferencia de este gobierno, yo no tengo problema con el endeudamiento, siempre y cuando tenga como fin no gastos corrientes, no engrosar una deuda parasitaria, sino para invertir infraestructura para el desarrollo. Nosotros, por ejemplo, tenemos una propuesta con mi candidato a vice, que es la creación de la ley nacional de autopistas que una todas las capitales de provincias. Ese es un punto, por ejemplo, para conseguir financiamiento internacional a largo plazo y barato, y esto es inversión para el desarrollo.

- Con respecto al tema subsidios, ¿cuál es la posición?

- ¿Estamos hablando de subsidios económicos o sociales?

- El económico, tarifas...

- A mí no me tiembla el pulso, al hablar de subsidios del Estado, porque creo que es una herramienta absolutamente válida, legítima, eso habla de un Estado inteligente; el tema es discutir cuáles son los subsidios inteligentes. Por ejemplo, hoy se está subsidiando el dólar ahorro y el dólar Miami, el dólar turista. Me parece que son subsidios injustos, ineficientes, que generan un chorro de plata sin ninguna justificación. Tarifas de luz y gas: hay subsidios en lugares pudientes de la Capital Federal; y lo digo por experiencia propia, yo alquilo un departamento, como tantos otros legisladores del interior, en la zona de Palermo, límite con Recoleta. Estoy pagando diez veces menos la factura de luz y de gas que en mi casa donde vivo con mi familia, en San Rafael, Mendoza. A mí me parece que se pueden revisar, y que no generan una afectación al bolsillo, sino una readecuación, para poder mantener, sí, el subsidio a la garrafa social, la tarifa social de luz y gas a los sectores más vulnerables, esos subsidios yo los mantendría.


      Embed

- ¿Y en este marco cómo piensa la continuidad de los planes sociales?

- Yo creo que hay que mantenerlos, hay algunos que ni siquiera dependen de la voluntad de nadie, porque son un derecho que está consagrado en la ley, la AUH. Hay otros planes sociales y programas que dependen más de las provincias, que hay que someter a revisión para ver si son eficientes, pero un programa como la AUH yo no solamente lo mantendría, sino que trataría de vincularlo con el empleo.


      Embed

 








Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados