“Yo siento que es un ciclo muy exitoso, que estuvo bueno hacerlo, fue divertido y en el que va a quedar la frase: ‘Si no es amor que no sea nada’”, dice la conductora del ciclo que en breve saldrá de la grilla de El Trece.

E l viernes pasado se despidió de las emisiones en vivo y ya quedan los últimos días para que Ojos que no ven, el ciclo que conduce Andrea Politti en el cual uno de los participantes intenta conquistar a una persona a quien “ama en silencio”, baje definitivamente de la grilla de la tarde de la pantalla de El Trece. Figura recurrente para alentar envíos o realities donde sus concursantes desnudan sus emociones y se animan a lanzarse al amor, a un cambio en sus vidas, modificar hábitos o a verse más saludables, esta actriz carismática y sensual que se lució con una jugada escena en el reciente film El amor menos pensado, da vuelta la página y apuesta a una etapa generadora de sus propios proyectos. “Termina Ojos que no ven y yo estoy muy feliz y agradecida”, sostiene respecto al programa de las 17.30 que, desde septiembre, en su lugar debutará Carina Zampini con el reality El gran premio de la cocina. “Estoy contesta porque cuando me convocaron me habían dicho que era para enero, febrero y marzo, temporada de verano. Y la verdad es que el público nos acompañó un montón, se divirtió un montón y ahora estamos terminando en fines de agosto. Estoy más que agradecida y feliz de haberlo conducido”, se maravilla Politti. “Yo siento que es un ciclo muy exitoso, que estuvo bueno hacerlo, fue divertido y en el que va a quedar la frase; Si no es amor que no sea nada”, sonríe. Aunque siente que es tiempo de sacar a relucir con mayor fuerza su faceta actoral, tal como el año pasado lo hiciera con la pieza teatral Falladas de José María Muscari, Andrea, tiene una larga escuela en la conducción de envíos que indagan en el sentir de la gente. Durante varias temporadas fue la anfitriona de los talk show 12 Corazones y Cuestión de peso, pasó por el confidente Los unos y los otros, y hasta el reality de talentos Canta Conmigo Argentina. Sin lugar a dudas es la elegida para ofrecer un servicio, arbitrar emociones y colocar la atenta escucha cuando es necesaria. “Yo no sé si las cosas se van dando o te ve el que te convoca con esa cualidad, con esa actitud”, responde esta dúctil intérprete. “Un poco es la personalidad lo que atrae y el público, sobre todo. Porque cuando uno se pone delante de una cámara está el público. Nosotros sabemos que está el ego y toda la parafernalia, pero el que elige es el público. De verdad es él. Ese respeto, ese cariño que te acompaña siempre es del público”, suelta Andrea que ha procurado a lo largo de su extenso periplo como conductora de envíos de “corazones rotos” que muchas personas puedan hallar el amor. “No tengo ni idea cuantas parejas se han formado. A veces voy caminando por la calle y me dicen: “Nosotros nos conocimos gracias a tu programa”. Me gustaría saber cuántas son”, se ríe con dulzura y cierta mueca de orgullo. “Me divierte, es divertido hacer un programa de tele donde se pueda hablar de amor, de lo que significa también y cómo las épocas van cambiando”. - ¿Cambió mucho la “Soledad” o el universo de los solos con la irrupción de las redes sociales? -Yo creo que ahora con las redes sociales el que se anota saca la foto, es mucho más explícito. Existe lo que es tinder, existen plataformas. No sé cómo es ese mundo, no estoy muy empapada, no estoy metida en ese mundo. Al programa vienen a declarar el amor. Vienen en plan de conquista, entonces vienen un poquito más armados. No vienen en plan de: “estoy solo quiero”

Politti hace un mohín de complicidad, se relaja y luego sorprende con una rotunda negativa cuando se le pregunta si en busca del amor acudiría a programas de televisión tales como los que condujo. “¡Jamás iría a un programa a buscar pareja!”, confiesa lejos de ser partícipe de envíos como 12 Corazones o el actual Ojos que no ven. “Iría a un programa de tele si no fuera actriz para ver cómo es la tele. Tendría que tener mucha caradurez”, agrega sin tapujos. En pareja desde hace 20 años con Fernando Hagelström, padre de su hijo Galo, lógicamente, Andrea Politti está alejada de los pormenores y las conquistas de los singles. Esa soltería, transitada con desesperación la recorre a través de su personaje en El amor menos pensado, la película de Juan Vera, protagonizada por Ricardo Darín y Mercedes Morán. El film que se replantea la crisis de un matrimonio de 25 años y el efecto del “nido vacío” cuando el hijo se va, la acerca más a sus propios años de relación. “Yo creo que vos te conoces, vas viendo 10000 cosas, tenés un hijo, los que pueden tener hijos o los que quieren, y de golpe tu hijo se vuelve grande y se va. Entonces te volvés a replantear todo y te encontrás con que vos también cambiaste”, describe haciendo un paralelismo con lo que narra la ficción.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados