Usando pequeños spinners y haciendo un vadeo cuidadoso en un ámbito sin caminos, podremos lograr una pesca muy calificada en un entorno de ensueño a sólo 60 km de Carlos Paz o Mina Clavero.

T ras dos relevamientos en ríos del altura, el Yuspe (20 km después de Tanti), donde vio truchas en abundancia pero no tomaban engaños, y otra mala experiencia en el río Guasta (donde sólo vio truchas muertas por la ola de calor y el agua hecha un caldo) nuestro amigo Martín Bilyk no se quiso ir de Córdoba sin truchas y tuvo revancha en el río Paso de las Piedras.

El río Paso de las Piedras surca el parque nacional Quebrada del Condorito, a mitad de camino entre Carlos Paz y Mina Clavero distante 60 km de cada localidad. Pasando el parador La Pampilla 12 km se entra al parque (no está bien señalizado) y tras retirar el permiso de pesca gratuito para pescar dentro del parque hasta 5 piezas. Se desanda el camino hasta la ruta y se hacen 10 o 12 km más hacia Mina Clavero y a mano izquierda está la tranquera con un refugio que nos marca el ingreso. Hay 7.9 km de ripio dentro del parque (cruzando otra tranquera siempre abierta) y entrando a la estancia Paso de las Piedras y cruzando un puente de vadeo llegamos al punto donde dejamos el auto y podemos pescar río arriba o abajo.

Caballos, cóndores, guanacos y víboras son frecuentes y nos hacen verdaderamente sentir inmersos en la naturaleza. El río hay que vadearlo con calzado adecuado y buscar pozones o bolsillos de agua después de las correderas donde haremos un spinning ultraliviano con cucharas pequeñas, que irán rindiendo alternativamente de acuerdo a la luminosidad del día. La trucha predominante es la fontinalis, que, curiosamente, los guardaparques permiten sacrificar, puesto que consideran que daña poblaciones autóctonas de peces y anfibios. Los piques son certeros porque esta trucha es voraz, y es un ámbito magnífico también para hacer un debut en fly cast. No hay que perder mucho tiempo si no hay resultados, seguir vadeando y probar en otro lado será lo mejor. Muchas veces el pescador puede ver perfectamente el pique y no hacer ruido al aproximarnos a la zona de lanzamientos. Ojo que estas truchas suelen atacar justo cuando estamos por levantar el spinner del agua. Pero eso sí, una vez que erramos un pique será difícil que esa trucha ya alertada vuelva a tomar la misma cuchara. Si la cambiamos, podremos tener suerte.

Las dos visitas que hizo nuestro amigo le dieron mas de una decena de truchas, de 15 a 35 cm, ejemplares muy combativos y de pesca disfrutable con los equipos ultralivianos usados con sensibles cañitas St Croix y spinners de 0 a 2. Rindieron mejor las color cobre que las plateadas y también las que tenían colita de pelitos. Los colores flúor van bien en días nublados.

Es fundamental estar atento al clima en los días previos, pues una lluvia arriba cambia las condiciones del agua y por ende la pesca. Si no ha llovido varios días será ideal hacer la visita.

Consejos finales: en un ámbito sin sendero ni caminos hechos hay pastizales que obligan a mirar donde pisamos por los ofidios. Y por último, al cortar las sierras, seguir los rastros de bosta de animales y apuntarle a los cardos que nos guiaran por los lugares con menos malezas. Los mejores horarios: el crepúsculo y el amanecer, aunque hay pique todo el día. De este modo podremos darnos el gusto con las truchas cordobesas que suelen ser muy astutas y esquivas. Vaya y disfrute. No se va a arrepentir.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados